Actualizado: ganadores de los Premios Óscar 2014

Si algo sabemos que ocurrirá la noche del 2 de marzo en Los Ángeles es que la australiana Cate Blanchett recogerá su segundo Óscar, por su impecable trabajo en ‘Blue Jasmine’. La suya ha sido una auténtica carrera perfecta en esta temporada de premios, es decir, lo ha ganado todo: Globo de Oro, Critics’ Choice, SAG, Bafta y un montón de galardones de las asociaciones de críticos locales.

Pero saber que la estatuilla ya lleva su nombre, no le resta interés a la categoría de mejor actriz principal. Porque, a diferencia del año pasado cuando el irregular nivel permitió que Jennifer Lawrence recogiera el Óscar por un papel que, admitámoslo, no era ‘de Óscar’, en este 2014 cualquiera de las candidatas tendría una merecida victoria. Cualquiera de ellas y alguna más que por falta de hueco no está nominada (léase Emma Thompson).

En resumen, este año compiten por el Óscar a la mejor actriz protagonista cuatro anteriores ganadoras de la estatuilla y una intérprete que escalofriante la triste cifra de 5 candidaturas y ningún premio. Casi nada, ¿eh? Repasemos quiénes son.

Las nominadas a mejor actriz principal

1. Amy Adams, ‘La gran estafa americana’

Amy Adams

Cuando Amy Adams acompañó a Leonardo DiCaprio en un fragmento de la película ‘Cógeme si puedes’, seguro que no soñaba con que, 12 años más tarde y a punto de cumplir los 40, acumularía hasta 5 nominaciones a los premios Óscar. Todo una recompensa para esta prolífica actriz nacida en Italia y criada en Colorado, pero también una pesada losa que con cada nueva candidatura sin galardón se va haciendo más y más insoportable. Porque convertirse en ‘eterna nominada’ no aporta satisfacción.

Este año parece que la suerte tampoco le va a sonreír. Cate Blanchett es la gran favorita en la categoría y el nombre de Amy Adams se ha colado en las apuestas algo más tarde que el de sus competidoras. Sin embargo, esta candidatura es, paradójicamente, la que más probabilidades tiene de lograr premio.

Por tres razones: una, porque la Academia no va a permitir que la película por la que compite, ‘La gran estafa americana‘, se vaya a casa con las manos vacías después de 10 nominaciones y una manifiesta adoración hacia su director y guionista, David O. Russell; dos, porque Amy Adams, como Sydney Prosser, ofrece la mejor interpretación en un filme que tiene a cuatro de sus actores nominados; y tres, porque la hemos visto ganar el Globo de Oro (el primer premio relevante de toda su carrera) y nos hemos venido arriba…

Lo que es indudable es que Amy Adams combina con maestría su lado frágil con su fuerza de presencia y su sensualidad, creando un personaje misterioso que se adueña de todas las escenas. Este año tampoco subirá a por el Óscar, pero creo que los académicos se han fijado en ella lo suficiente para no desperdiciar una nueva y probable oportunidad.

2. Cate Blanchett, ‘Blue Jasmine’


Cate Blanchett




Un año más, Woody Allen verá desde el salón de su casa (salvo que tenga concierto) cómo una de sus actrices recoge un Óscar. La última en hacerlo fue Penélope Cruz en 2009 por ‘Vicky Cristina Barcelona’ y la próxima será Cate Blanchett por ‘Blue Jasmine’. La actriz de 44 años lo ha ganado todo en la carrera, como en su día también le sucedió a Natalie Portman por ‘Cisne negro’: Globo de Oro, Bafta, Critics’ Choice, SAG, el galardón del Australian Film Institute y una docena de menciones más. De ahí que predecir su victoria en la noche de los Óscar signifique apostar sobre seguro.

Para Cate Blanchett, la estatuilla por ‘Blue Jasmine’ sería su segundo Óscar, el primero en la categoría principal (en 2005 ganó como secundaria por ‘El aviador’), logrado después de 5 nominaciones. Lo cierto es que la filmografía de la actriz, con trabajos muy diferentes y a cargo de directores de renombre (ha actuado para Martin Scorsese, David Fincher, Steven Spielberg, Ridley Scott…), bien merece ese reconocimiento y que su nombre se incluya en el selectísimo grupo de actrices con 2 Óscars.

Además, el papelón de la australiana en ‘Blue Jasmine’ bien lo vale. Da vida a la protagonista, Jasmine French, una mujer desquiciada e incontrolable que intenta reanudar su vida después de que las actividades ilegales de su marido la hayan dejado en quiebra. El límite entre la sensatez y la locura en que se mueve la intérprete es una delicia para el espectador, que se mantiene alerta ante la posibilidad de que en cualquier momento esa bomba de relojería que es el personaje estalle. Además, Cate Blanchett resulta divertida y tan agradable como antipática, un cóctel interesante.

Así las cosas, nadie debería extrañarse cuando volvamos a escuchar su nombre en el Dolby Theatre.

3. Sandra Bullock, ‘Gravity’


Sandra Bullock

Sandra Bullock confesó hace un tiempo que tenía que trabajar muy duro para sentirse merecedora de ese discutido Óscar que recogió en 2010 por ‘The blind side’. Pues bien, se ha puesto manos a la obra y ahora compite por su segunda estatuilla, un reconocimiento que esta vez no permite discusión.

Porque la actriz de Virginia carga sobre sus hombros con todo el peso de la trama de ‘Gravity‘, la película que la ha encumbrado definitivamente al podio de los grandes actores. Ella es la película y, sin ella, el filme de Alfonso Cuarón no tendría el mismo efecto emocional o calaría de igual modo en el espectador. Con gestos contenidos y valiéndose casi exclusivamente de su voz y su respiración, Sandra Bullock ha cautivado en la piel de la astronauta Ryan Stone y nos ha hecho sufrir como hacía tiempo que no lo hacíamos en una sala de cine.

Sin embargo, la fuerza de su actuación, que el Hollywood Film Festival la considerara la actriz del año y el empuje de ‘Gravity’ en la temporada de premios (algunos la dan por vencedora en mejor película) no serán suficientes para que la intérprete de 49 años (sí, 49) gane el Óscar. Pero seguro que a esta antigua reina de la comedia romántica y en su día actriz mejor pagada de Hollywood la derrota no le quita el sueño.

Figurar entre las nominadas por segundo año ya es todo un premio y la prueba de que arrebatarle la estatuilla a Meryl Streep en 2010 no fue una broma de mal gusto.

4. Judi Dench, ‘Philomena’

Judi Dench

Judi Dench es una leyenda del cine británico que, a sus 79 años, acumula 7 nominaciones a los Óscar (y 15 a los Bafta sólo en la categoría de cine), la de 1999 convertida en premio por los escasos 8 minutos que apareció en pantalla en ‘Shakespeare in love’. Por eso da miedo que la intérprete sufra una enfermedad ocular degenerativa que le está mermando la vista, aunque como ella misma ha asegurado, no va a quedarse ciega ni tiene pensado retirarse. Aun así, he leído a agoreros que hablan de la última oportunidad que tiene la Academia para reconocer la gran valía de Dame Judi Dench.

Méritos para llevarse el Óscar este año no le faltan: en ‘Philomena’ interpreta a un personaje real, Philomena Lee, que ha ocultado durante 50 años la existencia de un hijo dado en adopción; se luce gracias a un acertado guión que también opta a premio; resulta simpática, adorable y muestra inteligencia; y construye una de esas interpretaciones donde dejas de ver al actor para creerte al personaje, un trabajo sobresaliente en una película más que notable.

Sin embargo, su candidatura, aunque imprescindible (en otras circunstancias, Dame Dench sería la favorita), carece de opción alguna. Una pena teniendo en cuenta que una actriz del calibre de Judi Dench merece en su filmografía algo más por parte de la Academia que un premio Óscar a 8 minutos en pantalla.

5. Meryl Streep, ‘Agosto’

Meryl Streep

¿Qué decir de Meryl Streep que no se haya dicho ya? ¿Que es la gran actriz por excelencia? ¿La intérprete más nominada en la historia de los premios de la Academia? ¿La única que atesora en su haber 18 candidaturas? ¿La mujer que hace de cualquier papel una interpretación soberbia?

Cuando en 2012 la actriz de Nueva Jersey recogió su esperado tercer Óscar, puede que alguien pensara que la deuda que la Academia tenía con ella quedaba saldada y que no escucharía más su nombre entre los candidatos. Pero Meryl es mucha Meryl y no se la desprecia tan fácilmente.

Personalmente, hubiera preferido que su puesto en el quinteto de honor lo ocupara Emma Thompson por ‘Al encuentro de Mr. Banks‘. Sin embargo, no puedo negar que Meryl Streep hace un papelón en ‘Agosto‘ digno de alabanzas. Se deja la piel dando vida a Violet Weston, la matriarca de una familia dispersa y sumida en el enfrentamiento; una mujer egoísta, opresora y alcohólica que ha hecho de su vida y la de quienes le rodean un infierno.

Se trata de un papel complicado y de enorme atractivo para cualquier actor que en este caso sirve para agrandar un poco más la leyenda de Meryl Streep. Sin posibilidad real de ganar un Óscar, pero con la satisfacción de demostrar que, a sus 64 años, la mejor actriz viva aún tiene mucho que enseñar.

Así las cosas:

  • Quién ganará el Oscar: Cate Blanchett 
  • A quién le daría mi voto: Amy Adams