Danny versus Jim

Hace casi un año, en un momento en el que no sabía hacia dónde encaminar mi vida, topé con uno de esos libros que te cambian para siempre. Se llama ‘Yes Man’, lo escribe Danny Wallace, y en él relata la divertida historia de un hombre (él mismo) que se propone decir ‘Sí’ a todo. Divertido, ingenioso y optimista. Pero sobre todo inspirador. Ése es mi libro de cabecera.

Pues bien, unos meses atrás leí una noticia que anunciaba el inminente rodaje de la versión cinematógrafica de ‘Yes Man’. Como comprenderéis, estallé de alegría. Pero entonces descubrí varias cosas:

  • que el histriónico Jim Carrey iba a interpretar a Danny, cuando Danny es de esos tipos que prefieren la ironía a los mil caretos y uno más a la hora de hacer gracia;
  • que la acción iba a tener lugar en Los Ángeles, cuando los hitos del libro se corresponden con los viajes que Danny emprende en el Reino Unido y alrededores.
  • y que la película, en definitiva, iba a ser hollywoodiense.

Así las cosas, ‘Yes Man’ parece condenada a convertirse en una segunda parte de ‘Mentiroso compulsivo’, y, sinceramente, el humor de Danny se aleja mucho de esa variante. Y ahora me pregunto si merece la pena versionar todo lo que se publica y cosecha un cierto éxito, porque para quienes conocemos el libro siempre estará ahí, pero quienes no lo hayan leído corren el peligro de perder cualquier interés por él. Y, de verdad, lo vale.