El colmo de los colmos de la falta de ideas en Hollywood sucedió cuando alguien decidió hacer una película de… el juego de mesa ‘Hundir la flota. ¿Cómo? Como lo oyes. Pero, una vez lanzado el bombazo, se dieron cuenta de que poner a dos grupos de barcos a lanzarse torpedos entre sí no tenía mucho atractivo, por lo que decidieron animar el tablero con una invasión extraterrestre. ¿Y por qué no? Al fin y al cabo, no había historia que adaptar, por lo que los guionistas tenían que inventar una sí o sí. Entonces, con los barcos y los ovnis, sólo faltaban los actores macizos, los efectos especiales de aúpa y una buena dosis de patriotismo para crear ‘Transformers 4’… es decir, ‘Battleship. Y así, de una ocurrencia descabellada surgió otra película más del género ‘blockbuster de acción palomitero’ que, afortunadamente, cumple con su único propósito: hacer dinero entretener.

Rihanna y Taylor Kitsch
Los aliens marinos versus… ¿Rihanna? Sí, y también Taylor Kitsch

Battleship‘. 2012. Estados Unidos.
Dirección: Peter Berg
Guión: Jon Hoeber y Erich Hoeber.
Reparto: Taylor Kitsch,
Rihanna, Tadanobu Asano, Brooklyn Decker, Alexander Skarsgård y Liam Neeson.
Alex Hopper es un oficial
destinado al John Paul Jones de la Marina estadounidense que participa en un campeonato de prácticas de ataque en el Pacífico, y cuya irreverente e impulsiva conducta hace peligrar su puesto. Pero Hopper demostrará su valía cuando un ataque alienígena sitúe a su flota frente a frente con las naves invasoras.

‘Battleship’ no es una lección magistral de cine ni una joya recién descubierta del séptimo arte, ni mucho menos un filme de culto. Pero entretiene, divierte y te mantiene pegado al sillón mientras los misiles vuelan a uno y otro lado y los héroes están a punto de palmarla por enésima vez. Eso sí, para disfrutarla como se merece, con el bol lleno de palomitas y el refresco bien fresquito, hace falta obviar la primera parte.

El argumento de ‘Battleship’ tarda en colocar las fichas sobre el tablero, mientras que su presentación de personajes resulta pésima y eso sin tener en cuenta la falta de credibilidad de todos ellos y la situación en general -¿un Mundial de destructores en el Pacífico?-. Al menos, la ‘búsqueda del burrito perdido’ resulta cómica.

B5. ¿Tocado? Eso parece.

Pero, en cuanto la acción llega al mar y los marines se topan de frente con sus grandes enemigos, los extraterrestres invasores, se libera la adrenalina y comienza una espiral de persecuciones, enfrentamientos y mucho ‘tocado y hundido’. Es ahí donde ‘Battleship’ engancha, no antes, y donde el espectador comienza a disfrutar de lo lindo con otro desfase a lo Michael Bay.

El único problema a tanto entretenimiento es, precisamente, que ‘Battleship’ no parece tanto ‘Hundir la flota’ como sí el producto estrella de Bay, ‘Transformers’. Esa sensación de déjá vu alcanza incluso a ‘Pearl Habour’, ‘Armageddon’ y ‘Titanic’, con lo que ni siquiera puede decirse que la puesta en escena de ‘Battleship’ sea original.

Taylor Kitsch y Liam Neeson
Taylor Kitsch y Liam Neeson

Si a la sensación de ‘esto ya lo he visto’, le sumamos la poca profundidad del guión y los personajes, las escenas patrióticas que a este lado del Atlántico dan dentera y el timo que supone haber fichado a Liam Neeson para tan breve papel -pero dar a entender lo contrario-… No, mejor no pensar en eso.

‘Battleship’ es lo que es, un filme de acción y héroes atractivos que echó mano de una incomprensible adaptación para generar expectación. Una película entretenida y dinámica que, si debe quedar para el recuerdo, que lo haga por el debut de Rihanna confirmar a Taylor Kitsch como uno de los más atractivos actores de acción del momento.

Nota: 5 / 10
Para recordar:

Taylor Kitsch

  • El guiño al juego ‘Hundir la flota’: inevitable.
Para olvidar:

Alexander Skarsgard. ¿Para olvidar? No, sólo quería poner su foto…
  • La sensación de desubicación que produce la primera parte: ¿un atraco? ¿un partido de fútbol? ¿¿esto qué es??  
  • Un continuo déjà vu. 
  • Liam Neeson.