La pasión que despiertan en mí las historias de la novelista Jane Austen ha quedado patente, a lo largo del tiempo, tanto en este blog como en Spoilercat, ya que no desperdicio la ocasión para poner de relieve la magia que desde hace doscientos años transmiten los romances ideados por la autora británica. Por eso, o quizás pese a ello, confiaba en esa vuelta de tuerca que confunde los educados coqueteos del siglo XIX con el horror de un apocalipsis zombi. Al fin y al cabo, la historia de Elizabeth Bennett y Darcy es imperecedera y por ello tan encajable en un filme de época como en una comedia romántica moderna o incluso en una cinta de terror. En este caso, además, la propuesta venía precedida por una novela de éxito.

Sin embargo, el trabajo que escribe y dirige Burr Steers ofrece un desaguisado que atenta tanto contra la obra de Jane Austen como contra el cine de terror. El encaje de los dos géneros presenta muchas, muchísimas fisuras, con lo que Orgullo + prejuicio + zombies‘ (2016) falla al intentar crear una historia compacta, quedándose el espectador (al menos en mi caso) con las ganas de haber visto el romance decimonónico sin los zombis o bien los zombis sin el romance.

“My daughters are trained for battle, sir, not the kitchen” 
(Mis hijas están enetrenadas para la batalla, señor, no para la cocina)
Mr Bennett (Charles Dance)

Si la trama apocalíptica hubiera seguido una dirección más clara y las motivaciones de los personajes se hubieran explicado mejor (en ese sentido el tercio final es un desastre), ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ podría haber convencido porque realmente habría ofrecido algo distinto, coherente pero distinto.El planteamiento de ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ es ingenioso, arriesgado y en consecuencia atractivo. De ahí que fuéramos muchos quiénes esperábamos con ilusión esta revisión del clásico de la literatura romántica escrito por Jane Austen, más que nada porque descubrir otros puntos de vista siempre resulta interesante. Lo que no queríamos era una combinación mal equilibrada donde la entrada en escena de los no muertos resultara molesta, y eso, lamentablemente, es lo que ofrece Burr Steers.

Pero no es el caso. Salvo en la introducción, donde un juego de imágenes describen de forma amena la historia de Inglaterra adaptada a este relato, en el resto de la película la existencia de los zombis sólo tiene la relevancia de un recurso que sirve para interrumpir a los personajes en momentos determinados (un baile, una huida al bosque…).

Orgullo + prejuicio + zombis

En el fondo, nada nuevo

Así, lo que vemos en pantalla es una repetición más de la historia, de sobra conocida, que cuenta ‘Orgullo y prejuicio’, pero una donde los no muertos suponen una molesta interrupción.

Es más, cuando el filme quiere centrarse en ellos, como en el tramo final, se hace visible que ese argumento carece, valga la redundancia, de argumento (¿qué pintan los jinetes del Apocalipsis? ¿Por qué la abstinencia si luego caen en la tentación a la mínima? ¿Por qué algunos personajes que parecen haber sido mordidos son después ignorados?)

Supongo, y no sé si a algún internauta curioso se le habrá ocurrido como vídeo para YouTube, que si elimináramos la trama de terror de la cinta el resultado final no sufriría en exceso, lo que prueba las debilidades de esta estrambótica combinación de géneros.

Matt Smith en Orgullo + prejuicio + zombis

Guerreros

Lo único que personalmente agradezco a ‘Orgullo + prejuicio + zombis’, aparte del hecho de recuperar una historia que como decía al principio me apasiona, es el carácter guerrero de sus protagonistas. Tanto Elizabeth Bennett como Mr Darcy ganan en atractivo como héroes de acción. Verles aniquilando zombis con destreza redunda en el carácter combatiente que ya tenían los personajes en la versión original.

Además, el casting de Lily James y Sam Riley es todo un acierto: resultan de sobra convincentes y eso que Keira Knightley y Matthew Macfadyen dejaron el listón muy alto en la versión (convencional y por cierto maravillosa) de 2005.

El resto del reparto, sin embargo, no llama la atención, salvo, eso sí, la comicidad de Matt Smith como Parson Collins. Lena Heady, por su parte, roza el absurdo como esta Lady Catherine disfrazada de heroína de guerra.

Lily James en Orgullo + prejuicio + zombis

Resultado negativo

En resumen, y teniendo en cuenta mi predisposición inicial para disfrutar de un clásico del romance salpicado de no muertos, ‘Orgullo + prejuicio + zombis’ supone una decepción. Habrá a quien le satisfaga, por supuesto. Tiene suficientes escenas de lucha y vísceras para divertir a la audiencia que se basta con esos ingredientes. Y también repite suficientes elementos de la trama de Jane Austen (algunos diálogos están extraídos directamente de la novela) para mantenernos entretenidos al resto.

Pero la suma de las dos partes da un resultado negativo.

Sam Riley y Douglas Booth son Darcy y Bingley


Nota: 4 / 10

Para recordar:

El prólogo que cuenta la historia de la Inglaterra zombi

Que aun tratándose de una revisión horrorosa -en todos los sentidos- del clásico, Lily James y Sam Riley encarnen a unos creíbles Elizabeth Bennett y Mr Darcy

Para olvidar:

La multitud de agujeros que presenta la trama zombi: no tiene pies ni cabeza

La absurda rapidez con que suceden y se aceptan ciertos acontecimientos: la huida de Wickam, el enfrentamiento final, el refugio en Rosings Park…