Quien busque una historia de amor diferente la encontrará en Her. La última película de Spike Jonze cuenta el romance entre un tipo cualquiera y su ordenador personal, que tiene voz de mujer. Pero, al contrario de lo que uno pueda pensar, no se trata de una extravagancia para friquis de la tecnología, sino de un filme romántico, emocionante y melancólico; una auténtica maravilla cargada de sentimiento y realizada con mimo que ha enamorado a la crítica y también a la Academia de Hollywood, institución que no ha dudado en nominarla a 5 Óscars (incluido el de mejor película). ‘Her’ es, sin duda, la historia de amor con más amor de la temporada, y para seguir leyendo, te recomiendo que primero le des al ‘play’.

Theodore (Joaquin Phoenix) y su amada Samantha

Her‘. 2013. EE.UU.
Dirección: Spike Jonze
Guión: Spike Jonze
Reparto: Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson, Amy Adams, Rooney Mara y Chris Pratt.
En un futuro cercano, Theodore (Joaquin Phoenix), un escritor solitario, consigue un nuevo sistema operativo con inteligencia artificial diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Tiene voz femenina y se llama Samantha y, para sorpresa de ambos, se acaban enamorando.

Ya desde su primera escena, Spike Jonze deja bien claro que su película estará marcada por la melancolía. Porque, ¿qué hay más melancólico que las cartas de amor escritas a mano? Y ese tono se aprecia en todos los aspectos del filme: la narración pausada; los diálogos existencialistas; la escenografía minimalista; la inolvidable banda sonora compuesta por Arcade Fire que nos transporta a ese mundo irreal cada vez que la escuchamos de nuevo (y que estarás escuchando si has seguido mi consejo); y un Joaquin Phoenix que tan pronto te arranca una carcajada como te inspira lástima o sientes ganas de abrazarlo porque es tan adorable.

Así pues, resulta inevitable dejarse llevar por esa dulce tristeza que transmite ‘Her’ y vivir la historia de amor de sus protagonistas con el pañuelo en la mano en lugar de mirar la pantalla con la boca abierta porque no acabamos de entender como un romántico empedernido puede estar saliendo con un robot (por mucha inteligencia artificial y personalidad que éste tenga).

Él (him)

Al fin y al cabo, ‘Her’ cuenta un romance con todas las etapas y situaciones propias del género: la conexión inicial, las primeras risas, los celos, las peleas, las segundas oportunidades e incluso el sexo. Una escena, por cierto, tremendamente provocativa e irreal, pero rodada con mucho acierto con un necesario fundido a negro que, como a los personajes, nos permite que nos olvidemos de los detalles (poco creíbles) para empaparnos de las emociones.

Mejor en palabras

Ahora, ya sumergidos de lleno en la historia, sólo falta creernos ese romance increíble. Con la interpretación de Joaquin Phoenix y la voz de Scarlett Johansson resulta, sorprendentemente, muy sencillo. Porque él dota de ternura y pasión a su personaje y ella, en el que es posiblemente el mejor papel de toda su carrera (y por el que ha recibido, entre otras, nominaciones a los Critic’s Choice y los premios de la crítica de Chicago), revela un amplio espectro de emociones en su voz: excitación, alegría, tristeza, duda, comprensión… Y consigue que el espectador entienda por qué Theodore (Phoenix) se enamora tan enloquecidamente de Samantha.

Ella (her)

Cotidiano

En realidad, ‘Her’ convence tanto porque consigue hacer de algo tan estrafalario como una relación con una computadora una situación aceptada y casi cotidiana (Theodore no es el único que se ‘engancha’ a la compañía de su aparatito). Y, al mismo tiempo, el guión de Spike Jonze contiene una pequeña dosis de crítica social (ya nadie se escribe de verdad, ya nadie habla por la calle) y material de debate (¿cuáles son las consecuencias de crear robots cada vez más inteligentes?), así como breves pizcas de humor (¿un gato muerto en la mesilla? ¿en serio?). Todos esos elementos añaden el plus necesario para que hablemos de ‘Her’ como de una joya de la gran pantalla.

No sé cuántos premios cosechará el próximo 2 de marzo, ni si este será el empujón definitivo para el a veces incomprendido Spike Jonze, pero lo que no puedo negar es que ‘Her’ ya ha conseguido algo: conquistar mi corazón.

Amy Adams también tiene ocasión de brillar

Eso. Y que, por tercera vez en los últimos dos años (la primera con ‘Los vengadores’ y la segunda con ‘Don Jon’) admire el trabajo de Scarlett Johansson.

Nota: 8 / 10

Para recordar:

  • Lo arriesgado de la apuesta. 
  • La dulzura de Joaquin Phoenix.
  • Que Scarlett Johansson deje huella usando sólo su voz.
  • Que Amy Adams aproveche al máximo sus pocos minutos en pantalla, demostrando por qué es una de las actrices más solicitadas de su generación.

Para olvidar:

  • La media hora final no era necesaria
  • Verla doblada significa perder la mitad de su encanto.