“Vamos a descender en Hill Valley a las cuatro y veintinueve del 21 de octubre de 2015”. Así es como Doc Brown les comunica a Marty McFly y a su novia Jennifer que están en el futuro. Un futuro que hoy, 30 años después, es presente.

En 1989, el 21 de octubre de 2015 se antojaba una fecha tan lejana que a nadie le sorprendía que en ‘Regreso al futuro IIlos coches volaran, las puertas no necesitaran llave y las predicciones meteorológicas fueran exactas. Era ciencia-ficción pura, porque pensar en una fecha que llevara el 2 delante parecía cosa de ficción. Pero el tiempo pasa, irremediablemente, y el 21 de octubre de 2015 ha ido acortando la distancia hasta convertirse en el día de hoy, un día que en sólo unas horas ya pertenecerá al pasado, y ni los coches vuelan, ni las puertas se abren sin llave ni los meteorólogos aciertan.

La historia que contaron Robert Zemeckis (director y guionista) y Bob Gale (guionista) imaginaba un futuro colorido, un tanto hortera, muy tecnológico y carente de humanidad. Un futuro que, al fin y al cabo, era lo que necesitaban para que la trama avanzara. Ni Marty McFly, ni Jennifer, ni Doc, ni por supuesto Griff, querrían que ese futuro llegara a existir y por eso el Delorean continuó haciendo viajes hasta dar forma a una fabulosa trilogía.

En 1989, El 21 de octubre de 2015 presentaba unas deportivas que se atan de manera automática; ropa que se ajusta a la talla de quien la viste y se seca sola; monopatines voladores; hologramas gigantescos; la película número 19 de ‘Tiburón’ -con ‘Star Wars’ no hubieran andado tan desencaminados-; gasolineras y cafeterías sin personal -de ahí lo de ‘carente de humanidad’-; fruteros robot; y una justicia espantosamente rápida.

De aquellos inventos sólo unos pocos tienen su equivalente en el día de hoy (las redes sociales, por ejemplo, aportan información muy similar -edad, gustos…- a la que muestran las vídeoconferencias de la película) y otros son una realidad porque, paradójicamente, ‘Regreso al futuro II’ los inventó. Así, la compañía Pepsi pone hoy a la venta su Pepsi Perfect, la botella que pedían los dos McFly en el futuro; mientras que una empresa tecnológica ha diseñado de forma experimental el famoso ‘aeropatín‘.

 

En 1989, el 21 de octubre de 2015 era una fecha escogida al azar que recordaba a los protagonistas de la historia, y a los espectadores, que el DeLorean aterrizaría en el futuro.

Que algún día alcanzáramos esa fecha y recordáramos ‘Regreso al futuro II’ no entraba, seguramente, en los planes de sus creadores.

 

En 1989, el 21 de octubre de 2015 era el día en el que la esperada -pero no planeada- secuela de una exitosa película de aventuras nos enseñaba el futuro.

Hoy, el 21 de octubre de 2015 es el día en el que medio mundo homenajea a una de las sagas más icónicas del celuloide. La trilogía completa de ‘Regreso al futuro’ regresa a las salas de cine; una edición especial en DVD y BluRay sale a la venta; incluso Christopher Lloyd vuelve a meterse en la piel de Doc Brown en un cortometraje.

 

Pero lo más sorprendente, relevante y gratificante que ocurre hoy es que miles de personas como tú y como yo estemos dedicando unos minutos de nuestro efímero tiempo a celebrar que hoy, el 21 de octubre de 2015, es el día que Marty McFly visitó el futuro.