En estos tiempos que corren es frecuente toparse en la cartelera con un romance adolescente, pero no lo es tanto que esa historia encandile a crítica y público. Por eso, puede afirmarse queBajo la misma estrella‘ es una excepción. Emotiva, divertida e inteligente, la adaptación de la aclamada novela de mismo título de John Green no sonroja por su estupidez ni aburre porque repita los clichés de siempre, sino todo lo contrario. Procura alejarse de los tópicos de los dramas románticos y los que abordan el cáncer para hablar de una historia sobre la vida que irradia energía. 

Ansel Egort y Shailene Woodley se enamoran en este drama

‘Bajo la misma estrella’ (The fault in our stars)
2014. Estados Unidos
Dirección: Josh Boone
Guión: Scott Neustadter y Michael H. Weber, a partir del libro de John Green
Reparto: Shailene Woodley, Ansel Elgort, Laura Dern, Sam TrammellNat Wolff y Willem Dafoe.

‘Bajo la misma estrella’ cuenta la historia de Hazel, una joven de 16 años que sufre cáncer de pulmón y que aunque se toma su enfermedad con resignación (acepta que morirá pronto) ha perdido el interés por la vida. Hasta que conoce a Gus, un superviviente a un cáncer óseo lleno de vitalidad y buen humor. Los dos se harán amigos y con el tiempo quizás algo más, con la certeza de que no estarán juntos por mucho tiempo.

El filme de Josh Boone, que al parece adapta fielmente la novela original, no cae en la compasión y presenta a sus protagonistas como dos jóvenes enamorados, divertidos y adorables, no como dos enfermos que temen que su vida acabe demasiado pronto. El estigma del cáncer se trata con naturalidad y aunque el drama se presiente cercano, eso no impide que Hazel y Gus disfruten al máximo de sus momentos juntos.

Gus y Hazel, juntos en la adversidad

Un romance creíble

Su romance se desarrolla a paso tranquilo y con mucha dulzura. Hay momentos muy tiernos, como esos ‘Ok’ al teléfono, y escenas simpáticas. La química entre los dos actores, que, curiosamente, antes de rodar la película hicieron de hermanos en ‘Divergente‘, es innegable. Shailene Woodley se entrega, una vez más, en cuerpo y alma y hace que resulte imposible apartar la vista de ella; mientras que Ansel Elgort no se queda atrás y convierte a Gus en un chico tremendamente carismático.

Su historia de amor es, como bien describe Hazel en un momento de la trama, ‘épica’, y por eso mismo encoge el corazón a cualquiera. Sobre todo cuando llega el tramo lacrimógeno inevitable donde la película ya no sorprende pero que, al estar metidos de lleno en la historia, tampoco ahuyenta.

Shailene Woodley y Ansel Elgort, convencen más como pareja que como hermanos

Filosófica

‘Bajo la misma estrella’ es romántica y no sólo eso. Hazel y Gus reflexionan sobre el significado de la vida y la posibilidad de hacer los sueños realidad, sobre si realmente dejamos una huella en el mundo o únicamente tenemos lo que tenemos. Habla del dolor, la resignación y las segundas oportunidades. Deja un mensaje que cada cual interpretará a su manera y una sonrisa en la boca que hace olvidar el mal trago que supone el tramo final.

Su puesta en escena, con numerosos flashbacks intercalados y esos mensajes de texto que vemos en forma de bocadillos de cómic, aporta agilidad. Los actores secundarios cumplen con su cometido y la música nos invita a soñar con que otro final es posible para esta pareja.

Laura Dern da vida a la madre de Hazel

Dicho de otro modo, ‘Bajo la misma estrella’ es una buena película. Un alivio para el género del romance adolescente que tan maltratado está siendo en la actualidad.

Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • La pareja protagonista.
  • El diálogo en el último picnic.
  • La puesta en escena.
  • Laura Dern. La echaba de menos.

Para olvidar:

  • Su tramo final descaradamente lacrimógeno. Necesitarás una caja de pañuelos.