No sé qué me ocurre últimamente. Yo, que nunca he sido fan de las comedias facilonas ‘made in Hollywood’, he disfrutado mucho con ‘La boda de mi mejor amiga‘, me he sorprendido con el humor de ‘Con derecho a roce‘ y ayer me he reído de lo lindo con ‘Cómo acabar con tu jefe. ¿Se me estará encogiendo el cerebro con los años? ¿O es que el género de la comedia americana está experimentando un aumento de la originalidad y frescura de sus guiones? Sea como fuere, ‘Cómo acabar con tu jefe’, una película para trabajadores con jefes a quienes les gustaría mandar a paseo, entretiene, divierte y nos ofrece dos caras muy distintas de estrellas como Colin Farrell y Jennifer Aniston.

¿Quién no ha pensado alguna vez en librarse de su horrible jefe? Ésa es la premisa con la que cuenta ‘Cómo acabar con tu jefe’ para conquistar al público. Pero aparte de tratar un tema prácticamente universal -a quién vamos a engañar-, la comedia de Seth Gordon presenta la trama de manera interesante, con los tres protagonistas narrando sus penurias vía voz en off, y la desarrolla con algunas dosis de ingenio -magnífico el personaje de Jamie Foxx- y mucho humor.

A eso, a que resulte sorprendentemente divertida, ayuda el trío protagonista, Jason Bateman, Jason Sudeikis y Charlie Day, quienes derrochan química en pantalla y ofrecen algunos momentos realmente hilarantes -como, por ejemplo, el ‘cameo’ de ‘El diario de Noa’-. Pero lo más llamativo de esta comedia son sus villanos, sobre todo Kevin Spacey y Jennifer Aniston, quienes resultan detestables pero, a pesar de ello, nos encantan.


Nota: 6 / 10

Para recordar:

El impecable villano que crea Kevin Spacey y qué fácilmente engaña al personaje de Jason Bateman para que se tome un whisky a las ocho de la mañana. 

El personaje de Charlie Day y su entrañable torpeza. 

Jamie Foxx, que, condenado desde hace tiempo a papeles secundarios, los borda. 

¿’Tira a mámá del tren’ o ‘Extraños en un tren’?

Para olvidar:

Que, como tantas otras comedias, acabe recurriendo a los recursos fáciles -sexo y drogas- para sus momentos de humor

El personaje de Jason Sudeikis: un cliché permanente.