Extraña, hipnótica, imaginativa, exagerada... Son algunos de los adjetivos con los que podríamos describir Bestias del sur salvaje‘, el debut del guionista y director que supone una de las propuestas más bellas e interesantes de la temporada. Un drama familiar y universal al mismo tiempo que protagoniza una niña de 6 años y que ha cautivado a críticos y gentes del cine de medio mundo. Candidata a 5 4 Óscars, incluido el de mejor película, es responsable de una difícil hazaña: el poder disfrutarla sin tener que entenderla.

Un consejo: lee despacio mientras escuchas esto.

Quvenzhané Wallis es Hushpuppy, el alma de la película

Bestias del sur salvaje‘ (Beasts of the southern wild). 2012. EE. UU.
Dirección:
Guión: y Lucy Alibar, a partir de la pieza teatral de Lucy Alibar.
Reparto: Quvenzhané Wallis, Dwight Henry, Levy Easterly y Gina Montana.
Hushpuppy vive junto a su padre en La Bañera, una pequeña comunidad de Louisiana apartada del mundo por un dique. Cuando una tormenta pone en peligro su hogar y su padre enferma, la pequeña debe hacer frente a su particular fin del mundo.

Porque la trama de ‘Bestias del sur salvaje’ no es, precisamente, fácil de seguir. Sobre todo porque uno no está muy seguro de si la acción transcurre en un lugar real, un mundo paralelo o la imaginación de la pequeña Hushpuppy. Pero el enorme carisma que desprende la niña y el acierto con que Benh Zeitlin mueve su cámara (ahora ya puedo decirlo: su nominación al Óscar es merecida) hacen que el dónde, o incluso el por qué, dejen de tener importancia.

Lo que prima en esta película es la emoción que guía al espectador en el viaje que Hushpuppy emprende para asimilar cómo el mundo cambia a su alrededor hasta que decide tomar las riendas de su destino.

En realidad, el filme adopta el punto de vista de la pequeña. De ahí la ausencia de explicaciones claras y la inclusión de ciertos acontecimientos (el resultado del deshielo, por ejemplo) que tienen más de fantasía que de hechos reales.

Hushpuppy

El argumento

En líneas generales, podría decirse que ‘Bestias del sur salvaje’ cuenta cómo Hushpuppy, que tiene sólo 6 años y vive con un padre poco cariñoso en La Bañera, una pequeña isla en los meandros del Misisipi separada del mundo ‘civilizado’ por un enorme dique, reacciona ante el desmoronamiento del universo que conoce.

Un universo donde la naturaleza y los animales que viven en ella ocupan un lugar destacado y que la niña ve cómo una gran máquina cuyo correcto funcionamiento depende de que todas las piezas estén en el sitio que les corresponde.

El caos comienza cuando una fuerte tormenta azota la comunidad y el nivel del agua sube hasta inundar las casas de los vecinos. Al mismo tiempo, la niña se da cuenta de que su padre está enfermo y se ve obligada a asimilar que quizás no esté siempre a su lado.

Los estragos de la tormenta

El alma

Las reflexiones de la pequeña sobre el funcionamiento del mundo y la tensa pero profunda relación con su padre son los dos principales temas que aborda la trama. Y la jovencísima Quvenzhané Wallis es el alma de la película.

Con sólo 6 años, la niña inspira tanta ternura que uno nunca se cansa de ver a su personaje en prácticamente cada escena del filme. Al mismo tiempo, la actriz logra transmitir su fragilidad y su valentía, así como el conflicto que lleva en su interior en referencia a mantenerse fiel a su padre o abandonar esa vida que, creo que sospecha, no es precisamente saludable.

Dwight Henry, otro novato que da vida al padre, también hace un trabajo memorable, y, de hecho, la última conversación entre su personaje y Hushpuppy, es uno de los momentos más emocionantes que he visto en el último año.

Dwight Henry y Quvenzhané Wallis

En una palabra: preciosa

A pesar de ese ambiente deprimente y caótico que presenta La Bañera y de la denunciable actitud del padre con respecto a Hushpuppy, ‘Bestias del sur salvaje’ llega cargada de energía positiva.

Será el punto de vista de la niña, o la dinámica dirección de Benh Zeitlin, o la maravillosa y optimista banda sonora que él mismo ha creado junto a Dan Romer, o puede que una combinación de todos esos factores, pero lo cierto es que esta película es de las que te dejan una gran sonrisa en la boca.


Padre e hija emprenden su particular lucha por mantener su mundo

Nota: 8 / 10
Para recordar:
  • Hushpuppy: enorme carisma en miniatura. 
  • Lo hipnótica que resulta, a pesar de que uno no entienda qué está sucediendo exactamente. 
  • La revelación de Benh Zeitlin como director y compositor.

Para olvidar:
  • Que su magnífica banda sonora haya sido ignorada en las nominaciones a los Óscar.