Philomena Lee ocultó durante 50 años que había tenido un hijo y que este había sido dado en adopción por las monjas con la que convivía. Una vez desveló el secreto, decidió dar con su paradero y para ello contó con la inestimable ayuda de un periodista en crisis. Esta historia real da forma al nuevo trabajo del director Stephen Frears, quien crea una bonita película emocionante y amena con destellos de humor y una Judi Dench espléndida. ‘Philomena’ es un melodrama agradable y un filme que no decepciona, a pesar de lo que alguno pueda imaginar al comprobar que de sus 4 nominaciones al Óscar ninguna se ha convertido en premio.

‘Philomena’ es una de esas películas de factura impecable, que cuenta una historia sólida y presenta interpretaciones memorables. Es decir, se trata de una buena película de calidad indiscutible. Sin embargo, el relato de esta mujer que busca a su hijo perdido apenas impresiona por su falta de sorpresa y riesgo, por lo que parece destinado a parar en el cajón de los filmes bonitos que son fácilmente olvidables.

Sin embargo, no es así. Y no lo es gracias a tres nombres: uno, Judi Dench, que a sus 70 años demuestra por qué es una de las actrices británicas más solicitadas; y dos y tres, Steve Coogan y Jeff Pope, autores del guión que logra combinar con éxito drama y humor para crear no sólo un personaje tremendamente adorable y atractivo, el de Philomena Lee, sino también para hacer de este relato sin grandes sorpresas una entretenidísima historia dispuesta a hacerte emocionar.

Philomena

El guión de ‘Philomena’ es, por tanto, la herramienta que hace de la película de Stephen Frears una cinta recomendable para todo tipo de público. El filme engancha por la intriga de esa búsqueda de una persona desaparecida hace medio siglo y también por la química en pantalla de la que hacen gala el dúo protagonista, Judi Dench y un Steve Coogan sorprendente en su primer papel dramático.

Luego, a medida que el misterio va desvelándose, el relato afronta la complicada tarea de mantener el interés con un mayor protagonismo de las emociones de los personajes, mucho humor y la acertada elección de desterrar la sobreexposición del potencial melodramático del desenlace de la historia para optar por una emoción comedida que deja mejor sabor final de boca.

Así, ‘Philomena’ es un drama moderado y sencillo, plagado de detalles que lo hacen más grande. En manos de otros artistas, la historia de esta valiente mujer que se enfrentó a su pasado sin importarle el resultado podría haber generado una película bien distinta, como un barato filme de sobremesa.

Pero con Stephen Frears, Judi Dench, Steve Coogan, Jeff Pope y el músico Alexandre Desplat que una vez más deslumbra con su composición, ‘Philomena’ es una digna merecedora de sus candidaturas a los Premios de la Academia y también de que tú la veas.

Una de las parejas del año: Steve Coogan y Judi Dench

 Nota: 7 / 10

Para recordar:

Judi Dench, carismática, adorable, emocionante.

La revelación de Steve Coogan como actor de drama.

El genuino humor del guión.

La banda sonora de, una vez más, Alexandre Desplat.

Para olvidar:

Que Alexandre Desplat estuviera más cerca que nunca de ganar un Óscar pero esta vez tampoco fuera posible.