La promocionaron como una vuelta de tuerca al clásico cuento de Blancanieves y un espectáculo de efectos visuales y belleza femenina. Sin embargo, ‘Blancanieves y la leyenda del cazador‘ no es más que una versión de la popular historia ideada sin esfuerzo y desprovista de emoción. En realidad, ni siquiera trastoca las bases argumentales sobre las que se asienta el relato popularizado por los hermanos Grimm, y salvo un ligero mayor protagonismo del cazador, el resto transcurre de manera muy parecida al cuento que todos conocemos. Así, el filme de Rupert Sanders ni sorprende ni apenas entretiene, y, por si fuera poco, presenta unos personajes tan fácilmente olvidables que uno no puede evitar sentirse decepcionado.

Charlize Theron

Blancanieves y la leyenda del cazador‘ (‘Snow White and the Huntsman’). 2012. EE.UU.
Dirección: Rupert Sanders
Guión: Evan Daugherty, John Lee Hancock y Hossein Amini.
Reparto: Kristen Stewart, Charlize Theron, Chris Hemsworth, Sam Claflin, Sam Spruell, Ian McShane, Bob Hoskins, Ray Winstone, Nick Frost y Toby Jones.
Blancanieves (Kristen Stewart) es la única mujer que supera en belleza a la malvada reina (Charlize Theron),
decidida a destruirla a toda costa. Pero la pérfida soberana ignora que
un cazador (Chris Hemsworth), cuya misión era matarla, ha enseñado
a la joven a defenderse. 

A pesar de un guión rácano y unas interpretaciones insulsas, ‘Blancanieves y la leyenda del cazador’ atrae sobremanera por su poderío visual. Aquí no se trata sólo de elaborados efectos especiales, como, por ejemplo, el ejército fantasma, sino que también cobran importancia imágenes tan llamativas como la Bruja Malvada saliendo de una bañera repleta de leche o Blancanieves emergiendo de las aguas tras su huida del castillo.

Sin embargo, no sólo con imágenes se gana el corazón del espectador, y por eso esta cinta de aventuras se queda muy corta con respecto a las expectativas que había generado en la época de su concepción. En ese sentido, además, el espectador puede sentirse en cierta manera engañado, ya que la sinopsis original hablaba de un cazador que se revela contra la Reina y entrena a Blancanieves para convertirla en guerrera, pero, en realidad, el argumento presenta a un cazador indeciso que rescata a la chica de sus captores una y otra vez.

El cazador y Blancanieves

Por eso, tampoco el sugerido romance entre los dos protagonistas ni la repentina conversión de la princesa en guerrera resultan en absoluto creíbles.

Únicamente la encarnación de Charlize Theron como la malvada reina salva el producto final. Algunos la tacharán de sobreactuada, pero a mi juicio un personaje así debe resultar tan bello como loco, tan atractivo como insoportable, y Charlize Theron lo logra.

Kristen Stewart

En cuanto a su némesis, Kristen Stewart, la chica se esfuerza por resultar dramática, pero el guión no le ayuda y, de hecho, el espectador tampoco espera de Blancanieves tanto dramatismo. Mientras, el cazador, el Thor Chris Hemsworth vuelve a demostrar que con un par de rugidos y malas caras puede convertirse en estrella del celuloide.

En un segundo plano figuran el príncipe azul, que también tiene hueco en esta versión, así como los siete enanos, pero ninguno cumple con su función del todo, y ni el primero seduce ni los segundos hacen reír.

Chris Hemsworth

 En definitiva, no es ésta la mejor adaptación del cuento de Blancanieves que veremos este año, en una época en que los relatos infantiles parecen haberse adueñado de las mentes de los guionistas de Hollywood. Tampoco puede compararse a otros títulos de aventuras como la emocionante ‘Willow’ o la inolvidable ‘La princesa prometida’, a los que a ratos parece querer recordar. Eso sí, llamativa visualmente lo es un rato.

Nota: 5 / 10

Para recordar:

Charlize Theron en su tratamiento de belleza
  • La puesta en escena.

Para olvidar: 

La Blancanieves luchadora
  • La poca complicidad que se observa entre Blancanieves y el Cazador
  • La simplicidad del guión: ¿por qué Blancanieves es una fuente de vida? ¿?  
  • El final. ¿Juegan a sembrar la curiosidad por una posible segunda parte? 
  • Si decides arriesgar, arriesga hasta el final, y no sientas vergüenza por llamar a Blancanieves por su nombre, Blancanieves, ni dejes en el aire la solución del triángulo amoroso.