De esto que tienes tiempo libre, coges el mando de la tele para navegar por el catálogo de cine y te topas con Venom. Tom Hardy, la voz de Tom Hardy, una historia de orígenes (las mejores en el género de los superhéroes) y Michelle Williams. No puede ser tan mala, ¿verdad? Así que le das al play y, efectivamente, no es tan mala. O, al menos, no es el tostón aburrido y sinsentido que esperaba encontrarme por las críticas leídas en su día. Venom es más o menos entretenida y a ratos hasta divertida.

Dirigida por Ruben Fleischer, Venom es la primera película en solitario del famoso simbionte, uno de los villanos más emblemáticos del universo de Spider-Man. El hecho de que Venom sea más conocido como el malo de la historia que como el héroe, que el filme se estrenara cuando ya existen cintas de superhéroes recomendadas para mayores de 18 años y que tuviera como protagonista a un actor cómodo en papeles oscuros como es Tom Hardy, hizo pensar que estábamos ante una película de superhéroes diferente y arriesgada. Sin embargo… no lo es.

Venom

Venom es más de lo mismo. Esto es: un tipo simpático que pasa por una situación difícil adquiere de repente superpoderes, los malos le persiguen, la chica que le gusta se acerca a él y, en un explosivo acto final, el tipo se ve obligado a salvar el mundo ante un ser muy malvado. Fin. Escena post-créditos. Fin.

Venom es más de lo mismo pero con dos matices: los acontecimientos se suceden de manera atropellada y sin dejarnos escenas memorables, aunque, al mismo tiempo, la vis cómica de Tom Hardy y sus conversaciones con el simbionte logran divertirnos. Es decir, ni un extremo, ni el otro. Ni Venom es el fiasco que algunos proclamaban ni tampoco es una gran película. Simplemente, se deja ver, a ratos mejor, a ratos peor.

Si además tienes la oportunidad de ver Venom en versión original, mucho mejor, porque si la voz natural de Tom Hardy ya supone un plus a su interpretación en cualquier situación, la voz que el actor le pone al simbionte es incluso hipnótica.se deja ver, a ratos mejor, a ratos peor.Lo cierto es que el británico derrocha carisma haga lo que haga. Y si tenemos en cuenta que Michelle Williams hace lo que puede con un personaje sin apenas espacio para expresarse y que Riz Ahmed es creíble como villano sin ni siquiera abrir la boca, podemos concluir que el reparto es una de las mejores bazas para disfrutar de Venom. 

Eso, y que el aspecto del simbionte -uno de los grandes riesgos de una película de este tipo- a mí me ha convencido.


Nota: 5 / 10

Para recordar:

Tom Hardy. Su carisma y su voz hacen que merezca la pena ver ‘Venom’.

Para olvidar:

La némesis de Venom.

Su previsibilidad.

Que tengas a dos sólidos actores como son Hardy y Williams en un romance mal construido.

No dejo de preguntármelo: 

¿Qué pinta Michelle Williams en una película de este tipo?