Puede que El año más violento sea, irónicamente, la película de gánsters menos violenta que se ha estrenado nunca. Aunque, para ser exactos, el filme de J.C. Chandor no es una historia de gánsters, sino la de un hombre de negocios que quiere evitar a toda costa convertirse en uno de ellos. Dicho de otro modo, ‘El año más violento’ no es en absoluto lo que aparenta. Es mucho mejor. Intenso, de ritmo pausado y atmósfera asfixiante, con interpretaciones ricas en matices y un guión mayúsculo, el tercer trabajo como guionista y director de J.C. Chandor deja un buen sabor de boca y reitera que estamos ante uno de los cineastas más prometedores.

‘El año más violento’ es 1981, fecha en la que los índices criminales de Nueva York estaban por las nubes. Pero también se refiere a las complicaciones por las que pasa el empresario Abel Morales (Oscar Isaac) para seguir expandiendo su negocio de combustibles. Los asaltos a sus camiones de transporte se repiten con frecuencia, el fiscal presenta cargos contra su empresa por fraude y esta suma de contratiempos pone en peligro la compra de un terreno muy valioso para la expansión del negocio.

n buen hombre de negocios (Isaac) nunca pierde de vista a su abogado (Albert Brooks)

Para colmo, Morales es latino, de origen humilde y con la habilidad de prosperar rápidamente, lo que causa recelo entre sus competidores. De ahí que el empresario sospeche que uno de ellos es el responsable de robar su mercancía.

Pese a todo, Abel Morales está empeñado en seguir el camino correcto y huir de la violencia y las decisiones que acabarían convirtiéndole en un gánster. A pesar de que muchos de quienes le rodean están convencidos de que ya lo es.

La calma previa a la tormenta

Esa lucha por mantener el honor intacto y seguir siendo respetable es el pilar de esta historia atípica que consigue crear una atmósfera sumamente tensa donde en cualquier instante podría producirse un estallido de violencia.

Sin embargo, y como comentaba al principio, la violencia explícita apenas hace acto de presencia. Es la contenida, la rivalidad, la presión... la que se palpa de principio a fin y hace de ‘El año más violento’ una cinta que más gusta cuanto más se piensa en ella.

Oscar Isaac y Jessica Chastain

La importancia de lo que no se dice

J.C. Chandor vuelve a sorprender con su manejo del suspense, como ya hizo en sus dos anteriores trabajos (‘Margin call’ y ‘Cuando todo está perdido’), y también con su habilidad de narrar una historia llena de matices. Los diálogos breves, los silencios y la sensación de que no pasa nada cuando en realidad todo está cambiando son marca de la casa.

Como también lo es el buen hacer de los actores. Jessica Chastain, siempre perfecta, siempre magnética, ha acaparado los elogios arañando varios nominaciones a premios importantes. Pero para esta que escribe quien merece el aplauso más sonoro es Oscar Isaac.

El guatemalteco resulta imponente, temible y carismático. Sostiene la mirada sin aparente dificultad y dice sólo lo estrictamente necesario para cautivar a su audiencia, tanto la ficticia como la real. El papel de gánster, que en realidad no lo es, le viene como anillo al dedo; así como el de misterioso hombre de éxito.

Isaac hace creíble lo fácil que ha sido para Abel Morales prosperar en el negocio de los combustibles y lo complejo que resulta seguir amasando una fortuna sin caer en la tentación de actuar al margen de la ley.

Oscar Isaac se ha ganado el puesto entre los intérpretes con más potencial de la década
Entre las mejores del año

La National Board of Review, uno de los organismos más respetados en la industria del cine, sí se percató del talento del actor y por eso le concedió el premio al mejor intérprete masculino del pasado año, un galardón que, eso sí, Isaac tuvo que compartir con Michael Keaton y su trabajo en Birdman‘.

La NBR también nombró a Jessica Chastain la mejor actriz secundaria de 2014 y a ‘El año más violento’ la mejor película de la temporada.

Las interpretaciones (también las de secundarios como David Oyelowo o Elyes Gabel), el guión y la atmósfera que crea J.C. Chandor son los pilares de esta película que ha tardado en estrenarse en las salas españolas y que los amantes del cine negro, las historias de gánsters y los dramas contenidos no deberían perderse.

David Oyelowo y Jessica Chastain


Nota: 8 / 10

Para recordar:

Lo bien que le sientan los personajes atormentados e imponentes a Oscar Isaac

El reparto al completo

La maestría de J.C. Chandor para crear ambientes tensos

Para olvidar:

Que pasara desapercibida ante la Academia en la última edición de los Oscar

Que haya quien entienda el título de manera literal y critique la película por su práctica ausencia de violencia explícita