Todavía recuerdo la tarde que descubrí ‘Parque Jurásico‘ en el cine en 1993, lo mucho que me gustó, los sustos que me llevé y la de veces que volví a verla en casa en una cinta VHS. Creo que por entonces la consideré mi película preferida y memoricé los nombres de todos los dinosaurios que aparecían en ella. Recuerdo también que poco después devoré las novelas originales de Michael Crichton e incluso puede que se me pasara por la mente convertirme en paleontóloga… (a los 11 años somos extremadamente vulnerables). Pero también reconozco que tras la fallida secuela ‘El mundo perdido‘ desapareció mi interés por el parque temático de John Hammond y sus habitantes. Como supongo que hizo la mayoría. Hasta ahora.

Jurassic World‘ ha recuperado la saga de la mejor manera posible, rindiendo un sonoro homenaje al filme que la inició en 1993. Porque la película que dirige Colin Trevorrow no es una secuela más sin interés ni novedad, como las dos anteriores; sino toda una revisión del clásico pensada para nostálgicos pero que convencerá también a los amantes de la aventura que quieran unirse al club.

Jurassic World

En poco más de un mes ‘Jurassic World’ se ha convertido en la cuarta película más taquillera de la historia. Y no debería de extrañarnos. En plena efervescencia por los remakes del cine con el que crecimos, una secuela aparentemente digna de la magnífica e impactante ‘Parque Jurásico’ parecía necesaria. Y aunque el filme de Trevorrow no se acerca en absoluto a la consideración de obra maestra -aunque sí entretiene lo suficiente para mantener la emoción hasta el plano final-, cumple el objetivo.

22 años después del debut en el cine de los Velociraptores y el Tiranousario Rex ‘resucitados’ en laboratorio, la cultura popular vuelve a inundarse de dinosaurios.

Jurassic World

Bienvenidos al Parque

La clave del éxito de ‘Jurassic World’ radica en que, por primera vez en la franquicia, el famoso parque temático está abierto y en pleno funcionamiento, dejando atrás las aburridas expediciones a Isla Sorna que definieron la trama de ‘El mundo perdido’ y ‘Parque Jurásico III. Conocer cómo se ha llevado a cabo tras los hechos acontecidos en la ficción dos décadas atrás y descubrir qué queda del parque de entonces es aliciente suficiente para correr al cine a ver la película. Sobre todo si, como yo, disfrutaste tanto de la primera historia.

Pero la nostalgia y la curiosidad no son las únicas razones que garantizaban el éxito de este cuarto capítulo. ‘Jurassic World’ copia el desarrollo argumental de ‘Parque Jurásico’ y, pese a la ausencia (relativa) de sorpresa, atrapa por ese mismo motivo. Si funcionó una vez…

Jurassic World

Estos humanos no aprenden

En resumen, el filme de Colin Trevorrow, como el de Steven Spielberg, presenta un parque temático exagerado y sin límites morales donde un fallo de seguridad -o el instinto de supervivencia de los animales- detona una estampida masiva que deriva en una serie de muertes violentas. Entre los personajes principales y secundarios, el espectador sabe, como sabía entonces, que muchos de ellos acabarán entre las garras -y los colmillos- de las bestias.

Los héroes son un experto escéptico –Chris Pratt ahora, Sam Neill en 1993-; su valiente compañera de aventuras –Bryce Dallas Howard ahora, Laura Dern entonces-; y una pareja de hermanos -Gray y Zach ahora, Tim y Lex en los 90-.

Bryce Dallas Howard y Chris Pratt en Jurassic World

Mientras que en el bando animal, el protagonismo se lo reparten los Velociraptores, el Tyrannosaurus Rexel mismo de ‘Parque Jurásico’, por cierto- y un nuevo personaje, el Indominus Rex. Porque, como bien dice el personaje de Bryce Dallas Howard en un momento de la cinta, la des-extinción de dinosaurios ya ha dejado de ser una sorpresa y había que ofrecer algo nuevo.

Eso nuevo es un reptil inédito surgido del cruce entre distintas especies animales y que promete ser más fuerte, temible e inteligente que el resto -como cualquier secuela-. Y que, como sus antecesores en la franquicia, sembrará el pánico en la isla costarricense.

Pese a ofrecer argumentos similares -e incluso escenas-, existen, por supuesto, diferencias entre ‘Jurassic World’ y ‘Parque Jurásico’. Colin Trevorrow no cuida el detalle y la narrativa del plano tanto como Spielberg, los destellos de humor a veces se sienten forzados y los personajes apenas están perfilados.

Jurassic World

Falta profundidad

En ese sentido, Chris Pratt defrauda dando vida a un héroe con tan poco carisma -y que, de hecho, se podría considerar hasta personaje secundario- que cuesta creer que se trate del mismo actor que encarnó a Starlord en ‘Guardianes de la galaxia‘ (2014). Es más, salvo la Claire de Bryce Dallas Howard y el Lowery de Jake Johnson, el resto de personajes suscitan muy poco interés, sobre todo los niños. Y Vincent D’Onofrio, Omar Sy e Irrfan Khan están muy desaprovechados.

De ahí que por mucho que esté recaudando en taquilla, ‘Jurassic World’ no sea una maravilla, precisamente.

Al final no podemos evitarlo

Pero tiene ritmo, interés y es un espectáculo para conocidos y ajenos del mundo jurásico. Y, sobre todo, sirve de homenaje –las referencias son numerosísimas- a una de las películas que más nos hicieron soñar allá por los 90.

Está claro que los dinosaurios siguen llamándonos mucho la atención y los compases de la inolvidable banda sonora de John Williams que suenan a la llegada de los niños al parque hacen el resto para que nos dejemos atrapar por este viaje nostálgico y adrenalítico.

Bryce Dallas Howard en Jurassic World


Nota: 6 / 10

Para recordar:

Las referencias a ‘Parque Jurásico’ 

Comprobar cómo es el parque temático 

El revuelo en Internet que ha causado la pose de ‘domador’ de Chris Pratt o los tacones de Bryce Dallas Howard. Perfecto para entretenerse después de ver la película

Para olvidar:

Los personajes son demasiado planos

Los niños en peligro aburren