Chinatown.Sin frenos‘ es una de esas películas donde Nueva York es un personaje más. Sus calles, su tráfico, sus barrios… no sólo sirven de escenario a la acción, sino que también provocan los acontecimientos. El filme de David Koepp es una cinta frenética y amena que, sin un guión pulido pero con interpretaciones correctas, consigue mantener al espectador en ligera tensión. Es, además, una guía sobre lo que no debes hacer si quieres recorrer Manhattan montado en bicicleta.

La película

‘Sin frenos’ es una nueva versión del juego del ratón y el gato. Wilee, a quien da vida un muy de moda Joseph Gordon-Levitt, es un mensajero ciclista que se juega la vida todos los días al moverse por Nueva York con una bicicleta sin frenos (aunque él diga que lo hace para, precisamente, evitar la muerte). Una mañana, recibe el encargo de recoger un sobre en la Universidad de Columbia y llevarlo a una calle en Chinatown, pero el trabajo se complica cuando un desconocido comienza a perseguirle para hacerse con el sobre. A partir de ahí, ‘Sin frenos’ presenta una sucesión de persecuciones y enfrentamientos sin mucha credibilidad y utilizando el recurso facilón del flahsback para hacer de transición entre unas y otros. Eso sí, la película no se alarga demasiado, tiene un par de elementos cómicos que funcionan y el gran Michael Shannon es, sólo con su apariencia, un villano de primera.

En cuanto al resto de actores, Jospeh Gordon-Levitt hace lo que puede con un personaje que no da para mucho, mientras que los secundarios cumplen sin problemas con sus papeles. De ellos, destaca Jaime Chung. Por otra parte, el plano de Nueva York
que salta a la pantalla de vez en cuando para mostrar las rutas que toman los ciclistas sirve de delicia para los turistas que están planificando su viaje o aquellos que ya han estado allí.

Las localizaciones

Bloody Angle @ Chinatown

Si hay una calle fácilmente reconocible en Chinatown, esa es Doyers Street, una estrecha vía que forma una curva de casi 45 grados. A ese giro se le conoce como Bloody Angle, es decir, el ángulo sangriento, debido a los numerosos asesinatos entre bandas chinas que allí se produjeron durante los años 30. Hoy es uno de los enclaves preferidos de los turistas en Chinatown, que se sienten atraídos por la forma de la calle, extraordinaria en una ciudad cuadriculada como Nueva York.

Es, también, un idóneo lugar de rodaje en la zona, debido a su carácter aislado. En ‘Sin frenos’, por ejemplo, sirve de escenario al clímax de la película.

Doyers Street en la película
Doyers Street en la actualidad


Ver mapa más grande


Universidad de Columbia

La prestigiosa Universidad de Columbia de la ciudad de Nueva York tiene su sede al norte de Manhattan, en el barrio de Morningside Heights. Fundada en 1745 como King’s college, su primera ubicación estuvo cerca del World Trade Center. El campus actual fue construido en 1897 en el solar que antes ocupaba un manicomio, y desde entonces ha servido de escenario a numerosas películas.

Aparecía, por ejemplo, en ‘Los cazafantasmas‘, ya que los futuros cazadores de espectros tenían su despacho cuando trabajaban para la Universidad. En ‘Sin frenos’, es el lugar donde el protagonista recoge el sobre que debe entregar en Chinatown, es decir, donde arranca toda la acción.

Universidad de Columbia en la película
Universidad de Columbia en la película
Universidad de Columbia en la actualidad


Ver mapa más grande