Cuando en una película de acción se respira adrenalina, se siente el miedo en la propia piel y se adivinan los movimientos de las peleas cuerpo a cuerpo, la película se disfruta. Aunque el argumento sea simple y previsible. Pero la acción, si es bonita, merece la pena. Es lo que ocurre con Tyler Rake (Extraction), y quizá por eso —y también porque siempre es una alegría ver a Chris Hemsworth—, el filme va camino de convertirse en el mejor estreno de Netflix. Como era lógico, la segunda parte ya está en marcha.

You drown not by falling into the river, but by staying submerged in it.

Ovi Mahajan (Rudhraksh Jaiswal)

El punto de partida de Tyler Rake es sencillo: un mercenario se adentra en ‘territorio enemigo’ para rescatar al hijo de un narcotraficante. El rescate y la posterior extracción a la que se refiere el título original del filme serán, por supuesto, mucho más complicados de lo que sus protagonistas esperaban. Lo que le da la oportunidad a su director, el debutante Sam Hargrave, de demostrar todo lo aprendido durante su etapa como director de especialistas para la saga de los Vengadores a las órdenes de los hermanos Russo.

La fluidez e intensidad con que rueda las luchas cuerpo a cuerpo y las persecuciones logra que te quedes enganchado a la pantalla aunque estés un poco a otra cosa —no vamos a negarlo, Netflix es lo que tiene—.

Además, cuenta con un plano secuencia —parece ya casi una obligación del género— electrizante y con final redondo.

Tyler Rake acierta cuando va de tíos que pegan tiros, que huyen, que acechan, que detonan explosivos, que salvan obstáculos en apariencia insalvables… pero te quita las ganas de seguir viéndola cuando trata de adentrarse en el conflicto interior de su personaje principal y lo único que consigue es que sintamos un poco de vergüenza ajena.

No, en serio, ya no es solo que el carácter suicida del héroe tenga casi siempre el mismo origen, es que además el chaval parece tener una chuleta para hacerle las preguntas precisas en el momento oportuno.

Tyler Rake

Tyler Rake, el personaje, es un poco como Jason Bourne. Es decir, no tiene mucha credibilidad, pero nos encanta verle liándose a golpes, tiros y lo que sea. Y eso es suficiente para que nos guste la idea de una franquicia.

El último éxito de Netflix te da exactamente lo que promete: violencia en grandes cantidades, una huida hacia adelante y un héroe carismático.

Lo mejor de todo es que atrapa aun cuando no tenías esperanza de que lo hiciera.

Tyler Rake

Nota: 7 / 10

Para recordar:

La ambientación, desde la elección del lugar hasta las tonalidades de la secuencia final.

Que habrá secuela. Quiero secuela.

Para olvidar:

Lo fácil que el joven Ovi cae rendido ante Rake.

La conversación entre ambos.