Hace ya algún tiempo -15 años exactamente-, el actor Tom Hanks dirigió su primera película. Se llamaba ‘The wonders‘, relataba el salto a la fama de un grupo de jóvenes músicos y entretenía a base de historia y canciones pegadizas. Ahora repite rol con ‘Larry Crowne’, una comedia romántica sobre las segundas oportunidades que protagoniza junto a su amiga Julia Roberts, y que, al contrario de la anterior, ha supuesto un rotundo fracaso. A pesar de estar escrita por el propio Hanks y Nia Vardalos, nominada al Óscar por el guión de ‘Mi gran boda griega’, Larry Crowne‘ aburre sobremanera, sin que en ningún momento llegue a emocionarnos o a que empaticemos con sus personajes. No tiene ritmo, la trama se ve forzada, la música no acompaña y los personajes son detestables. En definitiva, si no fuera porque en ella figuran Hanks y Roberts, ‘Larry Crowne’ hubiera ido directa a la parrilla del sábado de Antena 3.


Nota: 3 / 10

Para recordar:

El anuncio del despido: frío y un tanto surrealista, la única escena que merece la pena ver de toda la película.

El discurso final de Larry Crowne sobre George Bernard Shaw / show de geografía: un acertado ejemplo de cómo debe redactarse una buena alocución.

Para olvidar:

Acción lenta, argumento poco claro, guión sin chispa y personajes planos.

El personaje de Talia (Gugu Mbatha-Raw): de tan ‘guay’ que pretende ser, resulta molesta.

La escandalosa facilidad con que se enamoran sus protagonistas, y la química ‘cero’ que transmiten.

Ese beso tan, tan…Directito que va a mi futura lista de los peores besos del cine…

Tom Hanks ya no convence como galán de comedias románticas.

El cartel de la película, que hace daño a la vista. Al menos, es acorde con el resto…