Es hora de preguntarse por qué ‘El sueño de Ellis, el drama de James Gray sobre la inmigración en Estados Unidos a principios del siglo XX, no está presente en la carrera por el Óscar. A pesar de que cuenta con los ingredientes necesarios para que los gurús de los premios la tengan en cuenta como posible aspirante, apenas se escucha o se lee una palabra de ella. Sí, esta misma semana el Círculo de Críticos de Cine de Nueva York premió a su actriz principal, Marion Cotillard, y también su fotografía. Pero al minuto siguiente la industria volvió a olvidarse del filme. ¿Por qué? ‘El sueño de Ellis’ es un intenso drama cargado de emoción contenida que cuenta una historia común sin caer en clichés y que presenta, además, a tres intérpretes en su mejor momento. Merece más reconocimiento.

Joaquin Phoenix y Marion Cotillard en ‘El sueño de Ellis’


Dándole vueltas al asunto, he llegado a la conclusión de que la ausencia de ‘El sueño de Ellis’ entre los títulos favoritos de la temporada de premios obedece a dos razones. Una, la más lógica, es su escasa promoción. En la mayoría de los casos es la productora de la película la encargada de ponerla en boca de la gente y, a pesar de posibilitar su paso por el prestigioso festival de Cannes, parece que no han asumido esa tarea. El segundo motivo llega porque Marion Cotillard ya suena con fuerza en la carrera por otra película, la belga ‘Dos días, una noche, y hacer doblete no es habitual.

Temor infundado

Para colmo, el drama sobre una inmigrante polaca que llega a Nueva York para cumplir el sueño americano, ha pasado desapercibido en la cartelera, con lo que la opinión del público tampoco ayuda a posicionarla entre los filmes ‘oscarizables’. Y esa falta de espectadores, al menos en España, se debe, en mi opinión, a un póster horrible y un título aún peor que parecen decir a gritos que esta es otra película de época del montón. Y no es así. 

Incluso yo misma creía que ver ‘El sueño de Ellis’ supondría una pérdida de tiempo. Ahora sonrío cuando pienso cuán equivocada estaba.

Marion Cotillard es Ewa, una inmigrante que llega a Nueva York con la esperanza de empezar una nueva vida

En primer lugar, la historia de Ewa (Marion Cotillard), esa inmigrante polaca que ve cómo su sueño americano se hace pedazos nada más pisar la isla Ellis (la aduana donde examinaban a los inmigrantes antes de dejarles entrar en el país) no transcurre por los derroteros habituales. En varias ocasiones intuimos que el argumento va a tomar una dirección que finalmente no toma, y eso nos mantiene atentos a lo que ocurre en la pantalla.

Marion Cotillard y Jeremy Renner viven un flechazo

Amarga y compleja

James Gray, que además de dirigir también escribe el guión, rechaza convertir la historia de Ewa en un drama romántico o un relato de supervivencia al uso y consigue, en su lugar, una trama con numerosos matices y mucha emoción contenida que mantiene su sabor amargo de principio a fin.

Gray muestra la complejidad de los personajes sin tapujos, sin intentar delimitar la línea entre el bien y el mal porque en la vida real, sobre todo en esos convulsos años 20, nada es blanco o negro. Así, consigue que el espectador odie y se apiade al mismo tiempo de Bruno (Joaquin Phoenix), el proxeneta obsesionado con Ewa; o que sienta tanta atracción como desconfianza hacia Emil (Jeremy Renner), el mago que le promete una vida mejor.

Ewa se ve obligada a prostituirse para sobrevivir en la Gran Manzana

Cualquiera de los dos actores borda esa complejidad que hace que resulte comprensible lo perdida que se siente Ewa. Ella, Marion Cotillard, es el alma de la película. Una actriz que gracias a su mágico rostro y su habilidad para expresar sin apenas gestos brilla en cada escena. James Gray concibió el guión para poder trabajar con ella y la actriz no ha desaprovechado la oportunidad.

Lo cierto es que con sus facciones y la sensación de fragilidad que transmiten la francesa enamora a la cámara, por lo que personajes contenidos y en conflicto como este y el que también borda en ‘Dos días, una noche’ son los que mejor le sientan a la intérprete. Del mismo modo que los personajes excesivos son perfectos para Joaquin Phoenix, el otro gran afortunado de la película.

La relación de Ewa y Bruno es complicada

Actuaciones magistrales, una cuidada puesta en escena y un guión intenso hace de ‘El sueño de Ellis’ uno de los dramas de época más interesantes del año. De ahí que no termine de comprender por qué nadie habla de ella para la inminente temporada de premios.

‘El sueño de Ellis’ (The immigrant). 2013
Estados Unidos

Dirección: James Gray
Guión: James Gray y Ric Menello
Reparto: Marion Cotillard, Joaquin Phoenix, Jeremy Renner y Damara Dominczyk
Fotografía: Darius Khondji

Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • Marion Cotillard, que vive su segundo mejor momento en el cine.  
  • El desenlace.

Para olvidar:

  • El póster y la escasa promoción de la película. 
  • La facilidad con que ciertas cosas ocurren que le resta credibilidad a la historia (cómo localiza la casa de los tíos, cómo el dinero aparece en el momento preciso…)