‘Criadas y señoras’ es un ejemplo de lo que se conoce habitualmente como película ‘oscarizable’. Cuenta una historia de crítica social con tono melodramático, se ambienta en una época pasada y su reparto incluye numerosas interpretaciones memorables. Además, adapta una novela éxito de ventas. Por lo tanto, no es de extrañar que se hable de ella como uno de los títulos favoritos a los Óscar 2012.

De todos modos, con ‘cumplir los clichés’ no basta para ser nominada. Hace falta una buena historia, de las que se recuerdan tiempo después de que la película pase de moda, alguna que otra escena memorable y una narración que nos haga reír tanto como nos hace llorar. Eso es también ‘Criadas y señoras’, y, precisamente por ello, una de las cintas imprescindibles de este 2011.

‘Criadas y señoras’ es una película de mujeres. Si su rival en la temporada de premios ‘El Topo‘ destaca por su sinfín de buenos actores, la ópera prima de Tate Taylor lo hace por el suyo de buenas actrices. Emma Stone, Viola Davis, Bryce Dallas Howard, Octavia Spencer, Allison Janney y unas casi irreconocibles Jessica Chastain y Sissy Spacek, conforman un reparto brillante que por sí sólo merece más de un visionado de la película. De hecho, normalmente nunca comienzo una crítica hablando de las interpretaciones, pero con ‘Criadas y señoras’ no podía hacerlo de otra manera. Es su gran baza.

Y a continuación llega la gran pregunta que muchos aficionados a las listas se hacen: ¿quién es la mejor actriz? Viola Davis encoge el corazón con su historia, Octavia Spencer es divertida y carismática, Bryce Dallas Howard brilla como nunca en su papel de villana; Emma Stone vuelve a encarnar a un personaje entrañable; y Jessica Chastain nos cautiva. Difícil elegir una.

Criadas y señoras

Precisamente porque ‘Criadas y señoras’ es una película de mujeres -pero recomendable también para ellos, que no piensen lo contrario-, habla del feminismo, un tema que en la época en que se enmarca, los años 60, cuando las mujeres comenzaban poco a poco a salir de sus hogares para buscarse una vida independiente, resulta muy interesante. Pero sobre todo habla de las diferencias sociales, y del conflicto entre blancos y negros que hacía mucho que no veíamos en el cine -al menos yo-, y de la familia, el estatus social, la educación…

Las tramas de clases sociales propician, por lo general, situaciones atractivas en el cine, y aquí no es para menos. La escena de los WC o la ya emblemática tarta son algunos ejemplos.

Por otro lado, el guión de ‘Criadas y señoras’, aunque incluye momentos ingeniosos, se deja llevar en ocasiones por los tópicos del melodrama de sobremesa, pero su cuidada ambientación, el buen pulso narrativo de Tate Taylor, y, como he dicho, las excelentes actrices, logran esconder esos bajones de nivel y convertir ‘Criadas y señoras’ es un título inolvidable.

Jessica Chastain en Criadas y señoras


Nota: 7 / 10

Para recordar:

Sus actrices.

Las escenas que comparten Octavia Spencer y Bryce Dallas Howard.

El descubrimiento de Bryce Dallas Howard como villana.

La historia de Constantine.

Para olvidar:

Un cierto aroma a melodrama de sobremesa.

Su recurso a la lágrima fácil.