La ceremonia de entrega de los Premios de la Academia supuso el regreso de Billy Crystal a la actividad que mejor se le da, presentar los Óscar; ofreció discursos emotivos y reacciones de verdadera sorpresa, mezclados con cierta pizca de humor y algún que otro momento vergonzoso; generó un acalorado debate en Internet sobre si la cámara había captado un pezón rebelde; permitió escuchar inglés, francés y hasta chino; y regaló sendas ovaciones a dos de los grandes nombres del séptimo arte.
Billy Crystal
A continuación, los momentos más destacables de la noche de los Óscars 2012, ordenados de menor a mayor agrado.

12. Zach Galifiniakis y Will Ferrell

Presentaron el Óscar a la mejor canción original, la categoría más ridícula de la noche con sólo dos nominadas -para colmo, no especialmente destacables-, y lo hicieron con unos platillos que ni causaron gracia ni tenían mucho sentido. En realidad, como este apartado carecía de importancia alguna, qué más da.


11. Jennifer López, su pezón y Cameron Díaz

Las dos actrices son las primeras en salir al escenario a presentar un Óscar, el de mejor fotografía, y acaban revolucionando Twitter con el debate de si a JLo se le vio o no un pezón, así como provocando cierta vergüenza ajena cuando se dan la vuelta para lucir trasero.

10. Sandra Bullock y los idiomas

La actriz quiso hacer la gracia cuando le tocó presentar el Óscar a la mejor película extrajera y por eso comentó algo en chino con acento alemán. De esta manera, logró mantenerse como Trending Topic en Twitter toda la noche.

9. Una alfombra roja extraña

Además de a las estrellas de Hollywood, este año pudieron verse en la alfombra roja de los Óscar a Antonio Resines, que acompañaba a Trueba y Mariscal, nominados por ‘Chico y Rita’; una monja, protagonista de uno de los documentales candidatos; y al príncipe Alberto de Mónaco y esposa.

8. Sacha Baron Cohen, el dicatdor y las cenizas

A pesar de que le habían advertido de que no acudiera a la gala vestido del personaje de su última película, ‘El dictador’, Sacha Baron Cohen hizo caso omiso y se presentó en la alfombra roja de los Óscar con dos guardaespaldas a lo Gadafi y las supuestas cenizas de Kim Jong II, el fallecido mandatario de Corea del Norte.

7. La pierna de Angelina Jolie

Como buena profesional de la alfombra roja que es, Angelina Jolie no dudó en enseñar una pierna hasta la cintura mientras repasaba los nominados a mejor guión. Jim Rash, uno de los ganadores por ‘Los descendientes’, no dudó en imitarla.

6. Billy Crystal vuelve a presentar los Óscar

Y regresa con su clásico montaje de las películas nominadas y un número musical que le ha sacado los colores a Jonah Hill y Martin Scorsese. En general, estuvo más correcto que atrevido, pero supo mantener el ritmo y evitó que la gala se convirtiera en soporífera.

5. Octavia Spencer: ‘I’m wrapping up, I’m sorry, I’m freaking up’

Iba guapísima, estaba emocionadísima y la grada le obsequió con una bonita ovación. El Óscar para Octavia Spencer fue uno de los momentos más memorables de la noche, y, su discurso, uno de los más sentidos.

4. Jean Dujardin gana también el Óscar

El francés volvió a derrochar simpatía y naturalidad al recoger su estatuilla, y no pudo evitar finalizar su discurso exclamando: ‘¡Merci!!

3. En la mente de Nick Nolte: ghhh…

Fue el sketch más divertido de la gala, con Billy Crystal intentando descifrar lo que pensaba cada uno de los personajes a los que la cámara enfocaba. Cuando le llegó el turno a Nick Nolte, el presentador se limitó a emitir un gruñido. Genial.



2. Christopher Plummer, sólo 2 años más joven que el Óscar

El ganador del Óscar al mejor actor de reparto fue la elegancia personificada a la hora de recoger su galardón y convertirse en el actor de más edad en ganar un Premio de la Academia que no sea honorifico. Plummer, que recibió una ovación del público, comenzó su discurso recordando que la estatuilla dorada sólo es 2 años más vieja que él.

1. Meryl Streep ya tiene tres

Recibe su tercer Óscar después de 29 años desde que ganara el segundo y casi una veintena de nominaciones, se sorprende y demuestra por qué es una de las grandes dando discursos. Su emoción se contagió incluso a algunos de los asistentes a la gala. Únicamente lo siento por Viola Davis, quien también merecía este premio, y que, a mi parecer, supo disimular su decepción -era favorita- levantándose de la silla.