Cuando una película de lengua no inglesa se cuela entre las favoritas a los premios más importantes de Hollywood, los Óscar, uno entiende que se trata de un peliculón. Le ocurrió a ‘La vida es bella‘, ‘Tigre y dragón‘ y, este año, a la austriaca ‘Amor‘. El filme de Michael Haneke opta a 5 galardones: mejor película, película extranjera, director, actriz principal y guión original. Antes, ganó la Palma de Oro en Cannes y 4 Premios del Cine Europeo (filme, director, actor y actriz). ‘Amor’ cuenta la historia de un matrimonio de octogenarios que afronta la más dolorosa etapa de su relación cuando ella sufre una parálisis. Sí, las interpretaciones son formidables y sí, el relato transmite una crudeza muy realista, pero no, lo siento, ‘Amor’ está lejos de ser, en mi opinión, un peliculón, ya que atenta contra eso que llamamos ‘la magia del cine‘.

Emanuelle Riva, la mitad de ‘Amor’

Amor‘ (Amour). 2012. Austria, Francia, Alemania.
Dirección: Michael Haneke
Guión: Michael Haneke
Reparto: ,

y .
Georges y Anne son dos profesores de música
clásica jubilados que viven en París. Un día, Anne sufre un
infarto cerebral y al volver del hospital un lado de su cuerpo está paralizado.
El amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a
prueba.

Cuando hablo de ‘magia del cine‘ me refiero a la capacidad que tiene la gran pantalla de emocionarnos y provocarnos los más dispares sentimientos, pero sin olvidar en ningún momento que se trata de un espectáculo. Es decir, el cine puede hacernos llorar y rabiar pero el poso que queda siempre será positivo y cuando recordemos una película extremadamente dolorosa pensaremos: ‘qué bonita’, no ‘qué horror’.

Como asistir a un entierro

Un ejemplo: los primeros 10 minutos de la cinta de animación ‘Up‘, que numerosos críticos y aficionados consideran una lección magistral de cine, cuentan una historia triste, la del cascarrabias Carl que se queda solo en el mundo cuando muere su esposa. Pero lo hacen de forma que el espectador se enternece y toma cariño al personaje.

Si comparamos ese fragmento con ‘Amor’, podríamos decir que ‘Up’ es como asistir a un funeral que homenajea la vida del difunto mientras que el filme de Michael Haneke se asemeja más al momento del entierro cuando el ataúd entra en el hoyo. Una es triste pero emocionante; la otra es sencillamente cruda.

Jean-Louis Trintignant, la otra mitad



No es lo que busco

Cierto es que esa intención de mostrar el dolor sin artificios, con honestidad, que es lo que logra Haneke, es otra faceta del séptimo arte digna de reconocimiento, por supuesto. Y dedicar un trabajo a la vejez y los estragos de la demencia resulta interesante y agradecido. Además, impacta, y eso siempre merece una mención.

Pero, en mi caso, el horror que muestra Haneke -más por la forma en que lo enseña que por lo que cuenta- no es lo que busco cuando me dispongo a ver una película. Consumo cine para disfrutar, reír, llorar, cantar… en definitiva, para emocionarme. También para aprender, recordar, viajar… Pero nunca pasar un mal rato que se hace interminable. Para eso, ya tengo la vida misma.

Por esa sencilla razón, no puedo recomendar ‘Amor’, aunque tampoco diré que es una mala, mala película.

La pareja protagonista

Detalles

La pareja protagonista, formada por Jean-Louis Trintignant y Emanuelle Riva, ejecuta un trabajo espléndido. Sus interpretaciones tiene fuerza, resultan muy naturales y también son arriesgadas.

Por otra parte, el piso parisino que comparten se convierte en el tercer protagonista de la cinta, lo que, teniendo en cuenta que el 98% de la acción se desarrolla en su interior, supone un gran acierto.

Al mismo tiempo, la trama consigue generar cierta intriga mediante saltos en el tiempo y las reacciones de los actores.

Isabelle Huppert y Jean-Louis Trintignant

En el lado opuesto, ni la dirección minimalista de Michael Haneke, con su desconcertante elección de encuadres y sus planos extralargos; ni las intervenciones del estúpido personaje que interpreta Isabelle Huppert, me convencen. Para colmo están las elipsis, que a pesar de que producen cierta tensión, descartan la posibilidad de incluir momentos interesantes.

Conclusión

En definitiva, quizás es que no estoy acostumbrada al cine de Michael Haneke (es la primera película suya que veo), o al cine europeo en general, o que mi sensibilidad no soporta tramas tan dolorosas como la de ‘Amor’, pero la verdad es que no he podido disfrutar su historia ni, lo que es más determinante a la hora de valorarla, tampoco considero que su factura sea tan impecable como para alzarse con el título de una de las mejores películas del año.

Nota: 5 / 10

Para recordar:

  • Las actuaciones de Jean-Louis Trintignant y Emanuelle Riva.

Para olvidar:

  • La escena de la caza de la paloma. ¿? 
  • El personaje de Isabelle Huppert
  • El mal rato pasado.