La conspiración‘ es la primera película producida por The American Film Company, cuyo objetivo es el de retratar la historia de Estados Unidos de la manera más fiel posible. Con este título lo consigue, y ése es precisamente el problema de que no termine de enganchar. Su director, Robert Redford, cuenta la historia del juicio por el asesinato de Abraham Lincoln con fidelidad, pero sin llegar a mojarse del todo en culpables o inocentes o en la trama orquestada por las altas esferas para culpar a la acusada Mary Surratt. Además, aunque formalmente la película es correcta, no contiene ninguna escena arriesgada o diálogo brillante, o añadido argumental que aporte más interés, por lo que es bastante probable que desaparezca pronto de la memoria. Salvo que, como a mí, la actuación de Robin Wright te haya fascinado.

Robin Wright y James McAvoy en ‘La conspiración’

La conspiración‘. 2010. Estados Unidos.
Dirección: Robert Redford.
Guión: James D. Solomon .
Reparto: James McAvoy, Robin Wright, Kevin Kline, Evan Rachel Wood, Tom Wilkinson, Justin Long,
Alexis Bledel
y Danny Huston.
Tras el asesinato de Abraham Lincoln, varias personas son
detenidas y acusadas de conspirar para matar al presidente, al
vicepresidente y al secretario de Estado. Entre ellas se encuentra una mujer, Mary Surratt (Robin Wright), que regentaba la pensión
donde el autor del magnicidio y sus cómplices planearon los atentados. El abogado Frederick Aiken (James McAvoy) accede a
regañadientes a defender a Surratt ante un tribunal militar.

No sólo Robin Wright convence con esa mirada que dice tantas cosas como las que parece esconder. James McAvoy vuelve a demostrar el buen actor que es, sobre todo en filmes de época, por lo que me pregunto si no necesitará una gran película que le dé el respaldo necesario para considerarle uno de los mejores intérpretes del momento.

En cuanto a los secundarios, Danny Huston y Tom Wilkinson resultan más que convincentes, a Evan Rachel Wood se la echa en falta en más escenas; Kevin Kline esconde toda su expresión tras un horrendo maquillaje; y de Alexis Bledel y Justin Long mejor no hablar.

Finalmente, la cuidada ambientación y la fotografía ayudan a crear una película decente que, si no perdura en la memoria, es porque a su argumento, y a su dirección, les falta ese ‘algo’ que convierte ciertos títulos en ‘peliculones’. De hecho, porque dirige Robert Redford y el reparto se llena de ‘estrellas’, si no, ‘La conspiración’ bien podía pasar por un telefilme de sobremesa.

Nota: 5 / 10
Para recordar:
Robin Wright, magnífica
  • La actuación sosegada de Robin Wright, una actriz que siempre ha estado ahí en un segundo plano, pero que aquí focaliza toda la atención. 
  • Las escenas del juicio, que, como suele ocurrir en estos casos, resultan bastante entretenidas. 
  • Sorprendentemente, el tramo final sorprende.

Para olvidar:
Alexis Bledel y James McAvoy
  • Las tramas secundarias.
  • Que se olvide tan rápido como el tiempo que me lleva escribir esta crítica.