Dicen que Mike Leigh nunca escribe el guión completo de una película, sino que éste surge de la improvisación de los actores durante los ensayos previos al rodaje. Así se entiende la naturalidad con que fluyen las escenas de su último filme, Another year‘, uno de los títulos británicos más laureados en 2010, que logró la nominación al Óscar al mejor guión y que llega a los cines españoles con un año de retraso. En ‘Another year’, el espectador asiste al paso de las estaciones en la vida de un feliz matrimonio, sus familiares y sus amigos. Lo que en apariencia es un argumento carente de acción, se convierte en un conmovedor relato sobre el transcurso del tiempo, la soledad y las expectativas de futuro no cumplidas.

Tom y Gerri, la feliz pareja que sirve de eje a las historias de ‘Another year’

Another year‘, Reino Unido. 2010.
Dirección y guión: Mike Leigh.
Reparto: Jim Broadbent, Ruth Sheen, Lesley Manville, Oliver Maltman, Peter Wight, David Bradley e Imelda Staunton.
El tiempo pasa inexorablemente en la vida de la feliz pareja Gerri (Ruth Sheen) y Tom (Jim Broadbent), su hijo Joe, de 30 años, y varios amigos y familiares, especialmente Mary (Lesley Manville), cuya vida no ha resultado tan idílica como la de Gerri y Tom.

‘Another year’ pertenece al raro grupo de películas que te llegan al corazón hasta tal punto que resulta muy difícil desprenderse de las sensaciones que provoca. Sin embargo, el filme de Mike Leigh es también una película cuya trama avanza con lentitud, con apenas acción pero un sinfín de diálogos en apariencia anodinos, lo que, en conjunto, hace de ella una cinta no apta para todos los públicos. En otras palabras, el que busque una historia ágil con giros argumentales probablemente se aburrirá, pero quien tenga paciencia y se deje llevar por el día a día de Tom, Gerri y Mary se sentirá invadido por la emoción, sobre todo en las magnífica secuencia final.

En realidad, la clave de ‘Another year’ se encuentra en la empatía, porque, ¿quién no se ha sentido alguna vez solo como Mary? ¿O quién no ha lamentado las amistades perdidas como Ken? ¿O que los planes al final no salieran como uno esperaba? Los hitos que cuenta el filme de Mike Leigh no son nada extraordinario, y por eso precisamente resultan tan impactantes. Pero para que una historia real como la vida misma conquiste al espectador necesita algo más: grandes personajes.

Ken y Mary, ¿tal para cual?

En ‘Another year’ todos los personajes resultan más o menos memorables, gracias, sobre todo, al magnífico trabajo de sus actores, pero sólo uno consigue robar el protagonismo en todos los planos en los que interviene. Se trata de Mary, la frágil, nerviosa y perdida amiga de Gerri y Tom, que encuentra en la casa de la feliz pareja el refugio perfecto para huir de su vida anodina y seguir soñando que otro final es posible para ella.

A Mary le da vida Lesley Manville, una de las actrices fetiche de Mike Leigh (han trabajado juntos en ‘Todo o nada’, ‘Secretos y mentiras’ o ‘Vera Drake’) que ha construido en ‘Another year’ la mejor interpretación de su carrera. Manville confiere a Mary una visible ansiedad que si bien al principio puede ser un tanto molesta, al final acaba por resultar un poco adictiva. La actriz, además, protagoniza un largo plano que supone el colofón idóneo al cúmulo de sensaciones que Mike Leigh ha ido provocando a lo largo de la trama. En definitiva, Lesley Manville es de las principales razones de que esta crítica siga pensando en ‘Another year’ días después de haberla visto.

Mary, prácticamente una más de la familia

Pero el retrato de la soledad que elabora Mike Leigh no sólo perdura en la memoria por la actuación de Manville. Jim Broadbent, Ruth Sheen, David Bradley e incluso Imelda Staunton, quien tiene un breve pero efectivo papel, también brillan en este magnífico ejemplo de los resultados que conlleva una buena dirección de actores.

Al final, las estupendas actuaciones del reparto, más la inteligente y conmovedora historia de Mike Leigh, unidas a esa bonita banda sonora compuesta por Gary Yershon, dan como resultado una gran película recomendable no sólo para los amantes del buen cine, sino también, y sobre todo, para exploradores de las emociones difíciles

Nota: 8 / 10
Para recordar:

David Bradley y Lesley Manville, estupendos en el jardín
  • La interpretación de Lesley Manville, quien roba el protagonismo en todas y cada una de las escenas en que interviene. 
  • El encuentro entre los personajes de Manville -Mary- y David Bradley -Ronnie-: conmovedor.
Para olvidar:

Ruth Sheen es Gerri
  • El personaje de Ruth Sheen, Gerri, quien, para ser pscicóloga, parece no entender mucho a sus necesitados amigos. 
  • ¿Por qué no se traduce el título? ¿Tan poco atrayente resulta ‘Un año más’?