Recuerdo que cuando la Warner anunció que la cuarta entrega de ‘Spiderman’ sería finalmente un ‘reboot’, es decir, que volvería a contar los orígenes del héroe con director y reparto nuevos, pensé: es demasiado pronto. La primera ‘Spiderman’ estaba demasiado cercana en el tiempo como para que la misma historia volviera a despertar interés. Sin embargo, más tarde me di cuenta de lo poco que me gustaba el hombre araña de Tobey Maguire y, en general, la saga dirigida por Sam Raimi. Ni ese Peter Parker a lo Clark Kent -torpe e invisible para el resto- ni la mal combinada fórmula de acción y comedia me satisfacían. Por eso sentí curiosidad por el proyecto encargado a Marc Webb, más aún cuando se desveló que al nuevo Spiderman lo interpretaría Andrew Garfield, uno de los mejores actores jóvenes del momento.

El resultado: una entretenida y correcta cinta de superhéroes con las dosis justas de acción, drama, comedia y romance, y donde la actuación es un plus.

The Amazing Spiderman

‘Spiderman’ se estrenó en el año 2002, su tercera parte en el 2007 y ‘The amazing Spiderman’, el ‘reboot’, sólo 5 años más tarde. Los guionistas de esta tenían, por lo tanto, la difícil tarea de marcar la diferencia con la saga de Sam Raimi. El primer paso parecía sencillo: elegir un villano inédito. ¿Quién? El Lagarto, por ejemplo. Cierto es que su álter-ego, el doctor Curt Connors, formaba parte del elenco de ‘Spiderman 3’, pero por entonces aún no se había transformado en el terrorífico reptil.

El siguiente paso: buscar chica nueva. A falta de Mary Jane, parecía lógico probar suerte con la primera novia de Peter Parker, Gwen Stacy. Otro personaje que también aparecía en ‘Spiderman 3’, pero donde la presencia de MJ la eclipsaba por completo.

The Amazing Spiderman

La siguiente tarea consistía en cambiar a Peter Parker, hacer del personaje interpretado por Andrew Garfield una persona diferente de la que interpretó Tobey Maguire.Aquel era el clásico chico tímido de instituto, torpe e inmaduro, un muchacho que, de no ser por sus poderes, hubiera pasado totalmente desapercibido. Este Peter Parker es otra historia. Garfield da vida a un chico inteligente, introvertido pero valiente, un chaval que no necesita quitarse las gafas para que la chica de turno se fije en él. Un Peter más cercano al original de los cómics y, al que, por cierto, no le sale tela de araña de las muñecas.

Así, con los nuevos personajes ya eligidos y perfilados, el paso número tres consistía en darle un tono a la historia distinto al adoptado por Raimi. Aquél había optado por una mezcla de humor y acción con muy pequeñas dosis de dramatismo. Webb ha preferido, por su parte, exprimir el drama de la historia, desarrollar los personajes y añadir la pizca de comicidad en los momentos precisos -impagable la escena de Spidey jugando al BubbleShooter-.

Y ha acertado. ‘The amazing Spiderman’ es una entretenidísima película de superhéroes que cautiva por sus personajes, emociona por su historia -a quien no se le haya erizado al piel en la escena bajo la lluvia que levante la mano- y agrada visualmente con sus peleas perfectamente coreografiadas. Tiene, además, intriga y arranca más de una carcajada con la simpatía de ese Spiderman más adolescente que nunca.

The Amazing Spiderman

Únicamente chirría, quizás, un villano poco temible, la facilidad con la que Peter se convierte en Spiderman y el poco interés que demuestra en mantener oculta su identidad.

El estupendo trabajo de los actores es la piedra angular de ‘The amazing Spiderman’, empezando por Andrew Garfield. El actor ya había demostrado su valía en las geniales ‘La red social’ y ‘Nunca me abandones’, valía que certifica en su interpretación del Hombre Araña, donde demuestra lo bien que combina los momentos dramáticos con los más cómicos.

En cuanto a Emma Stone, no decepciona, y la química que mantiene la pareja en esos flirteos tan nerviosos es perfecta -no en vano, acabaron convirtiéndose en pareja en la vida real-. De hecho, ¿quién se acuerda de Mary Jane? Rhys Ifans, el villano de turno, tampoco se queda atrás, aunque resulta más amable que terrorífico.

The Amazing Spiderman

En realidad, la mejor prueba del acierto de ‘The amazing Spiderman’, de que esta es la mejor versión del Hombre Araña hasta la fecha, es tan sencilla como esta: muchísimas ganas de ver ya la segunda parte.


Nota: 7 / 10

Para recordar

El Peter Parker/Spiderman de Andrew Garfield: cerebrito, herido, magullado, respondiendo al móvil desde la azotea… 

Lo bien coreografiadas y rodadas que están las escenas de acción: el metro, el puente, la azotea…

Para olvidar:

Un villano que no llega atemorizar del todo.

La inevitable comparación de ciertas escenas con ‘Spiderman’: la mordedura, tío Ben… 

Las escenas pensadas para el 3D, que parecen desubicadas cuando ves la película en 2D.