24 jóvenes que deben luchar a muerte en un programa de televisión. Sólo uno sobrevive, el resto debe morir. Con esta premisa, no es de extrañar la expectación que ha levantado ‘Los juegos del hambre‘, la adaptación del primer capítulo de una nueva saga fantástica destinada a reventar taquillas. Aquí ya no se habla de hechizos, aventuras en mundos mágicos o romances imposibles. No, la temática es más oscura: muerte, superviviencia y opresión. Sin embargo, aunque el argumento de ‘Los juegos del hambre’ resulta muy tentador, su desarrollo ofrece un resultado regular. Eso sí, entretenida lo es a raudales.

Jennifer Lawrence es Katniss Everdeen, la heroína de la historia

Los juegos del hambre‘ (‘The hunger games’). 2012. EE.UU.
Dirección: Gary Ross
Guión: Gary Ross, Suzanne Collins y Billy Ray
Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson,Wes BentleyWoody Harrelson,
Donald Sutherland, Stanley TucciLiam Hemsworth, Elizabeth Banks y Lenny Kravitz.
En un futuro lejano, la nación de Panem obliga a cada uno de sus doce distritos a
enviar un chico y a una chica para competir en los
juegos del hambre, que se celebran una vez al año. Se trata de un evento televisado en el que los ‘tributos’ tienen que luchar entre sí hasta que quede un único superviviente.
Katniss Everdeen se presenta como voluntaria cuando el nombre de su hermana pequeña sale elegido.

Imagino que muchos de aquellos que hayan leído la novela de Suzanne Collins no estarán satisfechos con la adaptación. Que si no han contado esto, que si han cambiado aquello… clásicas quejas en estos casos. Para mí, que no conozco el material original -de momento-, ‘Los juegos del hambre’ presenta de manera eficaz los elementos imprescindibles para seguir la historia. Bien es cierto que un poco más de contextualización hubiera permitido conocer mejor ese enigmático Panem distópico, uno de los principales atractivos de la historia, pero la información que se ofrece tampoco es escasa.

Además, los dos personajes principales, Katniss y Peeta, los ‘tributos’ del distrito 12, resultan lo suficientemente complejos como para que nos interesemos por su destino, hasta el punto de que, en realidad, sin ellos la película hubiera seguido otro camino bien distinto, convirtiéndose en una superproducción anodina y plana.

Elizabeth Banks y Jennifer Lawrence

Por otra parte, el desarrollo de la trama en la primera mitad del filme mantiene su enorme atractivo sin problemas, gracias, sobre todo, a esa dualidad entre la ética y la frivolidad de un concurso de televisión letal. Es en ese tramo, en el que los ‘tributos’ se preparan para su gran prueba, cuando la tensión alcanza sus cotas máximas.

Sin embargo, y he ahí el escollo de esta cinta, una vez que los ‘tributos’ saltan al ruedo, la historia torna en la típica persecución falta de ingenio, dramatismo e incluso credibilidad. Opta por jugar al perro y el gato en lugar de explorar las implicaciones de la partida -hay que matarlos a todos-. En otras palabras, el concurso en sí no merece la tensión y la emoción que le precede.

No obstante, a pesar de ese resbalón en la buena calidad del filme, ‘Los juegos del hambre’ sigue resultando entretenida y en cierto modo adictiva en esa segunda parte.

Lenny Kravitz, Woody Harrelson y Josh Hutcherson

Si no fuera por Jennifer Lawrence, el resultado hubiera sido bien distinto. La joven actriz dota de carisma, empatía y fuerza a un personaje que no sólo ostenta el protagonismo de esta historia, sino que liderará la más que probable saga fílmica. Su buen trabajo interpretativo es, por tanto, necesario para el éxito de las películas.

En cuanto a Josh Hutcherson, el otro héroe de la historia, el actor tiene los suficientes registros para interpretar a un personaje que, a mi parecer, esconde algo. Es decir, que uno no se fiaría de él a simple vista.

Juntos, Lawrence y Hutcherson forman una pareja sobre la que inevitablemente quieres saber más, lo cual es un gran logro teniendo en cuenta que ya se está preparando la continuación de ‘Los juegos del hambre’, ‘En llamas’.

Jennifer Lawrence y Josh Hutcherson

El resto de los personajes no merecen mención porque su intervención es prácticamente anécdotica. De hecho, incluso resulta irrisorio el villano interpretado por Alexander Ludwig o el poco provecho que se le saca a Toby Jones.

En términos generales, ‘Los juegos del hambre’ parte de una premisa que sugiere emoción, drama y mucha tensión, al tiempo que invitar a indagar en cuestiones filosóficas; una premisa que aprovecha sólo en parte. El resultado final, no obstante, es un filme entretenido y ágil que, aunque podía haber sorprendido más, no resulta decepcionante.

Nota: 6 / 10
Para recordar:

Stanley Tucci y Jennifer Lawrence
  • Jennifer Lawrence.  
  • La crítica sutil a la exageración y el morbo televisivos.
Para olvidar:

¡A jugar!
  • Lo soso que resulta el ‘juego’ frente a las expectativas que, al menos en mi caso, había generado. 
  • La descripción ‘ultrarrápida’ de cada uno de los contrincantes: ni que fueron meros extras.
  • Ese montaje acelerado en las escenas de acción que no deja ver nada.