La Segunda Guerra Mundial es uno de los contextos más recurridos en el cine. Ha servido de escenario a tragedias personales (‘El pianista’), épicas hazañas (‘Resistencia’), historias de aventuras (‘Indiana Jones y la última cruzada’), thrillers políticos (‘Valkiria’), gamberradas de cineastas con un estilo muy personal (‘Malditos bastardos’) e incluso cintas de terror (‘Zombis nazis’). Ahora, también, da para la trama de una niña amante de los libros que se ve obligada a crecer en la Alemania del conflicto, entre el rechazo a los judíos y los bombardeos constantes. La ladrona de libros‘ cuenta un preciosa historia apta para todos los públicos que coquetea con la fantasía y suaviza la tragedia de la guerra con el fin de acercarnos unos personajes que se hacen querer con facilidad.

Sophie Nélisse es la ladrona de libros

‘La ladrona de libros’ (The book thief). Reino Unido, Alemania. 2013.
Dirección:
Guión: , a partir de la novela de Markus Zusak.
Reparto: , , , y .
Liesel vive con una familia de acogida en la Alemania de la Segunda Guerra
Mundial
. Con ellos aprenderá el valor de las palabras, cultivará su pasión por los libros y conocerá a Max, un joven judío que se esconde en su sótano de una muerte segura.

La protagonista de ‘La ladrona de libros’ es Liesel, una joven que pasa de niña huérfana y analfabeta a adolescente enamorada de las palabras en la temporada que vive con los Hubermann, el matrimonio que la acoge poco antes de que estalle la Segunda Guerra Mundial. Durante ese tiempo, Liesel aprende a leer, acepta a sus nuevos progenitores, se enamora, hace un buen amigo y pone en peligro su vida y la de su familia por ayudar a Max, el joven judío que esconden en el sótano.

Max se convierte en el hermano que Liesel perdió años atrás y también en su confindente, y juntos comparten la pasión por los libros que les hace más llevadero el paso de unos años dificílimos para todos.

Max y Liesel, amistad en el sótano

Pero el peso de la trama recae, como digo, en Liesel. Una desconocida Sophie Nélisse le da vida con soltura y delicadeza, haciendo de su interpretación lo mejor de la película. La joven se apoya en dos grandes del celuloide británico como Geoffrey Rush y Emily Watson, en incluso en la frescura del pequeño Nico Liersch, y juntos aportan el alma a una historia concebida para arrancar sonrisas y provocar lágrimas. Y cuando esos efectos se consiguen a través de un buen trabajo en todos los niveles (actoral, guión, musical, ambientación…), la sensación final es la de enorme satisfacción.

La primera película relevante para la gran pantalla de uno de los realizadores habituales de ‘Downton Abbey’, Brian Percival, es un acierto en el plano dramático ya que derrite corazones con la triste historia de los Hubermann, pero también en el aspecto técnico. Sin ir más lejos, la bonita banda sonora creada por el maestro John Williams ha cosechado infinidad de premios incluida una nominación para los próximos Óscar.

Geoffrey Rush es, de nuevo, el más simpático del grupo

Sin embargo, a pesar del atractivo de la historia, la cercanía de sus personajes y ese ambiente de cuento que invita a sumergirse de lleno en la calle Heaven, ‘La ladrona de libros’ no termina de alcanzar el estatus de cinta memorable.

Quizás porque el papel de la muerte como narradora no encaja bien en la trama (a pesar de que es la artífice de una de las escenas más inolvidables); o porque a la amistad entre Liesel y Max no se le dedica tanto tiempo como uno esperaría; o porque la trama salta de un punto a otro sin detenerse en los detalles, y esas prisas por lo general son una mala elección.

Pero dejando a un lado los defectos que toda buena película tiene, ‘La ladrona de libros’ es un esperanzador cuento agridulce sobre una niña alemana en la Segunda Guerra Mundial. Un filme para dejarse llevar por los sentimientos y soñar con que, a veces, los milagros existen.

Incluso en la guerra se encuentran momentos para la risa
Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • El descubrimiento de Sophie Nélisse y la simpatía que desprende Nico Liersch
  • Geoffrey Rush y Emily Watson.   
  • La banda sonora de John Williams
  • La original, preciosa y muy triste escena del bombardeo

Para olvidar: 

  • El escaso protagonismo de Max.