No os equivoquéis. Aunque las mujeres cada vez ocupen más puestos de liderazgo, tengan más ocasiones para hacerse oír y amplíen sus derechos, el feminismo aún tiene mucho camino por recorrer. Y El escándalo (Bombshell), la película que retrata la salida a la luz de los abusos sexuales en Fox News y la caída en desgracia de su presidente, Roger Ailes, es prueba de ello. Eléctrica, inspiradora y con una Charlize Theron que viene a recordarnos por qué es una actriz con Oscar.

No crying at Fox.

JESS CARR (KATE MCKINNON)

Año 2016. Presentadoras de televisión con el poder suficiente para plantarle cara al mismísimo Donald Trump durante su carrera a candidato republicano. Estrellas de la televisión que deciden qué cuentan en sus programas y cómo lo hacen. En apariencia, las mujeres en Fox News podían llegar tan lejos como los hombres. Pero en realidad, ni la escalada era real ni tenía el mismo precio.

Es lo que cuenta la película de Jay Roach, un thriller ameno y con buen ritmo que destapa cómo Roger Ailes sexualizaba a las mujeres de su cadena e incluso las acosaba y abusaba de ellas si tenía oportunidad.

La historia, contada también en la miniserie La voz más alta, con Globo de Oro para Russell Crowe, fue una de las primeras batallas que ganaron las mujeres contra los abusadores que se creían superiores a ellas. Y una de las más grandes, al llevarse por delante a un magnate de la televisión en una casa, Fox, de sello conservador.

El escándalo Bombshell

Más allá de lo interesante que resulte la trama, de su trascendencia o de su oportunismo, El escándalo (Bombshell) causa buena impresión. Sobre todo por sus actrices y también por ese estilo electrizante y moderno que encaja a la perfección con la celeridad de la televisión. Por un momento parece que estamos ante un nuevo filme de Adam McKay. De hecho, el guion lo firma Charles Randolph, ganador del Oscar por el libreto de La gran apuesta que escribió junto a McKay.

Razones para verla

Como no podía ser de otro modo, sus actrices son las grandes triunfadores en Bombshell. Charlize Theron y Margot Robbie completaron la ‘carrera perfecta’ en la temporada de premios —nominaciones a los Globos de Oro, SAG, Critics’ Choice y BAFTA— más la ansiada candidatura al Oscar. Y Nicole Kidman, aunque se quedó a las puertas de los grandes premios, sí fue mencionada por varias asociaciones de críticos.

Charlize Theron y John Lithgow

A Charlize Theron cuesta reconocerla en el primer avance de la película, ya que su transformación en la periodista Megyn Kelly es asombrosa. Y quizá por eso también es más difícil conectar con ella que con las otras dos actrices. Pero una vez te acostumbras y dejas de apreciar el efecto del maquillaje, resulta muy sencillo dejarse llevar por el carisma, la atracción y la confianza que destila la intérprete. No tiene grandes momentos para lucirse, pero su fuerza de presencia es tan grande que no los necesita.

Margot Robbie, en cambio, sí dispone de un par de escenas para desplegar su talento y demostrar por qué todos quieren trabajar con ella. Su personaje no es real, sino que se basa en la historia de muchas otras mujeres. Y Nicole Kidman, en la piel de la estrella Gretchen Carlson, hace uso, una vez más, de esa capacidad suya tan maravillosa de emocionarnos en apenas unos segundos.

Margot Robbie y Kate McKinnon

John Lighgow, Kate McKinnon, Allison Janney, Connie BrittonEl escándalo (Bombshell) supone, también, un desfile de caras conocidas del cine y la televisión con autorreferencias incluidas (los carteles de Hillary Clinton en el apartamento del personaje de McKinnon).

En defintiva, una propuesta sugerente, entretenida y de calidad para recordar por qué las mujeres siguen necesitando alzar la voz y defender sus derechos.

Nicole Kidman en Bombshell

Nota: 7 / 10

Para recordar:

El carisma de Charlize Theron

La cuarta pared

Para olvidar:

Se nos hace difícil creer que Roger Ailes tuvo tanto poder

La trama de Megyn Kelly parece estar metida con calzador