Hay palabras que remiten inevitablemente a una época concreta. ‘RoboCop’ es, en mi caso, una de ellas, y me recuerda a los años 80 de las cazadoras vaqueras, la laca en el pelo y el cine de de aventuras para todos los públicos. La digo en mi cabeza con cariño, a pesar de que apenas recuerdo la película de 1987 que hizo popular el nombre. Por eso, el remake de aquella cinta que este año se ha estrenado en la gran pantalla no despertaba mi interés. Para mí RoboCop era un personaje del pasado, no un nuevo héroe de 2014. Sin embargo, y pese a las reticencias iniciales, he de admitir que el filme de José Padilha es una película de acción entretenida que atrapa incluso a quien es indiferente a los robots con mente humana.

Joel Kinnaman es el nuevo RoboCop

RoboCop‘. EE.UU. 2014.
Dirección: José Padilha
Guión: Joshua Zetumer,
Reparto: Joel KinnamanGary OldmanMichael KeatonAbbie CornishJackie Earle HaleyJennifer Ehle y Samuel L. Jackson.
En el año 2029, el policía Alex Murphy sufre un atentado y la multinacional OmniCorp utiliza su extraordinaria robótica para salvarle la vida. El policía se convierte entonces en un arma contra el crimen mitad humana mitad máquina.







‘RoboCop’ es, por tanto, un efectivo enganche al personaje para aquellos que eran demasiado jóvenes cuando la cinta original se programaba una y otra vez en las parrillas de las televisiones. Tiene acción, efectos visuales destacados y un argumento con sentido. Además de una estructura que intercala secuencias de la historia con fragmentos de un ficticio programa televisivo y que aporta cierta profundidad al guión, además de resultar llamativa.

La historia arranca con Alex Murphy, un policía rebelde que se dispone a destapar a una poderosa banda de mafiosos pero no sale bien parado. Es víctima de un atentado en el que pierde varias extremidades y sufre intensas quemaduras por todo el cuerpo. Una tragedia que le convierte en el sujeto idóneo para el proyecto de una multinacional que crea robots. Así, el policía se convierte en un robot con rostro y conciencia humanas pero sin control sobre su cuerpo de metal, que es monitorizado desde un laboratorio.

RoboCop y su ‘cuidador’, a quien da vida Gary Oldman

El origen del héroe

A partir de ese momento lucha contra el crimen con gran eficacia, aunque el villano de esta historia no es un criminal cualquiera, sino su propio creador. La clave dramática de la trama radica, entonces, en el origen del héroe, lo cual es un acierto y permite pensar en posibles secuelas si la película triunfa en taquilla, como así ha sido.

En esTe sentido, la presencia de la familia en el devenir de los acontecimientos aporta interés y ayuda a construir un personaje que con el desconocido Joel Kinnaman dándole vida no nos dice mucho. El chico lo hace bien, pero su RoboCop dista, de momento, de convertirse en una leyenda como el de Peter Weller.

Un matrimonio nada convencional

Quién más me ha convencido, al final, es Gary Oldman con un personaje secundario que aunque recuerda mucho al Jack Gordon de la trilogía de Batman, resulta convincente. Como también Michael Keaton en la piel de un villano.

En cuanto a Abbie Cornish, corre el peligro, como Oldman, de encasillarse, en su caso en el rol de sufrida pareja del héroe.

RoboCop en la… ¿robomoto?

No defrauda

En líneas generales, ‘RoboCop’ es una cinta más de acción que suple la falta de originalidad con una puesta en escena al menos sorprendente, y que aunque peca de personajes planos y desarrollo previsible, entretiene de principio a fin.


Nota: 5 / 10

Para recordar:

  • El debate que generan los fragmentos del programa de Novak.

Para olvidar:

  • Que los fragmentos del programa de Novak resulten más interesantes que la propia trama de la película.
  • La sensación de que Jennifer Ehle siempre interpreta el mismo papel (visto en ‘Contagio’ y ‘La noche más oscura’).