Después de que ‘Somewhere‘ ganara el León de Oro del Festival de Venecia en 2010, y de que todo el mundo hablara del filme como el descubrimiento de la joven actriz Elle Fanning, podéis imaginar mi interés por ver la nueva película de Sofia Coppola. Sin embargo, que haya tardado un año en estrenarse en nuestro país me resultaba sospechoso… Y ahora entiendo por qué. ‘Somewhere’ es una película no apta para todos los públicos: lenta, en ocasiones incluso aburrida, con apenas diálogos y la presencia del actor Stephen Dorff en prácticamente cada plano, ‘Somewhere’ puede ahuyentar a los espectadores más impacientes. En mi caso a punto estuvo de ser así. Admiro la dirección de Coppola, cómo muestra el vacío que sienten sus personajes a través de escenas inmóviles y anodinas, pero tengo la impresión de que con esta película ha pretendido realizar un ‘Lost in translation 2’ que no resulta tan divertido ni tan estimulante como el original, y precisamente por eso defrauda.

Stephen Dorff y Elle Fanning, padre e hija



 Somewhere‘, 2010. Estados Unidos.
Dirección y guión: Sofia Coppola.
Reparto: Stephen Dorff, Elle Fanning, Chris Pontius y Michelle Monaghan.
Johnny Marco
(Stephen Dorff) es un actor de Hollywood que lleva una vida de excesos mientras vive en el legendario hotel
Chateau Marmont de Hollywood. Entre
bebidas, chicas y coches rápidos, Johnny ha perdido todo
sentido de su verdadero ser. Hasta que su hija de 11 años, Cleo
(Elle Fanning), aparece inesperadamente.

‘Somewhere’ cuenta la historia de un actor de éxito que lleva una vida vacía y solitaria y que sólo consigue salir de ella cuando entra en contacto con su hija de 11 años, a la que, sin embargo, apenas conoce. El planteamiento resulta interesante, y más cuando vemos en el personaje de Johnny Marco un reflejo de la trayectoria profesional de Stephen Dorff, un actor que nunca ha terminado de brillar. No obstante, la trama se desarrolla de manera muy lenta -incluso tratándose de Sofia Coppola, una realizadora que se toma su tiempo en cada plano- y le falta emoción.

Por otro lado, son inevitables las comparaciones con ‘Lost in translation‘, el gran éxito hasta el momento de Sofia Coppola, por cuyo guión ganó el Óscar y el actor Bill Murray, dicho sea de paso, debería haber ganado el suyo. Admitámoslo, ambas cintas comparten muchos elementos:

  • Un actor que se siente perdido se encuentra a sí mismo en compañía de otra persona con la que pasa un tiempo: vecina de hotel en ‘Lost in translation’, su hija en ‘Somwhere’;
  • El actor en cuestión vive situaciones ridículas: la prostituta y la sesión de fotos en ‘Lost in translation’; el masajista y la periodista en ‘Somewhere’;
  • Además, participa en un programa de televisión de otro país en el que se siente perdido;
  • La acción de las dos historias transcurre en un hotel;
  • En ambas películas vemos al protagonista duchándose, viendo la televisión en un idioma que no comprende y relajándose en una piscina;
  • La declaración final, para colmo, apenas se oye en ninguno de los dos filmes, en ‘Lost in translation’ porque lo dice bajito, en ‘Somewhere’ debido al ruido de fondo.

Este último detalle, por ejemplo, arruina un momento supuestamente cargado de emoción, precisamente porque se trata de una fórmula repetida.

Pese a la lentitud de la historia y las similitudes con ‘Lost in translation’ -gran película, por cierto-, hay que agradecer a Sofia Coppola su buen hacer tras la cámara. Sus larguísimos planos carentes de acción y su predilección por lo cotidiano frente a lo extraordinario reflejan a la perfección el estado de ánimo de su protagonista. Magníficas son, por ejemplo, las dos primeras escenas: una carrera de coches y un striptease que, por muy llamativos que parezcan, aburren hasta al personaje de Stephen Dorff.

Él es el gran motor de ‘Somewhere’, pero, aunque no podemos reprochar nada a su actuación, sí que es cierto que carece del magnetismo necesario para que su sola presencia en pantalla nos enganche. De Elle Fanning, mientras tanto, se ha dicho que esta película supuso su revelación, pero, habiendo visto su siguiente trabajo, ‘Súper 8‘, su interpretación en ‘Somewhere’ se queda corta en comparación con lo que la joven puede ofrecer.

Nota: 5 / 10

Para recordar:

  • La química en pantalla entre Stephen Dorff y Elle Fanning.  
  • El encuentro con la periodista italiana a su llegada al hotel: el único momento realmente divertido de la película.

Para olvidar:
  • Que Sofia Coppola haya optado por repetir la fórmula que le dio éxito en el pasado en lugar de por innovar sólo un poquito.