Las películas de animación suelen ser garantía de buen cine. De ahí que, en los últimos años, el número de títulos candidatos al Óscar haya pasado de 3 a 5. Lo que ocurre es que estos filmes intentan aunar en una misma historia ingredientes que entretengan a los niños con otros que satisfagan a los adultos. En otras palabras, que sea de dibujos animados ya no significa que sea sólo para niños. ‘ParaNorman’ o, como se le conoce por su título en español, ‘El alucinante mundo de Norman‘, es un ejemplo. Su estilo visual (rodaje según la técnica del stop-motion, es decir, fotograma a fotograma) y sus personajes caricaturescos divierten a los más pequeños, mientras que el carácter educativo de la historia y su particular homenaje al cine de terror convencerán a los adultos. Para quienes simplemente queramos pasar un buen rato, ‘Paranorman’ también es una interesante opción.

Norman y su ‘alucinante mundo’

El alucinante mundo de Norman‘ (ParaNorman). 2012. EE. UU.
Dirección: Chris Butler y Sam Fell
Guión: Chris Butler
Reparto (voces): Kodi Smit-McPhee, Tucker Albrizzi, Anna Kendrick, Casey Affleck y Christopher Mintz-Plasse.
Un pueblo se ve asediado por los zombis. ¿A quién pueden recurrir los
habitantes? Tan solo al incomprendido Norman, que sabe hablar con los muertos.
Además de zombis, deberá enfrentarse a brujas y, peor aún, a unos
adultos retrasados, si quiere salvar a su pueblo de una maldición.



‘Paranorman’ cuenta una historia de terror, brujas, zombis y maldiciones, pero lo hace con tanto cariño que resulta imposible asustarse ante el saludo diario entre el protagonista, Norman, y la multitud de fantasmas que encuentra cada día. Todo lo contrario, su historia intriga, y eso hace que queramos seguir con él hasta el final.

Además, el niño es encantador y el estilo caricaturesco de los personajes y de la ciudad, muy ‘Tim Burton’, hacen muy agradable el viaje. Eso sin contar los numerosos detalles al género del cine de terror y zombis que pueden encontrarse en la habitación del pequeño y que provocarán más de una sonrisa cómplice.

Por otra parte, la presentación de personajes está muy lograda. Y, salvo algunos flecos como la debilidad de la maldición sobre la que gira la trama, el guión contiene los momentos decisivos, revelaciones y giros precisos para dejarnos envolver por la historia.

Una historia de miedo, pero del tierno

Una vez metidos de lleno en ese fantástico mundo que es Blithe Hollow, el lugar donde vive Norman, comienza la aventura. Una aventura con mucho ritmo, momentos verdaderamente graciosos (no pude parar de reírme con la escena ante la máquina dispensadora) y una bonita lección para que aprendan niños y adultos: que no debemos tener miedo de monstruos o hechizos, sino de nosotros mismos, porque es en la gente asustada donde realmente está el peligro.

En resumen, ‘El alucinante mundo de Norman’ fascina por su estilo, es entretenidísima gracias al ritmo que marca la dirección de Chris Butler y Sam Fell y presenta una historia emocionante, terrorífica y con moraleja. Sin duda se trata de un ejemplo de buen cine de animación.

Los zombies de Blithe Hollow

Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • Su estética.  
  • La banda sonora de Jon Brion. 
  • El clímax final entre Norman y la bruja.

Para olvidar:
  • Que el hecho de incluir una broma gay en una película animada, cuyo público mayoritario son niños, haya dado tanto que hablar. ¿Aún estamos así?