Hoy es el Día Mundial del Agua, y, para celebrarlo, aparte de cerrar bien los grifos y prescindir del lavavajillas, vamos a recordar algunas de las mejores escenas que el agua ha propiciado en el cine. Ya sea para insuflar pasión a un encuentro romántico, aportar dramatismo a una revelación o generar efectos visuales más impactantes, el agua, y, sobre todo, la lluvia, ha sido siempre un elemento imprescindible del séptimo arte.

Y no olvides votar tu escena favorita en la página de Facebook.

Un beso bajo la lluvia siempre sabe mejor

Son muchas las escenas de primeros besos que transcurren bajo una lluvia torrencial, ya que el agua y el ruido que genera ayudan a crear un ambiente muy pasional. Mi favorita, y seguro que también la de muchos, pertenece a ‘Match point‘, el genial drama de Woody Allen en el que los personajes de Jonathan Rhys Meyers y Scarlett Johansson descargan su pasión bajo el agua de la lluvia.

Cantando -y bailando- bajo la lluvia

Secuencia mítica de la historia del cine que no requiere explicación alguna. ¿Quién no ha imitado algún avez a Gene Kelly en el magnífico musical ‘Cantando bajo la lluvia.

La batalla final, pasada por agua, aún más decisiva

Las grandes secuencias de lucha típicas de películas bélicas o grandes filmes de aventuras como la trilogía de ‘El señor de los anillos’ agradecen un poco de lluvia para aumentar la sensación de dramatismo y oscurecer el ambiente. También ‘Matrix revolutions‘, el fallido punto final a la saga de los Wachowski que enfrentó al héroe Neo (Keanu Reeves) y su archienemigo el agente Smith (Hugo Weaving) bajo un chaparrón.

La lluvia te libera

Que se lo pregunten a Andy Dufresne (Tim Robbins) después de esa maravillosa escena de la gran Cadena perpetuaque no voy a desvelar.

El mar los separa

Y como el agua en el cine no siempre cobra protagonismo en forma de chubascos, el mar como paisaje inhóspito también ayuda a garantizar el drama. Así, en ‘Naúfrago‘, el espectador siente casi la misma angustia que el personaje de Tom Hanks al separarse de su fiel compañero Wilson.

Las lágrimas, en el agua, no se ven

Los descendientes‘ ganó el Óscar al mejor guión adaptado en la última edición de los premios de la Academia, y, a mi parecer, lo logró gracias a escenas como la que protagoniza Shailene Woodley en la piscina cuando recibe la noticia del trágico destino de su madre.

 

Hablando de lágrimas… no podía faltar en esta recopilación la maravillosa escena final de ‘Blade runner-a la que corresponde la imagen del principio- donde, según cuentan los rumores, el actor Rutger Hauer improvisó su diálogo dejando para la eternidad una de las mejores frases de la historia del cine:

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.