Washington Square. En 2007, ‘Soy leyenda‘ era una de las películas más esperadas. El filme adaptaba la novela de Richard Matheson y el guión que sobre ella escribieron John William Corrington y Joyce Hooper Corrington en los años 70. En realidad, ‘Soy leyenda’ fue uno de esos proyectos que pasó por distintas manos (directores, guionistas, actores) durante varios años hasta que finalmente vio la luz. Y lo hizo para ofrecer una historia de suspense que mezcla el relato intimista del hombre que vive solo en la Tierra con el terror de los ataques por parte de los buscadores de sombras. Una película correcta, interesante y que muestra una Nueva York totalmente vacía y abandonada.Y que, por cierto, causó tantas molestias a los neoyorquinos durante su rodaje que incluso Will Smith se disculpó el día del estreno.

La película

‘Soy leyenda’ es una película que inspira terror y desasosiego mediante la sugestión. El guión de Akiva Goldsman y Mark Protosevich no explica que un virus ha convertido a sus infectados en una especie de vampiros, ni el superviviente Robert Neville (Will Smith) expresa en palabras lo solo que se siente. Los acontecimientos de la trama y la mente de su protagonista se intuyen en lugar de revelarse tal cual, y eso, precisamente, los dota de mayor fuerza dramática.

Además, Francis Lawrence hace de ‘Soy leyenda’ auténtica poesía visual, con imágenes y situaciones cargadas de expresividad (la savana en Times Square, la pesca en el Metropolitan, la rutina hogareña de Neville…). En ese sentido, supone un gran acierto haber elegido para el escenario de la historia una ciudad tan masificada y conocida como es Nueva York (en la novela, la acción sucede en Los Ángeles).

Robert Neville y su inseparable perro Sam

Al final, la conjunción de guión y realización, junto con una interpretación notable de Will Smith y unos efectos especiales creíbles, dan lugar a una película memorable. Al parecer, la mayoría de las críticas al filme proceden de aquellos que han leído el libro que adapta y que, como a veces ocurren en estos casos, apenas reconocen nada de aquella historia en la versión de la gran pantalla.

A mí, personalmente, tanto la trama como la factura de ‘Soy leyenda’ me parecen impecables. Se trata de una película sobre la soledad, la sociedad, el terror y la familia que tiene como valor añadido la presentación del que es, quizás, el futuro más apocalíptico de todos.

Will Smith convence en su papel

Las localizaciones

1. The Row @ Washington Square Park

Robert Neville vive en el número 11 de Washington Square North. Allí, en una preciosa casa de puerta blanca y fachada de color rojo, se refugia todas las noches de los buscadores de sombras. En la realidad, el edificio es hoy parte de la Universidad de Nueva York, pero a mediados del siglo XIX alojó a la élite neoyorquina. La hilera de viviendas de la que forma parte se conoce como ‘the Row’, y uno de sus habitantes más ilustres fue el pintor Edward Hooper, que vivió en el estudio del número 1-3 entre 1917 y 1967.

The Row también destaca por encontrarse justo en frente del símbolo de Washington Square Park: el arco levantado en 1892 para conmemorar el centenario de la proclamación de George Washington como primer presidente de Estados Unidos.

Will Smith y su perro en la puerta de casa
Las vistas del portal de Smith: el arco de Washington Square
Imagen actual de ‘the row’


Ver mapa más grande

2. South Street Seaport y el puente de Brooklyn

El puerto marítimo de South Street es una zona histórica y turística situada junto al East River. Es, también, el lugar donde Robert Neville espera todos los días a que aparezca otra persona que, como él, haya sobrevivido a la pandemia que ha acabado con el 99% de la humanidad. El puerto vivió en los primeros años de la ciudad de Nueva York el auge del comercio marítimo. Hoy amarran en él algunos veleros, cruceros turísticos y barcos-museo. Desde el muelle, como se comprueba en ‘Soy leyenda’, las vistas de los puentes de Brooklyn y Manhattan son excelentes.

En la película, los dos puentes son destruidos cuando Nueva York es declarada en cuarentena. El de Brooklyn es uno de los símbolos de la ciudad. Construido entre 1870 y 1883, fue, en el momento de su inauguración, el puente colgante más grande del mundo, además del primero suspendido mediante cables de acero.

El puerto de South Street con el puente de Brooklyn al fondo
Aspecto real de la zona


Ver mapa más grande


 
3. The Metropolitan Museum of Art

El Museo Metropolitano de Arte (Met) es el principal museo de Nueva York. Abierto en 1872, contiene más de dos millones de obras de todo el mundo. Destacan sus colecciones de arte egipcio y pinturas del siglo XIX, entre las que se cuentan algunas de Velázquez y Picasso.

En ‘Soy leyenda’, Robert Neville pasa parte de su tiempo libre pescando en las instalaciones del museo. En concreto, en la piscina situada junto al templo de Dendur, la joya por excelencia del centro, que el gobierno egipcio donó a Estados Unidos en 1965 para salvarlo de una inundación controlada.

La entrada al Met en una Quinta Avenida desierta
Pescando junto al templo egipcio
Imagen actual del templo de Dendur y la piscina


Ver mapa más grande

 

4. Grand Central Station

La Grand Central Terminal o Grand Central Station es uno de los enclaves favoritos de los turistas en Nueva York, ya que ha aparecido en infinidad de películas y series. Se inauguró en 1913, es la estación más grande del mundo en número de andenes, recibe medio millón de visitantes diarios y unos 125.000 pasajeros. La bóveda del vestíbulo principal destaca por la pintura que representa las constelaciones al revés, mientras que la fachada sur, la más conocida, incluye una estructura de columnas y un gran reloj sobre el que figuran Mercurio, Hércules y Minerva.

Son esta fachada y la pasarela de Park Avenue que pasa sobre la calle 42 y que lleva a la estación, las que aparecen en ‘Soy leyenda’. Allí, Robert Neville se enfrenta a los buscadores de sombras en una escena clave del argumento.

El puente ha sido protagonista en muchas otras películas, como, por ejemplo, en ‘Los Vengadores‘ y la batalla final. En ‘Men in black‘, también con Will Smith, aparecía brevemente cuando el actor comenzaba a perseguir a un sospechoso al principio de la cinta.

Circulando por la pasarela de Park Avenue
Un Will Smith cabreado frente a la estación
Aspecto actual del puente y la estación


Ver mapa más grande

5. USS Intrepid

El USS Intrepid fue uno de los 24 portaaviones contruidos durante la Segunda Guerra Mundial para la Marina estadounidense. Fue dado de baja en 1974 y en 1982 se convirtió en buque museo, el Intrepid Sea-Air Space Museum.

En ‘Soy leyenda’, Will Smith aprovecha la cubierta del buque para jugar al golf.

Golf en el USS Intrepid
Golf en el USS Intrepid
Aspecto actual del USS Intrepid Air and Space Museum

Ver mapa más grande

6. Times Square

El centro neurálgico de Nueva York (hay quien dice que incluso del mundo) también tiene presencia, como no podía ser de otro modo, en ‘Soy leyenda’. En el filme, la plaza ha perdido su bullicio para dar paso a la fauna salvaje. La escena, además, incluye un guiño a uno de los por entonces proyectos del guionista, Akiva Goldsman, que consistía en unir a Batman y Superman en una sola película.

Times Square y el revelador cartel a la izquierda
Times Square, convertida en savana
Aspecto real de Times Square