Había apuntado ‘The Easten mi lista de estrenos pendientes por una sola razón: Brit Marling. Y es que esta actriz sabe cómo cautivar al espectador tanto con su interpretación como con su trabajo en el guión, donde le gusta colaborar. Así, protagonizó y escribió ‘Otra Tierra‘, cuyo resultado fue uno de los filmes de ciencia-ficción más interesantes de los últimos años. Y ahora repite doble tarea en la película de Zal Batmanglij. De hecho, esta es la tercera colaboración del director y la guionista/actriz, fruto de un entendimiento mutuo que se refleja en la pantalla. ‘The East’ es un thriller medioambiental provocativo y sugerente, cuya historia, en manos de otros, podría haber decaído en una telefilme de dudosa calidad.

Brit Marling, una actriz a tener muy en cuenta

The East‘. EE. UU y GB. 2013.
Dirección:
Guión: y Brit Marling
Reparto: Brit Marling, , , , y .
Jane debe infiltrarse en un grupo anarquista
ecológico radical
y reventar su organización. La misión, ya de por sí
peligrosa, se complica aún más cuando Jane, o Sarah, comienza a tener sentimientos enfrentados.  

Ojo por ojo

La trama de ‘The East’ nos presenta a Jane, una joven con un trabajo misterioso que miente a su pareja para embarcarse en una peligrosa misión relacionada con el grupo ecologista ‘the East’, una banda que está rompiendo la ley para desenmascarar a las grandes corporaciones que atentan contra el medio ambiente o la salud pública.

En esos primeros minutos del filme podemos sentirnos un poco perdidos, sobre todo porque desconocemos cuál es, exactamente, la naturaleza del trabajo de Jane. Pero precisamente por ello nos enganchamos a la trama y a medida que entramos en el seno de ‘the east’ y vamos conociendo a sus miembros y cómo desarrollan sus acciones, nos interesamos más y más por su historia.

Además, el carácter terrorista que tienen estas acciones abre un interesante debate sobre la moralidad del ‘ojo por ojo’, al que asistimos desde el punto de vista de Jane (conocida en el grupo como Sarah), quien a pesar de su perfil de observadora acaba implicándose más en ‘the east’ de lo que debería.

Y ese es el nudo del argumento: el cambio de parecer, o mejor dicho, de actitud, de Jane/Sara, que provoca una lucha interna por resistirse a los sentimientos y las dudas que van surgiendo sobre su misión.

The East

Las miradas dicen más que las palabras

Hasta aquí, nada extraordinario. Se trata del argumento propio de un thriller medioambiental con sus consabidas dosis de previsibilidad, como es, por ejemplo, el cambio de actitud de la protagonista. Pero en manos de Zal Batmanglij y Brit Marling, se convierte en una película que sugiere y evoca. Porque la información se va presentando a cuenta gotas, y el guión prescinde de diálogos innecesarios para dejar paso a las miradas que, como todos sabemos, a veces dicen más que las palabras. 

De hecho, toda la relación entre Jane/Sara y el líder de la banda, interpretado por un agraciado Alexander Skarsgard, se construye a base de miradas y comentarios pillados al vuelo que casi nunca se dicen cara a cara.

Y la película deja algunas escenas para el recuerdo como la primera cena o la pasión desatada en el bosque en las que no hacen falta las palabras.

La infiltrada y el líder

Aroma a película bien hecha

Por lo demás, el filme avanza como cualquier thriller de espías, con momentos de acción, mucha intriga y alguna revelación sorpresa en su último tramo.

Los actores también hacen grande esta película, y tanto Brit Marling, como Alexander Skarsgard, Ellen Page o Patricia Clarkson aportan un toque de calidad al conjunto.

Al final, ‘The East’ es un thriller que se ve con interés, que desprende aroma a película bien hecha (o al menos, con esa intención) y que deja un poso para darle vueltas a la lucha medioambiental y la barrera que separa las buenas acciones de las que tienen dudosa moralidad.

Patricia Clarkson también tiene su oportunidad de brillar

Nota: 6 / 10

Para recordar:

  • El guión.  
  • La escena de la primera cena en la casa.

Para olvidar:

  • La falta de credibilidad de los actos que denuncia The East: un fármaco que se vende por millones a pesar de que daña el cerebro, una fábrica que contamina con arsénico un embalse…
  • Un desenlace apresurado.