Sentarse a ver ‘Carol‘ (2015) es como sentarse a ver una película del Hollywood dorado. La sensación que uno tiene mientras pasan las imágenes es la misma: la de estar asistiendo a un filme que se desenrolla sin prisa, con delicadeza; y donde los actores (las actrices, en este caso) se meten en la piel de sus personajes con naturalidad, sin buscar una demostración de fuerza que les ayude a destacar. La cinta, de hecho, está rodada en formato Súper 16 mm para evocar el cine de finales de los 40 y principios de los 50. Y la música de Carter Burwell traslada con facilidad al espectador en esa época. Por eso, ver ‘Carol’ significa disfrutar de una película con aroma de cine clásico, en apariencia sencilla pero con matices de complejidad, que se saborea poco a poco, donde los detalles importan y los personajes dejan huella.

– “Tell me you know what you’re doing”.
– “I don’t… I never did”.
(Dime que sabes lo que estás haciendo; No lo sé… nunca lo supe)
Abby Gerhard (Sarah Paulson) y  Carol Aird (Cate Blanchett)

‘Carol’ es la historia de dos mujeres que se dejan llevar por un amor… no imposible, pero sí difícil. Carol (Cate Blanchett) es una mujer casada que quiere divorciarse, pero su marido está dispuesto a utilizar a la hija que tienen en común para obligar a su esposa a permanecer a su lado. Mientras, Therese (Rooney Mara) es una joven e introvertida fotógrafa que se enamora repentinamente de Carol, lo cual supone una gran sorpresa para ella puesto que nunca antes había estado con una mujer.

Rooney Mara y Cate Blanchett

Blanchett y Mara

La relación entre ambas avanza poco a poco, pero la química entre los dos personajes se advierte desde la primera escena que comparten. Dotar de credibilidad y de empatía a este romance es posible gracias al excelente trabajo de Cate Blanchett y Rooney Mara. Dos grandes actrices que nada más aparecer en escena se han ganado al espectador y que con pocas palabras pueden expresar un mar de emociones.

Mara, con una actuación muy contenida, sabe transmitir las reservas, la curiosidad, la excitación, la culpa… que siente su personaje. Mientras que Blanchett es la perfecta mujer segura de sí misma que tras una fría fachada esconde miedos y debilidades.

Mara y Blanchett, Therese y Carol, son las razones más poderosas para admirar ‘Carol’, pero, por supuesto, no son las únicas.

Rooney Mara en Carol

Intriga

La relación entre estas dos mujeres se desarrolla como si de un thriller se tratara, porque así, intrigadas y expectantes, se sienten Therese y Carol a partir del primer momento en que se cruzan sus caminos. El guión de Phyllis Nagy y la dirección de Todd Haynes aciertan al imprimirle al relato de Patricia Highsmith (autora de la novela original, así como de ‘Extraños en un tren’ o ‘El talento de Mr. Ripley’) ese ritmo propio del thriller o el cine negro que convierte este romance en un romance especial y que sabe tocar el corazón sin necesidad de llamativos gestos de amor o besos bajo la lluvia.

Preciosa

El resto, música, escenarios, vestuario… contribuyen a hacer de ‘Carol’ una preciosa película que merece la pena ver en varias ocasiones para que podamos fijarnos en todos sus detalles.

Porque ‘Carol’ es, sin duda, la máxima representante de la belleza cinematográfica en esta temporada de premios en la que tantos reconocimientos ha sumado (más nominaciones que premios, sin embargo).

Rooney Mara y Cate Blanchett


Nota: 8 / 10

Para recordar:

El guión, la textura, la puesta en escena, la ambientación… todo hace de ‘Carol’ un filme de gran belleza

Cate Blanchett y Rooney Mara, juntas y por separado

La delicada composición del músico Carter Burwell

Para olvidar:

Que la mayoría de premios del cine consideren a Mara actriz de reparto cuando es quien guía el relato y, de hecho, tiene más minutos en pantalla que su partenaire Blanchett