Robert de Niro es un grandísimo actor sin complejo alguno. Por eso, compagina papeles dramáticos en buenas películas como el de ‘El lado bueno de las cosas’ con participaciones olvidables en tontas comedias como la de ‘La gran boda’. Pero en este caso no es el único. Diane Keaton y Susan Sarandon también se han prestado a intervenir en esta comedia romántica y coral con pretensiones de resultar original pero acaba siendo una burda imitación de la estupenda ‘Mi gran boda griega’. Innecesaria  aunque inofensiva.

Robert de Niro en un nuevo papel estúpido

‘La gran boda’ (‘The big wedding‘). EE.UU. 2013.Dirección: Justin Zackham
Guión: Justin Zackham
Reparto: Robert de Niro, Diane Keaton, Susan Sarandon, Katherine Heigl, Topher Grace, Ben Barnes, Amanda Seyfried y Robin Williams.
Alejandro y Missy van a casarse y eso supone que la familia adoptiva de él, rota desde que sus padres se separaron, tendrá que sobrevivir a un fin de semana de boda.





Justin Zackham es un enchufado. O eso o que alguien por favor me explique cómo es posible que para su primer largometraje importante cuente con un reparto encabezado por Robert de Niro, Diane Keaton y Susan Sarandon. Aunque para lo que hacen, bien poco importa.

Porque ‘La gran boda’ es una comedia coral protagonizada por personajes planos, en la que se dan situaciones ridículas y el guión no deja hueco para la sorpresa. Y, para colmo, la intención de su creador es precisamente la de resultar original o, al menos, romper moldes.

Pero, sinceramente, a estas alturas de nuestra experiencia fílmica un matrimonio que aún mantiene la chispa, un hijo adoptado, un treintañero virgen y una gran mentira familiar no nos sorprenden en absoluto.

Ben Barnes ‘moreno’ y Amanda Seyfried

Así pues, eliminada la capacidad de sorpresa, probemos suerte con el humor. Y ahí… tampoco. Las situaciones cómicas son tan forzadas que, en mi caso, no arrancan ni una sola carcajada. Y además de forzadas, previsibles, lo cual simplemente empeora la cosa.

Lo único destacable del filme es, al final, la interpretación de sus actores. No por el material con el que trabajan, que, como digo, es más bien poco; sino por lo que logran realizar con ese material, que es salvar el tipo.

Topher Grace, Diane Keaton y Ben Barnes

De hecho, Diane Keaton está encantadora como siempre; Susan Sarandon, divertida; Katherine Heigl, melodramática como en todos sus trabajos; y Topher Grace, entrañable. Por el contrario, a Amanda Seyfried la vuelven a ningunear cuando la joven, a mi parecer, tiene mucho potencial; con Ben Barnes hacen el ridículo; y de Robin Williams ni me acordaba que salía en esta película.

Y en cuanto a Robert de Niro, está en su salsa. Cumpliendo lo justo con un papel elegido para ganar dinero porque él ya sabe que nosotros sabemos que, en el fondo, es un grandísimo actor. En definitiva, no tiene nada que demostrar… En realidad, sí, y es mejor gusto.

Topher Grace y Katherine Heigl
Nota: 2 / 10

Para recordar:

  • Susan Sarandon, la única que logra algo divertido de su personaje.

Para olvidar:

  • Que tanto Robert de Niro como Diane Keaton se estén encasillando en comedias de este tipo.
  • ¿¿A Ben Barnes le han maquillado en exceso para que parezca más latino??