Con vistas al río. El director neoyorquino que más ha promocionado su lugar de origen brinda su peculiar homenaje a la ciudad que le vio crecer en Manhattan‘, uno de sus trabajos más laureados con el que, sin embargo, nunca se sintió conforme. De hecho, suele decirse que Woody Allen llegó a ofrecer rodar una película gratis al estudio para que no proyectara ‘Manhattan’. El filme, en blanco y negro, refleja con humor e ironía al típico neoyorquino nervioso, neurótico y que acude al psicoanalista, así como las complicadas relaciones de pareja que pueden surgir en una ciudad tan atractiva y a la vez decadente como es Nueva York.

La película

‘Manhattan’ presenta a Isaac (Woody Allen), un novelista en crisis que sale con una
chica de 17 años (una sobrevalorada, a mi juicio, Mariel Hemingway)
mientras confía en que su ex mujer lesbiana no publique un libro sobre
su matrimonio. Para complicar aún más las cosas, Isaac se sentirá
atraído por la amante de su mejor amigo, Mary (Diane Keaton).

La película es un buen ejemplo del genio dialéctico de Woody Allen. Así, infinidad de frases dichas en el filme se recuerdan una y otra vez. Con conversaciones cargadas de humor e ironía; situaciones surrealistas; y una sensación de nostalgia que infunden las tomas de Nueva York en blanco y negro -y que acentúa la banda sonora escogida-; el espectador se ve fácilmente arrastrado a la turbulenta vida amorosa del protagonista.

 

Woody Allen y Diane Keaton

Sin embargo, el ritmo pausado con que se desarrolla la trama, y unos diálogos no siempre sencillos de seguir, pueden provocar algún que otro bostezo. Aunque, justo después, seguro que la última ocurrencia de Allen arranca una carcajada para compensar.

En cuanto a los actores, todos ellos muy correctos, aunque, en mi opinión, ninguno destaca sobre el resto, salvo, quizás, una nerviosísima Diane Keaton. La joven Mariel Hemingway, por su parte, fue la única del reparto en recibir una nominación a los Óscar, pero, aunque transmite una tierna mezcla de ingenuidad y sabiduría, su personaje no llega a conectar con el espectador.

Woody Allen y Mariel Hemingway

En definitiva, ‘Manhattan’ es una película para ver con calma, saboreando cada línea de guión y cada plano de Nueva York. Es el reflejo de la ciudad que retrata: bulliciosa, complicada, decadente pero, en cierta manera, inolvidable.

Las localizaciones

Puente de Queensboro

También conocido como puente de la calle 59, comunica Manhattan con el barrio de Long Island City en Queens. La estructura fue construida en 1909 y recuerda al puente de Williamsburg, levantado 6 años antes. No en vano, los dos son obra del mismo equipo de arquitectos.

En ‘Manhattan’, el puente sirve de fondo a una de las estampas más bonitas que ofrece la película y que, de hecho, se utiliza en el cartel del filme. La escena se rodó a eso de las cinco de la mañana con las luces del puente encendidas por petición especial. El banco en el que se sientan los personajes de Woody Allen y Diane Keaton era sólo un elemento de atrezzo, pero las vistas, al fondo de Sutton Square, siguen ahí. Por cierto, para los más curiosos, en el número 3 de la calle se encuentra la residencia oficial del secretario general de Naciones Unidas. Y, un poco más allá, el acogedor parque Sutton Place.

La mítica escena de la película al final de Sutton Square
El mismo lugar en 1999
Sutton Place


Ver mapa más grande

Central Park

El pulmón de Nueva York es también el parque urbano más conocido del mundo, uno de los más grandes (4 kilómetros de largo y 800 metros de ancho, que hacen unas 340 hectáreas de terreno) y escenario de infinidad de películas, capítulos de televisión, anuncios, etcétera.  El parque fue diseñado por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux en 1858. Dispone de zonas de juego, pistas de patinaje, campos de béisbol y tenis, lagos, senderos… Al año, recibe unos 25 millones de visitantes, cifra que lo convierte en el parque más visitado de Estados Unidos.

En ‘Manhattan’, Central Park aparece en varias escenas, algunas muy breves. La más memorable de todas es, quizás, en la que Isaac y Mary pasean en barca por The Lake, laguna de 7,3 hectáreas de tamaño que fue construida sobre una antigua ciénaga. En invierno sirve de pista de patinaje natural.

Woody Allen y Diane Keaton en el lago

 

Woody Allen, Diane Keaton y una sorpresa en el lago
Aspecto actual de The Lake


Ver mapa más grande