Pocas veces mi opinión sobre una película ha diferido tanto de la predominante entre los críticos. Cierto es que en el año pasado aborrecí ‘Amor‘ con todo mi ser mientras algunos le otorgaban el título de mejor filme de 2013, pero mi rechazo fue compartido por muchos otros. Con ‘Enemy, sin embargo, resulta complicado encontrar un comentario negativo, o al menos tan negativo como este que estás a punto de leer (y que incluye spoilers, avisado estás). Es más, si entras en Imdb verás que muchas ‘reviews’ hablan de la cinta de Dennis Villeneuve como de una obra maestra. Pero ninguna la tacha de absurdidez, pésima adaptación o, en lo que al final se resume, una grandísima pérdida de tiempo.

Jake Gyllenhaal por partida doble

José Saramago es un autor difícil. Su estilo enrevesado y sin prácticamente pausas en la redacción requiere un extra de concentración en la lectura. Pero cuando te sumerges en la prosa y descubres su peculiar sentido del humor, resulta imposible no enamorarse de sus historias. En mi caso, fue ‘El hombre duplicado’, la novela que precisamente adapta ‘Enemy’, la que me enganchó a la obra del portugués. Y soy consciente de que quizás ese es el motivo de que la película de Denis Villeneuve me haya defraudado tanto.

Cuando lees a Saramago intuyes que ninguna película podría ser fiel a su estilo. De hecho, sólo dos se han arriesgado a adaptarle. La primera, ‘A ciegas‘, de Fernando Meirelles, lo hizo con más pena que gloria; pero la segunda, ‘Enemy’, se ganó a la crítica. De ahí que confiara en Villeneuve y en el guionista español Javier Gullón, más aún cuando ‘El hombre duplicado’ es, a mi juicio, la obra más adaptable del novelista portugués.

Sin embargo, en lugar de la tensión y el aroma a cine negro que desprende el libro, me he encontrado con un puzzle surrealista donde no queda rastro de la magia de Saramago.

Las claves del argumento se esconden en esa pizarra

Atrevida, como debe ser

He de confesar que estoy de acuerdo con ‘Enemy’ se decante por un planteamiento atrevido y original para una obra poco común. Es, por así decirlo, una buena traslación a la gran pantalla de la idiosincrasia que hace especial la prosa de Saramago. Si el portugués es un novelista diferente, la película también debe serlo.

Pero no me convence cómo se ha tergiversado la historia de Tertuliano Máximo Afonso para crear una paranoia que opta por múltiples interpretaciones en vez de dar por sentado que sí, existen dos personas absolutamente idénticas, y desarrollar el argumento a partir de esa premisa y lo impactante que debe ser para el egocentrismo humano.

Jake Gyllenhaal ejerciendo de acosador temporal de Mélanie Laurent

La solución fácil

A mi entender, a Gullón primero y a Villeneuve después les da pereza arriesgarse en el terreno de lo sobrenatural así que optan por la vía fácil: hacer que todo parezca una ilusión del protagonista (aceptamos, por tanto, la principal teoría que circula entre los espectadores). Disfraza la película de producto innovador pero en realidad hace lo que muchos otros hicieron antes.

Y lo peor de todo no es que los delirios mentales ya estén muy trillados en el cine. Lo peor es que en ‘Enemy’ se pierde la carga filosófica de ‘El hombre duplicado’ en beneficio del impacto visual.

Para colmo, si obviamos el argumento y sus molestas arañas, la puesta en escena funciona pero no enamora. La fotografía crea el ambiente idóneo y los silencios añaden tensión a la trama, además de que Jake Gyllenhaal demuestra que puede resultar creíble en dos personajes diametralmente opuestos y Sarah Gadon supone un agradable descubrimiento. Pero las escenas se suceden de manera precipitada y el plano/contraplano de un solo actor que interpreta a dos personas distrae del argumento.

Al menos Gyllenhaal y Sarah Gadon hacen que la pérdida de tiempo no sea absoluta

Todos somos humanos

En conclusión, ‘Enemy’ me parece un intento fallido por ser el más guay del barrio. Reconozco que existe la posibilidad de que esté escribiendo mi gran error porque en realidad no entendí algo que habría cambiado por completo mi concepción de la película. Pero con lo que he visto y he sentido, estoy convencida de que ‘Enemy’ sólo me ha servido para malgastar hora y media de mi tiempo.

Conclusión segunda: qué complicado es intentar ser objetivo con una película cuando antes has leído el libro que adapta.

Enemy2014.Canadá, España
Dirección: Denis VilleneuveGuión: Javier GullónReparto: Jake Gyllenhaal, Sarah Gadon, Mélanie Laurent

Nota: 2 / 10

Para recordar:

  • Sarah Gadon

Para olvidar:

  • Que José Saramago siga sin ser adaptado al cine como se merece