Cuando el actor Dan Stevens abandonó ‘Downton Abbey en su tercera temporada, lo hizo, explicó, para aprovechar el empujón que la serie británica le daba a su carrera. Y ciertamente le está sacando partido. Desde entonces le hemos visto en Broadway compartiendo escenario con Jessica Chastain (‘The heiress‘), en una cinta de acción junto a Liam Neeson (‘Caminando entre las tumbas‘), en una saga cómica con Ben Stiller (Noche en el museo: El secreto del Faraón‘) y fichando para encarnar a Bestia en la esperada ‘La Bella y la Bestia’ de Disney.

Uno de sus primeros trabajos ‘post-Downton’ fue ‘The guest’, mezcla de thriller y película de terror con cierto aire a serie B que ha conquistado al público allí donde se ha estrenado. Resulta sencillo entender por qué.

Dan Stevens en The guest

El director Adam Wingard y el guionista Simon Barrett, responsables de títulos de terror como ‘V/H/S‘ o ‘Tú eres el siguiente‘, quisieron probar algo distinto con ‘The guest’. Y por eso hicieron de esta cinta que podríamos incluir en el grupo de películas ‘slasher’ (aquellas donde los personajes van muriendo uno a uno, como ‘Scream’ o ‘Pesadilla en Elm Street’) algo más parecido al thriller que al horror gratuito. Al menos en su primera mitad.

Y esa intriga por averiguar quién es David (Dan Stevens) y qué trama es lo que nos mantiene pegados a la pantalla hasta que llegan las revelaciones y, con ellas, la violencia explícita. Violencia que se muestra en un ambiente muy cómico que hace el filme aún más entretenido.

‘The guest’ cuenta cómo David, un soldado que acaba de licenciarse, visita la familia de su amigo fallecido para trasladarles su último mensaje. Los Peterson le reciben encantados y enseguida le ofrecen que se quede con ellos unos días hasta que decida su futuro. Y ahí empiezan las complicaciones.

The guest

Desde su primera escena, David resulta tan agradable como misterioso. Una de esas personas que atraen con la fuerza de un imán a pesar de que deprenden un aire perturbador no se sabe muy bien por qué. Dan Stevens borda el personaje. Un segundo despliega su encantadora sonrisa y al siguiente aterra con su mirada. El espectador se siente frente a él como el personaje de la actriz Maika Monroe, Anna Peterson, esto es, sospecha de sus intenciones pero no puede evitar rendirse a su encanto.

No quiero desvelar más datos del argumento para no arruinar la película. Sólo diré que se trata de un filme directo, sin pretensiones, que pasa por alto la contextualización de los hechos para ir directo al grano y entretener con su espectáculo.

Maika Monroe en The guest

Un espectáculo que, como digo, es violento y cómico al mismo tiempo, y que recuerda intencionadamente al cine de serie B. Incluso la banda sonora, un gran acierto que por momentos evoca aquella de ‘Drive, contribuye a ese halo de telefilme que transmite un mensaje claro: ‘The guest’ es una película para disfrutar relajadamente con una bolsa de palomitas y ganas de pasarlo bien.

Quizás no sea la cinta de horror del año, como algunos críticos han destacado, pero lo que nadie puede negar es que atrapa desde el minuto 1.

Brendan Meyer y Maika Monroe, los hermanos del fallecido Caleb


Nota: 7 / 10

Para recordar:

Dan Stevens y lo bien que transmite la ambigüedad de su personaje.

La banda sonora, de lo mejorcito que he escuchado este año (y a la película le sienta como un guante).

Para olvidar:

La ausencia de un contexto, aunque no sea necesario para la acción, sí se echa en falta.

La ridiculez de la escasa fuerza militar que llega al pueblo.