‘Cómo entrenar tu dragón’ supuso, en 2010, una gran sorpresa. Mira que estamos acostumbrados a encontrar auténticas joyas del séptimo arte en el cine de animación reciente pero, a pesar de ello, cuando vi por primera vez el filme de Dean DeBlois no esperaba que me atrajera tanto. Me envolvió su atmósfera de cuento, me enamoraron sus personajes y me conmovió la amistad entre los dos protagonistas, el joven Hiccup y su dragón, Desdentao. ‘Cómo entrenar a tu dragón’ tenía algo distinto que inevitablemente se ha perdido con su secuela. La emoción y el ambiente cautivadores siguen ahí, pero la sorpresa se ha agotado y la historia del joven que domesticó a un dragón ya no entretiene tanto.

‘Cómo entrenar a tu dragón 2’ es, sobre todo, multitudinaria

‘Cómo entrenar a tu dragón 2’ (How to train your dragon 2)
2014. EE.UU.
Dirección: Dean DeBlois
Guión: Dean DeBlosis y Cressida Cowell
Reparto (voces): Jay Baruchel, Cate Blanchett, Gerard Butler, America Ferrera, , y .

Sin embargo, no malinterpretéis mis palabras, ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’ es una buena película. Es amena, es dinámica, la técnica está pulida (a estas alturas no se espera menos) y la historia te deja la sensación de que todavía queda mucho terreno por explorar en el universo de los dragones, lo que siempre es un aliciente para seguir viendo más capítulos de la saga (capítulos que, por supuesto, tarde o temprano llegarán).

Pero, quizás es que he visto demasiadas crisis familiares en la pantalla o que para mí la magia de la primera película radicaba en el misterio que envolvía a los dragones y que aquí se ha desvanecido, esta segunda entrega no me ha cautivado. El encuentro entre Hiccup y su madre perdida parece fuera de lugar (aparte de ser un tópico ya desgastado) y la naturalidad con la que de repente todo el mundo, venga de donde venga, acepta a los dragones me suena a falta de imaginación.

La figura misteriosa impresiona. Hasta que se desvela el misterio

Así, irónicamente, resultan más estimulantes las pruebas de vuelo de Hiccup y Desdentao que la gran batalla que enfrenta a dos dragones ‘súpermegagigantes’ (y, dicho sea de paso, ‘súpermegafeos’). 

Cómo volar sin tu dragón

No obstante, insisto, ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’ no es una mala película. A los niños les encantará, a los padres les hará reír y quizás maravillarse con lo avanzado que está el cine de animación, a los amantes de las películas ágiles nos satisfará y… a los fabricantes de productos inspirados en cintas infantiles les dará mucha carga de trabajo durante una larga temporada. Porque si algo no falta en esta película son dragones. Los hay de todos los tipos para todos los gustos.

A los diseñadores se les fue la mano en la proporción…

Aunque me da que la mayoría tenemos un único preferido y se llama Desdentao. Serán dibujos en movimiento, pero dragón y dueño transmiten una química y un buen rollo que son los pilares que sustentan esta historia y, por lo tanto, la película completa.

Hiccup y Desdentao, ‘de farra’

Esta segunda parte no es una maravilla (aunque haya quien opine lo contrario) pero, no me entendáis mal, ‘Cómo entrenar a tu dragón’ es una de las franquicias animadas más interesantes del momento.

Nota: 6 / 10

Para recordar:

  • Hiccup y Desdentao.  

Para olvidar:

  • Que se aleje de la capacidad sorpresiva de su predecesora para apostar por los tópicos shakesperianos.