Los clásicos son clásicos porque cuentan historias eternas. Así de sencillo. Obras como ‘El Lazarillo de Tormes’, ‘El conde de Montecristo’ u ‘Oliver Twist’ tratan temas que siguen de actualidad siglos después de haberse escrito. Lo mismo le ocurre a las novelas románticas del siglo XIX, entre las que destaca ‘Jane Eyre’, de Charlotte Brontë. El relato de amor imposible entre la subordinada y su señor se ha trasladado al cine infinidad de veces, pero aún genera interés porque se trata, precisamente, de una historia eterna. Si a eso le añadimos una adaptación que recrea con acierto el ambiente gótico de la novela y unos personajes principales perfectos, el resultado es, sin duda, una gran película.

Mia Wasikowska es Jane Eyre

Jane Eyre‘. 2011. Reino Unido.
Director: Cary Fukunaga.
Guión: Moira Buffini, a partir de la novela de Charlotte Brontë.
Reparto: Mia Wasikowska, Michael Fassbender, Jamie Bell, Sally Hawkins y Judi Dench.
Jane Eyre (Mia Wasikowska) es una joven huérfana que entra a trabajar en Thornfield Hall como institutriz. Allí, en una mansión solitaria y misteriosa, conocerá al enigmático Sr. Rochester (Michael Fassbender), que esconde un terrible secreto. 

El ‘Jane Eyre de Cary Fukunaga es a la novela de Charlotte Bronté lo que el ‘Orgullo y prejuicio‘ de Joe Wright es a la de Jane Austen: la adaptación definitiva. Con las obras románticas del siglo XX, y, en general, con muchos clásicos de la literatura, suele tenderse a modernizar la historia ubicándola en la época actual o trasladándola a otros géneros como, por ejemplo, el cine de zombies. Sin embargo, por muchas vueltas que dé, el relato siempre acaba volviendo a su envoltura original, y es ahí donde realmente funciona.

La magia de ‘Jane Eyre’ surge de una protagonista que tiene deseos prohibidos para los de su clase, pero que se enfrenta al mundo como si esas distinciones sociales no existieran. El encanto de la historia viene dado por las restricciones de la época, que aportan aún más tensión al romance, y por ese ambiente oscuro que cuadra tan bien en la Inglaterra del siglo XIX.

¿Quién no se asustaría en un lugar así?

Los diálogos formalísimos, los bosques encantados, las mansiones vacías y la recreación de los trajes y peinados de la época hacen el producto aún más atractivo. Dignos de mención son, también, la fotografía de Adriano Goldman y la música de Dario Marianelli (ganador del Óscar por la banda sonora de ‘Expiación’). Pero no todo es envoltorio.

He de reconocer que desconocía el argumento de ‘Jane Eyre’ hasta que vi la película de Fukunaga. Quizás por eso, pero también por una narración que camina entre el misterio y el romance y unos personajes que nunca dejan claras sus intenciones, me sentí atrapada por la historia desde el primer momento.

Jane Eyre y el Sr. Rochestet

Las escenas que comparten Jane (Mia Wasikowska) y el Sr. Rochester (Michael Fassbender) contienen tanta tensión, anhelo y misterio que es prácticamente imposible no engancharse. Además, los dos actores crean aquí dos de sus mejores interpretaciones.

Por un lado, Mia Wasikowska es capaz de transmitir las emociones más profundas con gestos apenas perceptibles, como hace en cualquier de las escenas donde se entera de las idas y venidas del Sr. Rochester. Su Jane Eyre, frágil y fuerte al mismo tiempo, orgullosa y generosa a la vez, conquista enseguida al espectador. Por su parte, Michael Fassbender, el actor de moda de 2011, demuestra por qué suena tanto su nombre estos meses. Su Sr. Rochester es uno de esos personajes de los que es imposible apartar la mirada.

Además, como no podía ser de otra manera tratándose de un clásico de la literatura, Judi Dench tiene un papel con el que, como siempre, cumple a la perfección.

Judi Dench es la señora Fairfax

Nota: 8 / 10
Para recordar:
Michael Fassbender
  • Que historias tan poderosas y simples al mismo tiempo como ‘Jane Eyre’ nunca pasen de moda
  • Michael Fassbender: una sola mirada suya convierte a su personaje en uno de los más interesantes y misteriosos del cine romántico-histórico. ¿Por qué no se ha descubierto antes el magnífico actor que es? 
  • Mia Wasikowska, quien, con este papel, se postula como una de las actrices jóvenes más prometedoras del momento.
  • La elección de Haddon Hall como la mansión Thornfield Hall: la sensación de soledad y terror que transmite es perfecta. No en vano, este lugar ha representado la casa del Sr. Rochster en al menos 3 adaptaciones de ‘Jane Eyre’.

Para olvidar:
Mia Wasikowska
  • Por decir algo referente al argumento, su tramo final
  • La falta de contextualización de algunos personajes para entender mejor la trama: ¿Quiénes eran los padres de Jane Eyre? ¿Por qué el Sr. Rochester cuida de la niña?
  • Que el misterio de Thornfield Hall se intuya enseguida.