Cuando unos extraterrestres que no vemos invaden la Tierra en ‘La guerra de los mundos‘, muchos espectadores vivimos con Tom Cruise momentos de verdadera angustia. Cuando el ataque alienígena se produce en ‘La hora más oscura‘, no se nos pone ni un solo pelo de punta. Ésa es la diferencia entre una buena película de invasiones, la de Steven Spielberg, y una mala, la dirigida por Chris Gorak. ‘La hora más oscura’ no sólo carece de tensión, sino que, además, desperdicia el atractivo de su premisa -la huida de unos seres invisibles en una ciudad desconocida- con clichés y personajes súperplanos. Como si con seguir los cánones de la ciencia-ficción bastara para crear un filme interesante.

Los héroes, a la huida

La hora más oscura‘. 2011. Estados Unidos.
Dirección: Chris Gorak.
Guión: Jon Spaihts.
Reparto: Emile Hirsch, Olivia Thirlby, Max Minghella, Rachael Taylor,
Joel Kinnaman y Veronika Ozerova.
Una invasión alienígena letal pilla a cuatro jóvenes norteamericanos de fiesta en Moscú. Juntos intentarán encontrar una salida del país mientras esquivan los ataques de unos seres que no pueden ver.

La principal falla de ‘La hora más oscura’ no es la superficialidad de su argumento, su falta de dramatismo o el hecho de que sus protagonistas generen interés nulo. El principal problema es que cualquiera que haya visto un par de cintas de ciencia-ficción y persecuciones puede adivinar qué va a suceder a continuación. Hasta los personajes parecen llevar escrito en la frente su número de orden para morir -sí, hay muertes, creo que eso no es ningún espoiler-.

La primera víctima del ataque

Para colmo, muchas de esas escenas mil veces vistas, como el inicio de un romance o el discurso patriótico de turno, no pegan en esta película. Además, los héroes son muy héroes al estilo norteamericano, y los rusos, que son los otros, muy extravagantes. Por lo que no puedo evitar preguntarme para qué situar la acción en Moscú si vas a contar una historia al estilo de Los Ángeles.

Menos mal, eso sí, que estos invasores dan algo de miedo, aunque únicamente durante los primeros 30 minutos.

Nota: 3 / 10

Para recordar:

Olivia Thirlby y Emile Hirsch
  • El planteamiento de la historia: un grupo de jóvenes perdidos en una ciudad desconocida y perseguidos por asesinos invisibles. 
  • La manera de matar de los invasores sorprende visualmente, pero sólo las dos primeras veces.
Para olvidar:

Benditas bombillas
  • Los personajes
  • La estupidez de ciertas partes del guión: ¿Qué sentido tiene encontrar la embajada? ¿Por qué la electricidad se va con la llegada de los alienígenas pero luego es el único medio que alerta de su presencia? ¿Por qué los combatientes rusos hacen caso del mocoso americano?

¿Qué hubiera sido si…

el argumento se hubiera centrado en esas primeras horas que los protagonistas viven encerrados?