Crepúsculo ha hecho mucho, mucho daño al cine. Y si me apuras, también a la literatura. La historia de amor imposible que combina la tontería adolescente con elementos de terror en el marco de una batalla legendaria entre fuerzas del bien y el mal ha generado tal éxito en los espectadores más revolucionados hormonalmente, que las imitaciones son ya incontables. La última,Cazadores de sombras: Ciudad de Hueso, que he visto por la necesidad práctica de incorporar malas películas a mi ranking, es, quizás, la copia más evidente y peor elaborada. Un producto que, salvo que tú también tengas un ranking que completar, te hará perder el tiempo.

Jamie Campbell Bower y Lily Collins, los Romeo y Julieta de esta tontería


Cazadores de sombras: Ciudad de Hueso. The Mortal Instruments: City of Bones. EE.UU. Alemania. 2013.
Dirección:
Guión: , a partir de la novela de Cassandra Clare
Reparto: , , , , , y

.
Clary Fray (Lily Collins) es una
adolescente neoyorkina aparentemente normal. Una noche presencia cómo un extraño joven
(Jamie Campbell Bower) parece asesinar a alguien y el cadáver desaparece. Entonces descubre que él es un Cazador de Sombras,
un guerrero mitad ángel mitad humano que debe proteger nuestro mundo de los
demonios.

El filme de Harald Zwart de ambiente gótico cuenta la historia de una chica, Bella… quiero decir, Clary, que descubre todo un universo oculto de demonios y ángeles (y vampiros y hombres lobo, mira tú por dónde) cuando su madre desaparece y se cruza en su camino Edward… quiero decir, Jace. La joven se convertirá entonces en la clave para evitar una invasión demoniaca mientras se ve envuelta en un previsible triángulo amoroso entre Ed… Jace y su buen amigo Jacob… quiero decir, Simon.

La película es tan mala, en serio, que la mitología creada por la escritora Cassandra Clare es un batiburrillo de ingredientes creados a propósito y exagerados para atraer a los cines a los espectadores que disfrutaron con la saga Crepúsculo. Que si vampiros, hombres lobo, tatuajes de signos extraños en cuerpos, cómo no, esculturales, dramas familiares, romances imposibles y un malo malísimo que se deja embaucar por una cría de 16 años.

Los ‘cazadores’

Además, las situaciones se desarrollan de manera forzada, como ese primer beso en un jardín maravilloso con brillantes colores y lluvia inesperada. Y los giros del argumento, como el ‘mordisco’ escondido o la siesta interminable, llegan y se van sin que nadie se detenga un momento a proporcionar una explicación convincente.

Pero es que ‘convincente’ es un adjetivo que no pega con esta película. Gótica, pretendidamente épica, romántica sin química y, para colmo, con un protagonista masculino (Jamie Campbell Bower) que, al menos en mi caso y al igual que en Crepúsculo, sólo produce grima. Si esto es lo que enamora a las adolescentes de hoy en día, mal vamos.

Arrastrados por un universo muy gótico

Pero no seamos tan drásticos. ‘Cazadores de sombras: Ciudad de Hueso’ guarda algún secreto en su trama que puede despertar al espectador que ya iba por el segundo sueño; Lily Collins es una buena elección para la heroína de la historia; y la presencia de Lena Headey, Jared Harris y Jonathan Rhys Meyers aporta una pizca de glamour británico que resulta muy sugerente en la promoción del filme.

Y, sinceramente, no creo que esta tonta historia de ángeles y demonios (la escritora no sabe lo que es la humildad, ¿eh?) merezca que le dedique más palabras. ¿No os parece?

Nota: 2 / 10

Para recordar:

  • El truco del escondite de la copa.

Para olvidar:

  • El flirteo entre los protagonistas.