Cuando se leyeron las nominaciones a los Oscar 2020 y escuchamos el nombre de Scarlett Johansson no una, sino dos veces, muchos aplaudimos. Porque la intérprete, pese a su larga filmografía, su probado talento ante la cámara y su estatus de actriz mejor pagada de Hollywood, nunca antes había sido nominada a un Oscar. Como Scarlett hay muchos otros casos, algunos puede que te sorprendan. ¿Mel Gibson? No. ¿Jim Carrey? Nope. ¿Emily Blunt? Tampoco.

Esta es una lista de 10 actores que nunca han sido nominados al Oscar. Por suerte, ni Scarlett ni Antonio Banderas se cuentan ya entre ellos.

1. Emily Blunt

Es una de esas actrices que nunca, nunca defrauda. Ya tenga un papel protagonista o secundario, actúe en una comedia (Eternamente comprometidos), un drama (La chica del tren) o en una de terror (Un lugar tranquilo). Como heroína de acción (Looper, Al filo del mañana) o personaje histórico (Into the woods). Su gestualidad, su belleza y su irresistible acento británico la convierten en una de las intérpretes más solicitadas de la industria. Y, por si fuera poco, canta (El regreso de Mary Poppins).

Ha ganado 1 Globo de Oro y tiene otras 5 nominaciones. También ha sido candidata al BAFTA, al BIFA (premio del cine británico independiente) y al Critics’ Choice. Y en 2019 consiguió el que quizá es el mayor reconocimiento de su carrera: el premio SAG como mejor actriz de reparto.

Estuvo cerca del Oscar

Primero en 2006, cuando el papel de ayudante de la temible Miranda Priestly en El diablo viste de Prada le reportó sendas nominaciones a los Globos de Oro y los BAFTA.

Y más cerca aún en 2019, cuando se alzó con el SAG por morirse de miedo y angustia en Un lugar tranquilo, de John Krasinski, su marido en la vida real. Un tremendo éxito con secuela en este 2020.

2. Jim Carrey

Icono mundial de la comedia gestual con títulos como Ace Ventura o La máscara, Jim Carrey también ha demostrado que se mueve con soltura en el drama, aunque las ocasiones han sido menos (Man on the moon, ¡Olvídate de mí!). Estrella en los 90, nunca ha dejado de actuar, aunque su carrera ha sufrido varios altibajos. En 2018 se pasó a la televisión con Kidding, comedia dramática por la que fue nominado al Globo de Oro.

Jim Carrey, nunca nominado al Oscar

Su innegable talento ha sido reconocido con 2 Globos de Oro y otras 5 nominaciones, una candidatura al BAFTA y otra al SAG. Pero ha sido los premios ‘menores’ los que realmente le han sonreído, como, por ejemplo, 18 menciones en los Teen Choice.

Estuvo cerca del Oscar

En 1999, cuando ganó el Globo de Oro al mejor actor en drama por El show de Truman y partía como uno de los favoritos a los Oscar. La película cosechó 3 nominaciones, incluida una para su compañero de reparto Ed Harris. El Oscar a mejor actor principal se lo llevaría ese año Robert Benigni (sí, podéis tiraros de los pelos).

Y en 2004, cuando aspiró al Globo de Oro y Al BAFTA por ¡Olvídate de mí!, clásico instantáneo de culto, pero la Academia solo se acordó de nominar a Kate Winslet y a sus guionistas, que acabarían ganando la estatuilla.

3. Richard Gere

Sex symbol de los 80 y 90 gracias sobre todo a comedias románticas (Oficial y caballero, Pretty woman), Richard Gere fue estrella de Hollywood a finales del siglo XX. Durante la última década le hemos visto poco, en parte porque no ha sido tan prolífico y en parte porque sus películas han pasado desapercibidas. Pero su sonrisa cómplice y su pelo canoso siguen siendo historia viva del cine.

Richard Gere nunca ha sido nominado al Oscar

Ha ganado 1 Globo de Oro y recibido otras 3 nominaciones. Además, ha sido candidato a premios de la más diversa índole: los Independent Spirit, los italianos David Di Donatello, los Emmy de la televisión, los SAG y, sí, también los Razzie (que reconocen los peores trabajos del año). El festival de San Sebastián le concedió en 2007 el premio Donostia en reconocimiento a su carrera.

Estuvo cerca del Oscar

En 2003, cuando su participación en la multipremiada Chicago le supuso una nominación al SAG y el Globo de Oro como mejor actor en comedia o musical. Sin embargo, y pese a nominar a cuatro de sus compañeros de reparto: Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones, John C. Reilly y Queen Latifah, la Academia ignoró el trabajo del actor. Es decir, Queen Latifah 1 – Richard Gere 0.

4. Mel Gibson

Mel Gibson es otro de los grandes iconos del cine de los 90 (Arma letal, Mad Max, Eternamente joven). Ganó 2 premios Oscar en 1996 como productor y director de Braveheart, pero la Academia nunca le ha tenido en cuenta para las categorías de interpretación. Pasó 5 años alejado de la industria, envuelto en polémicas por antisemitismo, homofobia y violencia doméstica. Jodie Foster lo recuperó para El castor y poco a poco fue dejando de ser un apestado para, en 2017, volver al Dolby Theatre como nominado al Oscar de dirección con Hasta el último hombre.

Mel Gibson nunca ha sido nominado al Oscar

Su faceta más premiada es, precisamente, la de director: 1 Oscar, 1 Globo de Oro, 1 candidatura al BAFTA, otra al DGA… Como actor ha sido candidato a 2 Globos de Oro y premios populares como los MTV y los People’s Choice.

Estuvo cerca del Oscar

En realidad, nunca. Pero en 1996 la Academia podría haber optado por nominarle como mejor actor por Braveheart, algo que sí hizo con otros dos intérpretes que dirigieron sus propias películas y estas acabaron ganando el Oscar (Kevin Coster por Bailando con lobos y Clint Eastwood por Sin perdón).

5. Ewan McGregor

Es uno de los actores británicos más activos de las dos últimas dos décadas y también de los más polifacéticos, presente en títulos de culto (Trainspotting), superproducciones (La isla, La guerra de las galaxias), musicales (Moulin Rouge), filmes de bajo presupuesto (Beginners) y hasta en la segunda película más taquillera del cine español (Lo imposible).

Ewan McGregor nunca ha sido nominado al Oscar

Ha ganado el Globo de Oro al mejor actor de miniserie por la tercera temporada de Fargo y ha sido candidato en otras dos ocasiones por sus trabajos en cine. Tiene 2 BAFTAS escoceses, 2 Premios del Cine Europeo, el premio Donostia a toda una carrera del Festival de San Sebastián, y ha sido candidato al Goya.

Estuvo cerca del Oscar

En 2001, cuando su participación en Moulin Rouge le deparó, entre otras, la candidatura al Globo de Oro y el Premio del Cine Europeo que reconoce el mayor logro europeo en el mundo del cine, pero se quedó a las puertas del Oscar. Su partenaire Nicole Kidman sí logró la nominación.

6. Hugh Grant

Es el galán inglés de mirada arrebatadora que más corazones conquistó y partió en la década de los 90. Hugh Grant es algo así como el Julia Roberts de la comedia romántica y nos ha dejado títulos tan inolvidables como Cuatro bodas y un funeral, Love actually o Notting Hill —en la que compartía cartel precisamente con Julia—. En los últimos años le hemos visto menos, y en otro tipo de papeles, pero su nombre sigue siendo sinónimo de estrella British.

Hugh Grant en Florence Foster Jenkins

Tiene 1 Globo de Oro por Cuatro bodas y un funeral y ha sido nominado en otras 4 ocasiones. Cuenta también con 1 BAFTA por el mismo trabajo y 3 nominaciones más, además de candidaturas al David di Donatello, los SAG y los European Film Awards.

Estuvo cerca del Oscar

En 1995, cuando su trabajo en Cuatro bodas y un funeral le llevó a estar nominado en casi todos los premios de la temporada, y a ganar en algunos, pero la Academia no le tuvo en cuenta. La película, en cambio, fue nominada a mejor filme y mejor guion original.

Y en 2017, cuando su papel en Florence Foster Jenkins le llevó a los SAG, los BAFTA, los Globos de Oro y los Critics’ Choice, pero le dejó a las puertas de la nominación al Oscar —ganaría Mahershala Ali por Moonlight—.

7. Jeff Daniels

Sus 40 años de carrera han dado para mucho: dramas como Una historia de Brooklyn, cintas de acción como Speed, comedias como Dos tontos muy tontos, biopics como Steve Jobs, series de televisión como The newsroom… En papeles protagónicos y secundarios, para grandes cineastas y para otros menos conocidos, la versatilidad de Jeff Daniels es quizá su principal cualidad.

Ha sido nominado al Globo de Oro como actor de cine en 3 ocasiones, más una cuarta por The Newsroom. Tiene 2 Emmys por sus trabajos en televisión. Y ha sido candidato tanto a los SAG como a los Tony, los premios del teatro de Broadway. Pero nunca ha sido nominado al Oscar.

Estuvo cerca del Oscar

En realidad, nunca. Pero tuvo una pequeña oportunidad en 2006, cuando Una historia de Brooklyn fue nominada al mejor guion original y él mismo fue candidato al Globo de Oro, el Independent Spirit y una docena de premios de asociaciones de críticos.

8. Mia Farrow

Mia Farrow es historia viva del cine gracias a papeles en La semilla del diablo, El gran Gatsby, La rosa púrpura de El Cairo, Hannah y sus hermanas… Pero, además, fue musa y pareja de Woody Allen en los 80, esposa de Frank Sinatra, hija de la también actriz Mauren O’Sullivan. Su nombre es uno de los imprescindibles del Hollywood de los 70 y 80. Hoy en día, es una acérrima activista y sus apariciones frente la cámara son esporádicas.

La actriz estadounidense ha ganado 1 Globo de Oro y recibido otras 8 nominaciones. Ha sido candidata a los BAFTA y los David di Donatello. Y cuenta en su palmarés con el premio National Board of Review a la mejor actriz y la Concha de Plata del Festival de San Sebastián. Pese a ello, nunca ha sido nominada al Oscar.

Estuvo cerca del Oscar

En 1969, en su primer papel importante, con La semilla del diablo. La actriz recibió numerosos reconocimientos en todo el mundo, incluida la nominación al Globo de Oro y el Fotogramas de Plata al mejor intérprete extranjero. La Academia, sin embargo, la dejó fuera de su lista de candidatas. Su compañera de reparto Ruth Gordon sí fue nominada y acabó ganando la estatuilla como mejor actriz de reparto.

Y en 1991 por Alice, una de sus primeras colaboraciones con Woody Allen. El cineasta sí fue candidato al Oscar como guionista, pero Mia Farrow tuvo que conformarse con la candidatura al Globo de Oro y el reconocimiento de la National Board of Review.

9. Meg Ryan

La reina de la comedia romántica de los 90, con permiso de Julia Roberts, nos ha hecho reír y llorar en clásicos como El chip prodigioso o Cuando Harry encontró a Sally… y su fructífera colaboración con Tom Hanks (Joe contra el volcán, Algo para recordar, Tienes un e-mail). Su aventura en el terreno del drama, sin embargo, se ha saldado con mucho menos éxito (En honor a la verdad, Contra las cuerdas).

Meg Ryan nunca ha sido nominada al Oscar

Los Globos de Oro la han nominado hasta en 3 ocasiones por su trabajo en la comedia romántica. También ha sido candidata a los SAG, los MTV, los People’s Choice e incluso a los David di Donatello, a los que optó como mejor actriz extranjera por Cuando Harry encontró a Sally…

Estuvo cerca del Oscar

En 1999. Cuando Harry encontró a Sally… fue nominada al Oscar al mejor guion por el libreto de Nora Ephron y estuvo presente en varios premios relevantes de la temporada, algunos de ellos con Meg Ryan como candidata.

10. Martin Sheen

Ramón Antonio Gerard Estévez, es decir, Martin Sheen, es uno de los intérpretes más reputados de los últimos 50 años, miembro de una conocida familia de actores (es padre de Charlie Sheen y Emilio Estevez) y actor habitual de personajes con cargos políticos (su papel más recordado es quizá el del presidente estadounidense en la serie de televisión El ala oeste de la Casa Blanca).

Martin Sheen nunca ha sido nominado al Oscar

Su participación en esa serie le ha reportado la mayoría de los reconocimientos que atesora, pero su carrera en la pantalla grande también cuenta con nominaciones a los Globos de Oro, los BAFTA, los SAG y una Concha de Plata del festival de San Sebastián (por Malas tierras).

Estuvo cerca del Oscar

En 1980, cuando la crítica aplaudió su trabajo en Apocalypse Now, quizá el mejor papel de toda su carrera, pero la Academia decidió ignorarle. Su compañero de reparto Robert Duvall sí fue nominado.

Solo el tiempo dirá si de esta lista de 10 actores que nunca han sido nominados al Oscar sale alguno de los candidatos de los próximos años. Emily Blunt, te miro a ti.