Resulta difícil creer que la misma persona que dirigió las brillantes ‘Sospechosos habituales’ y ‘X-Men 2’, donde cada plano y cada línea de diálogo tenía su sentido y cada escena superaba en tensión y emoción a la anterior, esté detrás de una película tan irregular como ‘Jack el caza gigantes. Y mira que cuenta con un actor protagonista solvente, Nicholas Hoult; unos secundarios de lujo, Ewan McGregor y Stanley Tucci; y la oportunidad que supone estrenar el filme en pleno furor por los cuentos infantiles. A pesar de ello, el trabajo de Bryan Singer con la historia de las judías mágicas es más bien mediocre. De hecho, dudo que muchos se acuerden aún de esta película que fue estrenada hace unos tres meses.

Los gigantes

‘Jack el caza gigantes’. (Jack the Giant Slayer). 2013. EE. UU.
Dirección:
.
Guión: Darren Lemke, Christopher McQuarrie y Dan Studney.
Reparto: Nicholas Hoult, , , , y .
Un joven agricultor abre sin darse cuenta una puerta entre nuestro mundo y
una temible raza de gigantes.

Libres por primera vez en siglos, los gigantes tratan de
reclamar la tierra que perdieron en su día
, obligando a Jack a librar la batalla de su vida para detenerles.

‘Jack el caza gigantes’ arranca con buen pie. Presenta una historia fantástica en un universo de cuento medieval con un protagonista, Jack, que procede de una familia de granjeros pobres y una princesa, Isabelle, que quiere huir de las restricciones del castillo para vivir aventuras. Además, hay valerosos caballeros en armadura, un noble con intenciones malignas, un rey simpático y, por supuesto, unas judías mágicas que tienen el poder de crear una planta que lleva hasta el legendario mundo de los gigantes.

Con todos estos elementos, uno se prepara para disfrutar de una película de fantasía con épica, romance y humor. Pero en cuanto avanza la trama se da cuenta de que éste no será el caso.

Jack e Isabelle

A la historia de Jack le falta convicción. Sus creadores se limitan a seguir las normas no escritas de cualquier ficción medieval enfocada a todos los públicos sin preocuparse por entender a los personajes, explorar sus relaciones más allá de dos escenas o crear momentos con cierta intensidad. Y lo hacen porque no creen en su relato, y eso se nota.

Así, si a los propios guionistas de la película y a su director parece costarles trabajo sumergirse en el universo de Jack y los gigantes, para los espectadores resulta aún más complicado.

Por eso, los acontecimientos del filme pasan rápido sin que nos dé tiempo a empatizar con Jack, a querer que su amistad con Isabelle llegue más lejos o a sentir lástima por los gigantes. Y sin emoción, lo único que vemos en la pantalla son una sucesión de persecuciones con más o menos interés, unos malos malísimos que generan cierta repugnancia y un montón de plantas interminables.

Ewan McGregor, listo para el horno

Al final, la sensación ultima es la de haber desperdiciado un montón de recursos en un relato soso y ejecutado sin apenas gracia. En mi caso, por ejemplo, he llegado hasta el final de la película únicamente por costumbre (nunca dejo un filme sin terminar), no porque me haya sentido atraída por la historia.

Lo dicho. Nadie diria que dirige Bryan Singer. Crucemos los dedos para que su siguiente proyecto, ‘X-Men. Días del Futuro Pasado‘ no tenga nada que ver con esto.


Nota: 4 / 10

Para recordar:

  • El prólogo que mezcla tres escenarios distintos. 
  • Nicholas Hoult, sin temor a los papeles protagonistas. 

Para olvidar:

  • El ya exagerado encasillamiento de Stanley Tucci en roles de villano, sobre todo sin muchas luces. 
  • La intervención de Ewan McGregor
  • ¿Eddie Marsan como uno de los mejores soldados de la Corte? ¡Venga ya!
  • Unos gigantes que, sinceramente, digitalmente parecen que fueron generados hace unos cuantos años.