La habitación‘ (2015) resulta tan impactante y conmovedora que cuesta desprenderse de su recuerdo, aun semanas después. La cinta es lo que se conoce como película pequeña (por su presupuesto y sus pretensiones) pero el calificativo ‘pequeña’ se antoja extraño cuando vemos cómo hace sombra a producciones mucho más ambiciosas como ‘El renacido‘ (Alejandro G. Iñárritu) o ‘El puente de los espías‘ (Steven Spielberg).

El filme que dirige Lenny Abrahamson irrumpió con fuerza en la carrera por el Oscar, con cinco candidaturas, incluidas dos bien merecidas a director y película. Finalmente fue la actriz Brie Larson quien se llevó el premio por su interpretación de esa madre que debe criar a su hijo en la minúscula habitación a la que ha sido confinada tras un secuestro. El reconocimiento de Larson fue uno de los muchos galardones justos que se entregaron la noche de los Oscar. Pero, como casi todo, hay algo que podemos objetar. Y es que Brie Larson no es el pilar de ‘La habitación’, ese papel corresponde al niño Jacob Tremblay. Un jovencísimo actor que, de haber tenido la Academia de Hollywood el valor suficiente para nominarlo, hubiera sido el más digno vencedor del Oscar al mejor actor principal.

“- You’re gonna love it
– What?
– The world”
(Te va a encantar / ¿El qué? / El mundo)
Ma y Jack (Brie Larson y Jacob Tremblay)

A sus 9 años, Jacob Tremblay se ha convertido en la revelación y la sensación de la temporada de premios. El rey de la alfombra roja, el intérprete que más miradas atrae, el que más momentos deliciosos protagoniza… Este niño tiene desparpajo de sobra para que a medio Hollywood se le caiga la baba con él. Lo comprobamos en la gala de los Critics’ Choice Awards, durante su discurso al recibir el galardón al mejor actor joven; y también la noche de los Oscar, en la que protagonizó varios momentos muy tiernos que se han hecho virales.

El talento de Tremblay ante las cámaras es, por tanto, innegable. Pero es que en ‘La habitación’ ofrece una de las interpretaciones más brillantes de la temporada, si no la mejor. Jack, el niño al que da vida, es el verdadero protagonista de esta historia, el que guía al espectador por los distintos acontecimientos que se suceden y por las reacciones que estos le provocan. Es quien sorprende, emociona, divierte, cautiva…  Brie Larson hace un trabajo excepcional, no me entendáis mal, pero el pequeño Tremblay le roba el protagonismo en cada escena que comparten, y son la mayoría.

Jacob Tremblay en La habitación

Contada por un niño

Lenny Abrahamson cuenta en ‘La habitación’ el relato de un niño que se enfrenta primero al particular mundo de su minúscula habitación, el único que conoce, y más tarde al complicado e inmenso mundo real.

El gran acierto de ‘La habitación’ -aparte, por supuesto, de la elección del reparto- es que huye del morbo de la historia para centrarse en la conmovedora relación entre madre e hijo. La película, que adapta la novela homónima de Emma Donoghue, nos presenta a Ma y a su pequeño Jack. Ella fue secuestrada 7 años antes y encerrada en una habitación de la nunca ha podido salir desde entonces. Allí dio a luz a Jack y entre esas cuatro paredes es donde el pequeño ha aprendido a hablar, a caminar y a entender el mundo a su manera.

Jacob Tremblay y Brie Larson

Un pequeño espacio amplio

Es curioso cómo en la primera parte de la película, cuando la acción transcurre en la habitación, ese espacio parece lo suficientemente amplio para que en él vivan dos personas. La cama, el armario, la bañera… parecen estancias distintas dentro de una misma estancia. Ese tramo del filme es, también, el más interesante, ingenioso y emotivo, y en el que tanto Brie Larson como Jacob Tremblay tienen sus momentos clave para lucirse.

Más adelante ‘La habitación’ se transforma en otra cosa pero mantiene la misma capacidad para conmover que desde el minuto uno, gracias a que la historia sigue contándose desde la perspectiva del pequeño Jack.

‘La habitación’ habla de madres e hijos, de inocencia, de la capacidad del ser humano para sobrevivir y de la habilidad para superar obstáculos cuando se tiene el apoyo de otra persona.

Conmovedor, ingenioso, contenido, el filme de Lenny Abrahamson se ha colado entre los títulos imprescindibles del año de forma indiscutible, porque se trata de una película que pide nuevos visionados, revisiones de escenas y que deja tal impacto que, como comentaba al principio, resulta complicado desprenderse de su recuerdo.

Brie Larson en La habitación


Nota: 9 / 10

Para recordar:

El planteamiento de la historia.

La dirección de Lenny Abrahamson

La fuerza de Brie Larson.

La naturalidad de Jacob Tremblay.

La canciónThis will destroyque interpreta Brie Larson

La banda sonora de Stephen Renniks

Que no hayamos visto una historia similar en el cine

Para olvidar:

Que tristemente existan casos reales similares.