El problema de las historias basadas en hechos reales radica en que conocemos el desenlace y, por lo tanto, resulta difícil mantener la intriga de la trama. Por eso, el trabajo del director Paul Greengrass con la adaptación del secuestro del capitán Phillips tiene doble mérito. Por un lado resulta endiabladamente entretenida y, por otro, nos mantiene en tensión de principio a fin a pesar de que sabemos, o, mejor dicho, intuimos, que al final todo saldrá bien.

Tom Hanks es el capitán Richard Phillips

Capitán Phillips‘ (Captain Phillips). 2013. EE. UU.
Dirección: Paul Greengrass
Guión: Billy Ray
Reparto: Tom Hanks, Barkhad Abdi, , y

.
La película cuenta la historia real del capitán Richard Phillips y el secuestro del barco de mercancías Maersk Alabama a manos
de una banda de piratas somalíes
en el año 2009, en aguas
internacionales. Este fue el primer caso de un barco americano capturado
en 200 años.

Quizás resulta demasiado directa con ese capitán interesándose, nada más subir al barco, por reforzar las medidas de seguridad y leyendo, a las pocas horas, los avisos de ataques piratas en el recorrido que él y su tripulación deben completar. Pero lo cierto es que desde que el personaje de Tom Hanks pone el pie en el carguero de ‘Capitán Phillips’, la tensión, el miedo y la adrenalina no reducen un ápice su intensidad.

El director Paul Greengrass nos guía por un secuestro largo, con rodeos y sorpresas y que acumula una enorme carga emocional. Un viaje que se transforma en una experiencia vívida e impactante. Sufrimos con la tripulación del barco; empatizamos en uno o dos momentos con los piratas somalíes; nos dejamos llevar por la carisma que desprende su líder, Muse; nos sorprendemos con el despliegue de la Marina; sentimos la aterradora cercanía de la costa somalí; y nos hundimos en la desesperación del valiente capitán que al final se ve superado por lo que ocurre a su alrededor.

Pero en ningún momento bajamos la guardia o desvíamos la mirada. Porque la narrativa de Greengrass nos lo impide. Su ritmo acelerado, el continuo movimiento de la cámara al hombro y una secuencia de hechos bien equilibrada nos atrapan por completo. Así hasta esa inolvidable escena final, donde el estrés acumulado acaba reventando para darnos un merecido respiro.

Lo peor que podía suceder… sucede

De vuelta al Olimpo

Además de Greengrass, el otro héroe de esta hazaña fílmica es Tom Hanks. El actor ha vuelto a lo más alto del Olimpo de Hollywood con un papel duro pero muy agradecido. Tanto es así que suena fuerte para las nominaciones a los próximos premios Óscar.

Hanks se mete en la piel de este valeroso y comprometido capitán, que no duda en arriesgar su propia vida para poner a salvo la de su tripulación. Y lo hace con tanta convicción que no dudamos ni por un instante en cuánto merece el título de capitán. Además, a medida que avanzan los acontecimientos se va despojando de esas capas de seguridad que su trabajo le obliga a vestir hasta quedar desnudo ante la tragedia que termina presenciando, lo que nos brinda un nuevo momento memorable en la carrera de este actor.

El mejor Tom Hanks desde ‘Naúfrago’

También abundan los halagos para Barkhad Abdi, un debutante en el cine que ejecuta con solvencia el importantísimo rol del líder de los piratas. Desprende carisma a raudales, resulta simpático y temible al mismo tiempo y, aunque no ensombrece, sí alcanza el nivel cualitativo de Hanks en sus cara a cara, lo que dice mucho de su actuación y de su futuro.

Para ver una y otra vez

Al final, más allá de buenas interpretaciones o un subidón de adrenalina, el poso que deja ‘Capitán Phillips’ es el de una película para degustar de manera calmada, bien elaborada y digna de repetidos visionados. Porque nunca imaginamos que el secuestro de un barco en el cuerno de África pudiera dar tanto de sí.

Apenas tendrán para comer, pero las armas no les faltan
Nota: 8 / 10

Para recordar:

  • El triunfal regreso de Tom Hanks a las interpretaciones inolvidables. 
  • El descubrimiento de Barkhad Abdi
  • Que una película a medio camino entre la acción y el cine de catástrofes suene como favorita para los Óscar
  • La ‘explosión’ final.

Para olvidar:

  • Un discurso demasiado directo.