Stoker es una de esas películas que desde el minuto 1 te sumergen en su particularísimo microcosmos, sepas de qué va la historia o no o te muestres más o menos interesado por sus personajes. El primer filme norteamericano del surcoreano Chan-woon Park resulta inquietante, perturbador y embelesa con su poesía visual. Quizás no se trate del guión más rompedor de la temporada o el filme más entretenido, pero te prometo que su visionado no te dejará indiferente.

Mia Wasikowska es una Stoker

Stoker‘. 2013. Estados Unidos.
Dirección:
Guión: Wentworth Miller
Reparto: , , , , y .
El día de su 18 cumpleaños, India Stoker pierde
a su padre en un accidente de tráfico. El hermano del difunto, al que ni ella ni su madre conocían, se presenta en el funeral e
India se ve entonces atraída por su misteriosa personalidad a pesar de que desconfía de sus intenciones.

El título ‘Stoker’ hace referencia al apellido familiar de los protagonistas: India (Mia Wasikowska), la joven introvertida que acaba de perder a su padre; su madre Eve (Nicole Kidman); y su tío Charlie (Matthew Goode), que ha llegado a sus vidas sin avisar y en el momento más difícil, el día del funeral del padre.

Pero excarvando un poco, uno se da cuenta de que Stoker significa algo más que un apellido, es la conexión que mantienen India y Charlie y de cuya existencia ambos se percatan enseguida. Una conexión que él anhela y de la que ella intenta huir a pesar de que no le resulta nada fácil. Y una conexión, también, que el otro vértice de esta historia, la ingenua Eve, decide ignorar por su propio bienestar.

Cine de autor

La naturaleza de ese nexo se mantiene oculta hasta bien avanzada la trama, generando una intriga que Chan-wook Park explota con planos estudiadísimos y mucho juego de miradas que hacen dudar al espectador de si ‘Stoker’ es un filme de terror, un thriller, un drama familiar o una película experimental.

Lo que está claro es que no se trata de una cinta de Hollywood al uso, por mucha Nicole Kidman que figure en su reparto y mucho Wentworth Miller, el actor de la serie de ‘Prison break’, que firme el guión. ‘Stoker’ es diferente y precisamente por eso, muy apetecible.

Gracias, insisto, a la labor de Chan-wook Park, que aporta ese toque oscuro y perturbador a una historia que, en otras manos, podía haber generado un filme muy anodino.

Una mirada dice más que mil palabras

En realidad, uno no sabe bien lo que está ocurriendo en la pantalla pero ello no le impide dejarse llevar por esos personajes tan misteriosos y magnéticos. Mia Wasikowska vuelve a demostrar después de su magnífica Jane Eyre que es una de las actrices con más potencial de su generación. Mediante unas pocas líneas de diálogo y mucha gestualidad contenida, se mete al espectador en su bolsillo al tiempo que transmite con éxito la atrayente dualidad de su personaje.

Matthew Goode, por su parte, sorprende con el magnetismo, la atracción y el terror que exhala su personaje, una combinación que, como su compañera de reparto, logra casi exclusivamente con la mirada.

Y Nicole Kidman resuelve con acierto un personaje destinado a resultar odioso y que encaja en la línea de roles secundarios en la que la actriz parece querer especializarse a partir de ahora.

Como colofón a un metraje ágil y absorbente, ‘Stoker’ finaliza con un desenlace imprevisible que acentúa la agradable sensación de haber visto una película Ppoco habitual.

Nota: 7 / 10

Para recordar:

  • El desasosiego que transmite. 
  • Mia Wasikowska, una de las actrices con más potencial de su generación. 
  • La mirada de Matthew Goode (dice Wentworth Miller que se inspiró en el actor para escribir el personaje).

Para olvidar:

  • La falta de detalle en el guión que podían haber dado más credibilidad y/o profundidad a la historia.