Si tenemos en cuenta el perfil del votante medio de la Academia, esto es, un hombre blanco de más de 60 años que probablemente (esto es un añadido mío) esté de acuerdo con la tenencia de armas, no deberíamos sorprendernos de que ‘El francotirador’, la historia del militar más letal del ejército estadounidense, se haya colado a última hora entre las favoritas a los Óscar 2015. Su mensaje es un claro agradecimiento a los hombres que luchan ‘para proteger América’ en Oriente Medio. Y la película, dirigida por Clint Eastwood (hombre blanco de más de 60 años), es una buena película en técnica e interpretación. Por lo que verla ahí, en lo más alto, no chirría. Y si uno se desprende se prejuicios (esos que tan fácilmente animan a arremeter contra el filme) y presta atención sólo al espectáculo que tiene ante sí, seguro que disfrutará de dos horas cargadas de adrenalina.

Pero no nos equivoquemos, ‘El francotirador’ no es ‘En tierra hostil, la última gran joya del cine bélico e inevitable sujeto de comparación. La trama no atrapa con tanta seguridad ni impacta con la sencillez con que lo hacía la cinta de Kathryn Bigelow. Pero sí es capaz de mantenernos pegados a la pantalla durante sus más de dos horas de metraje para experimentar junto a Chris Kyle, el tirador protagonista, el horror de la guerra.

Bradley Cooper en El francotirador

La cámara apenas separa del letal combatiente. Bradley Cooper aparece en todas y cada una de las escenas de la película. Clint Eastwood se pega a él porque su participación en la batalla, física y psicológica, es lo que importa. El director quiere rendirle homenaje al verdadero Chris Kyle mostrando su acierto tras la mirilla así como las secuelas de ese acierto (la guerra no termina al llegar a casa), acercándose al personaje para que veamos en él un héroe trágico.

A un estadounidense patriótico, amante de la acción bélica, ‘El francotirador’ debe parecerle el mejor estreno en años. Se entiende, así, que de hecho ya sea el estreno más taquillero de un mes de enero en Estados Unidos.

Además, Bradley Cooper acierta de lleno en su caracterización del personaje. Con la contención necesaria para sugerir el tormento interior que vive Chris Kyle pero sin exponerlo del todo, y con un aspecto físico imponente (hasta cuesta reconocerle en las escenas de grupo), el intérprete borda el perfil de héroe trágico que pide la película.

Bradley Cooper y Sienna Miller

Sin embargo, a pesar del buen hacer de Cooper (su tercera nominación consecutiva al Óscar sería una sorpresa, pero en absoluto inmerecida) y del buen pulso de Clint Eastwood para rodar las escenas de acción, a ‘El francotirador’ le falta un ‘algo’ para convencer al público más exigente, ese que necesita una mirada distinta, o una crítica velada, o una mayor profundización en los personajes, para adorar el filme. Es demasiado directa y no arriesga, sino que se ciñe a las reglas del juego dejándonos en cierta manera indiferentes.

Pese a ello, ‘El francotirador’ es un filme de acción bélico lo suficientemente trepidante para que desde este lugar te lo recomiende.

El francotirador de Clint Eastwood


Reparto: 7 / 10

Para recordar:

Bradley Cooper, de nuevo estupendo en un cambio de registro

Los interludios en suelo americano 

Para olvidar:

El tufo a propaganda militar y belicista