Se conocieron en un tren a Viena en 1994 y pasaron una maravillosa noche juntos. 9 años más tarde, se reencontraron en París y pasearon por sus calles mientras los sentimientos de una década antes volvían a aflorar. Ahora han pasado otros 9 años y la incógnita que dejó su tarde en la capital francesa se ha despejado: Jesse y Celine están juntos. Pero a pesar de que la suya es una historia muy romántica, también es una relación en la que, como tantas otras, la rutina, el trabajo, la familia y el paso del tiempo hacen mella. Antes del anochecer es el capítulo final (espero) de esta trilogía del gran amor donde la desilusión y el resentimiento cobran, por primera vez, protagonismo.

Julie Delpy y Ethan Hawke, Celine y Jesse

Antes del anochecer‘ (Before midnight). 2013. EE. UU.
Dirección: Richard Linklater.
Guión: Richard Linklater, Julie Delpy y Ethan Hawke.
Reparto: Julie Delpy y Ethan Hawke.
Nueve años después de su reencuentro en Paris, Jesse y Celine se encuentran de vacaciones en Grecia junto con sus dos hijas gemelas. Pero la despedida en el aeropuerto del hijo que Jesse tuvo con su anterior esposa será el comienzo de una jornada en la que ambos explorarán lo bueno y lo malo de su relación.

‘Antes del anochecer’ es la entrega más amarga de la saga, ya que Jesse y Celine no acaban de conocerse o se han visto de nuevo después de una década, sino que llevan 9 años compartiendo vida y familia. Esto es, se trata de una pareja donde el romanticismo ha quedado algo apartado debido a las responsabilidades de la vida y donde, aparte de cariño, hay hueco para resentimienros, secretos y sueños no cumplidos. Por eso, discuten, y, de hecho, buena parte del metraje de la cinta se dedica a la pelea que mantienen en una habitación de hotel.

En ese sentido, hay quien dice que el filme de Linklater es sincero y realista, ya que todas las parejas, por muy idílicas que aparenten ser, tienen sus discusiones. Cierto. Y precisamente por ello, algunos ya se han apresurado a considerar ‘Antes del anochecer’ el mejor capítulo de la historia de Jesse y Celine.

En familia

Se pierde la magia

Para mí, en cambio, no lo es, y explicaré por qué. El de Jesse y Celine es un romance maravilloso contado de manera extraordinaria: dos jóvenes que pasean durante unas horas mientras charlan sobre un sinfín de temas y comparten impresiones sobre la vida misma. Es profundo, sutil y además deja el resto para la imaginación, puesto que en ‘Antes del amanecer’ Jesse y Celine prometen encontrarse seis meses más tarde en el mismo lugar sin que el espectador sepa a ciencia cierta si cumplirán su promesa; mientras que ‘Antes del atardecer’ termina con Jesse admitiendo que perderá su avión para pasar un rato más con Celine y nosotros desconocemos (aunque sospechamos) que es lo que ocurre a continuación.

‘Antes del anochecer’, sin embargo, rompe con esa línea de finales abiertos y concluye con una resolución mucho más clara. Pero la principal diferencia con sus antecesoras radica en la pérdida de sutileza. En este capítulo Jesse y Celine se dicen, incluso se gritan, las verdades a la cara, y hablar de política, amor o el universo ya no tiene tanta importancia como recordar cuántos pañales se han cambiado o quién se mudó adónde. En otras palabras, se pierde la magia, al menos durante buena parte del relato.

Y por muy realista que resulte y por bien que explique que incluso los romances más idílicos sufren la monotonía y los problemas del día a día, espectadores como yo no queremos un ‘Revolutionary Road 2’. Sabemos que ninguna pareja es perfecta, pero de ahí a ser cruel con el otro y encontrar razones para poner fin a la relación hay un trecho.

Julie Delpy, brillante

Malas transiciones, grandes interpretaciones

Eso con respecto al argumento, porque el aspecto formal de la película también tiene sus peros. Los diálogos de Jesse y Celine adolecen de falta de naturalidad en cuanto a que las transiciones entre uno y otro tema se sienten forzadas; las escenas con más reparto rompen el buen ritmo del filme; y la larga secuencia nudista únicamente logra el objetivo de distraer.

Por el contrario, las interpretaciones de Ethan Hawke y Julie Delpy, sobre todo ella, son las más complejas e interesantes de la saga. Aunque el personaje de Celine resulte exageradamente irritante.

Amor verdadero

Sin embargo, a pesar de que la crudeza de ‘Antes del anochecer’ no me haya convencido (tampoco creo que se haya plasmado de la manera más acertada), lo cierto es que la ocurrencia de sus diálogos y algunas escenas realmente divertidas alivian el peso. Además, la química de esta pareja y el tono romántico y optimista de los dos filmes anteriores sigue ahí, algo más escondido, pero ahí está. Y, al final, el mensaje de esta trilogía es positivo, porque como bien dice Jesse en un momento de la película, puede que la vida no sea un cuento de hadas pero este sí es un amor verdadero.

Romanticismo
Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • Julie Delpy. Se merece un reconocimiento desde Hollywood ya, llámalo candidatura al Óscar, al Globo de Oro o al Premio del Sindicato de Actores. 
  • La cordura de Jesse y su carta final.
  • La fotografía, una vez más, impecable.

Para olvidar:

  • Lo insoportable a que medida que avanza la trama va resultando Celine.