Cuando empiezas a ver una película considerada ‘blockbuster’ y que tiene a varias estrellas en su reparto pero los nombres de las productoras que aparecen al inicio no te suenan de nada… teme. Porque si no se trata de un filme fresco e interesante, que, las cosas como son, no es lo habitual, estás ante un bodrio. Esto es lo primero que pensé cuando me senté a ver la inusitada versión del cuento infantil ‘Hansel y Gretel’, que convierte a los hermanos del relato alemán en unos equipadísimos cazadores de brujas que saltan a la gran pantalla para protagonizar un filme gore y sin sentido alguno.

Gemma Artenton es Gretel y Jeremy Renner, Hansel

‘Hansel y Gretel. Cazadores de brujas’ (Hansel y Gretel: Witch hunters). EE.UU. 2013.
Dirección:
Guión:
Reparto: , , ,

, y .
Tras probar el sabor de la sangre siendo
unos niños, Hansel (Jeremy Renner) y Gretel (Gemma Arterton) se han
convertido en justicieros. Pero ahora, sin que ellos lo sepan, son la presa y tienen que enfrentarse a algo más
siniestro que las brujas… su pasado.

Un guión pésimo

Hace poco salieron a la luz unas declaraciones de Jeremy Renner donde aseguraba que aceptó participar en esta película sin haber leído el guión. Visto el resultado, parece comprensible. Porque el guión es precisamente el gran error de esta vuelta de tuerca al cuento de los niños y la casita de chocolate.

Por un lado, se utilizan recursos que demuestran tener cero relevancia en la trama: la habilidad para cambiar de aspecto de la bruja mala, la desconfianza del sheriff, la diabetes (¡diabetes!) de Hansel, la presencia de la pelirroja…

Los héroes y su admirador número 1

Por el otro, las reacciones de los personajes carecen de sentido en muchas ocasiones: Hansel buscando a su hermana, Gretel charlando con el trol por vez primera… Lo que no sólo resta credibilidad al conjunto, sino que también molesta al espectador que está esperando un gesto a esa gran revelación.

Además, los anacronismos que presenta la trama (¿un tocadiscos? ¿un desfribilador?) son irrisorios; y el mundo de las brujas y sus hechizos queda incomprensiblemente relegado a un segundo plano.

Famke Janssen es la mala de turno

Sin expresión

Por si el hecho de que el guión no convence fuera poco, las interpretaciones de los héroes, Jeremy Renner y Gemma Artenton, dejan bastante que desear. Él repite el rol de luchador impasible que ya encarnó en ‘El legado de Bourne’ y ‘Los vengadores’; mientras que ella arranca con buen pie su aventura en la película pero acaba mostrando una impactante falta de expresión.

Al final, ‘Hansel y Gretel. Cazadores de brujas’ es un rápido espectáculo gore que viene a enseñar de cuántas maneras diferentes puede morir una bruja, a cada cual más sangrienta. Menos mal que el filme no se alarga en exceso y que obvia los momentos dramáticos que, al ser tan poco acordes con el resto, hubieran empeorado aún más el conjunto.

Gretel vs bruja mala. ¿Quién ganará?

Más sangre y más tonterías, próximamente en la secuela.

Nota: 4 / 10

Para recordar:

  • Que pese a todo, a mí me ha entretenido bastante.

Para olvidar: 

  • Que el guión recurra a la diabetes y los desfribiladores en lugar de utilizar hechizos, mucho más propios del género. 
  • La breve y tonta intervención de Peter Stormare: para eso, no te molestes. 
  • El personaje de Mina: lo más previsible de la cinta entera.